Suscríbete

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El IB-Salut pagó en 2019 sobresueldos ilegales a 444 de sus empleados

La Sindicatura de Comptes advierte que solo en Atención Primaria las "retribuciones irregulares" llegan al medio millón de Euros.El Govern también incumple con los pluses a los funcionarios

Joan Rosselló, sindico mayor, entregando el informe al presidente del Parlament, Vicenç Thomàs. PARLAMENT

El informe de fiscalización de las cuentas del Govern de 2019, elaborado por la Sindicatura de Comptes, revela que el IB-Salut otorgó sobresueldos «irregulares» a 444 empleados, entre sanitarios y personal de administrativo. La auditoria de la Sindicatura recoge el informe de la Intervención General de la Comunidad Autónoma, que ya advirtió al IB-Salut de las irregularidades y solo en la Gerencia de Atención Primaria de Mallorca las «retribuciones irregulares» son de 500.000 euros.

El síndico mayor, Joan Rosselló, presentó ayer el informe al presidente del Parlament, Vicenç Thomàs. En las más de 200 páginas del ejercicio de 2019 da un serio tirón de orejas a la gestión del Govern, especialmente en materia de personal. Se muestra muy crítico con el IB-Salut, que le atribuye «desequilibrios financieros» de más de 220 millones y califica su situación de «fondo de maniobra negativo», lo que significa que si fuese una empresa privada estaría en suspensión de pagos.

En Atención Primaria se otorgaron pluses por conceptos como «productividad variable», «tutorías», «productividad de tarjetas sanitarias», «guardias especiales en festivos». Todos ellos son sobresueldos otorgados por decisión selectiva de los responsables del área, ya que desde la Sindicatura apuntan que «no consta que el IB-Salut iniciara ningún procedimiento». En concreto, se concedió 111.000 euros a 65 empleados por productividad variable; 61.000 euros a 27 personas de enfermería que realizan funciones de gestión; 55.000 euros a 94 personas que realizan tutorías, 104.000 euros a empleados por productividad de las tarjetas sanitarias, 68.000 euros a 95 médicos y 28.000 a enfermeras por guardias especiales en días festivos. Todos ellos son calificados de «retribuciones irregulares» tanto por la Sindicatura de Comptes como por la Intervención del Govern. Este mismo informe apunta que en 2018 el IB-Salut ya utilizó el mismo procedimiento de entregando este tipo de pluses selectivos a más de 200 empleados.

El IB-Salt presentó alegaciones al informe de la Sindicatura. Para justificar los sobresueldos «irregulares» argumenta que el decreto ley de medidas urgentes para el Plan de Recuperción y Resilencia, el mismo que debe gestionar los fondos europeos, incluye dos disposiciones finales donde apunta que «las cantidades abonadas por el Servei de Salut deben entenderse como ajustadas a ley». Mediante este decreto legalizaron los pluses, pese a que tanto desde la Sindicatura como desde la Intervención los consideren «irregulares».

El órgano fiscalizador de las administraciones de Balears también advierte al Govern de que incumple la Ley de Presupuestos Generales del Estado de 2018, prorrogado a 2019, al otorgar la llamada carrera profesional a los funcionarios. Estos complementos disparan el gasto en personal superando el porcentaje de 2,4% máximo permitido por el Gobierno, cuando el incremento de un año a otro supera el 3%. Respecto al Govern, el síndico mayor Joan Rosselló apuntó que por lo general se «cumple con la legalidad y donde se han encontrado más deficiencias es en el IB-Salut».

Desequilibrios

En el caso del IB-Salut, además de las críticas por los sobresueldos, también les recriminan su gestión económica. El informe habla de desequilibrios presupuestarios que están en torno a los 220 millones de euros en el ejercicio de 2019. Añade que «mantiene un fondo de maniobra negativo por un importe de 1.551 millones de euros que puede condicionarle la actividad futura en la obtención de recursos financieros».

En otro apartado del informe critica las contrataciones directas utilizando el reconocimiento extrajudicial de deuda, que pese a no haber partida presupuestaria ni procedimiento administrativo se abona sin concurso público. «La actuación del IB-Salut, sin seguir el procedimiento legal establecido en la normativa de contratación y sin dotación presupuestaria para poder abonar los servicios recibidos, supone un incumplimiento de legalidad sistemática. Este hecho ha motivado que en el ejercicio 2019 se hayan aprobado expedientes de revisión de oficio por importe total de 284,9 millones de euros», asegura el informe de la Sindicatura de Comptes. El órgano fiscalizador ordena al Govern implantar un «sistema de gestión de gasto» en el IB-Salut.

El Govern Incumple el objetivo de deuda y el de estabilidad

El informe de la Sindicatura de Comptes también revela que el Govern incumplió en 2019 el objetivo de deuda pública y el de estabilidad presupuestaria que fijaba el Estado. En este último apartado apunta que el déficit del Govern en 2019 fue de -145 millones y de -0,4% sobre el PIB regional, por lo que considera que rebasa por poco los límites estatales. En cuento a la deuda, que hace dos años era de 8.800 millones, lo que supone un 28% del PIB y el Estado solo permitía un 26%.

Compartir el artículo

stats