Mallorca afronta el final del año del coronavirus con cifras de incidencia y presión asistencial próximas a los peores momentos de la pandemia y con las restricciones más severas desde que se levantó el confinamiento.

Según los últimos datos del Govern balear, la incidencia acumulada en la isla es de 635 casos por 100.000 habitantes en 14 días, lo que sitúa la del conjunto de Baleares en 552 casos, la mayor de España y por encima del doble de la media estatal de 255.

El alto impacto de la pandemia ha generado una "profunda preocupación" en la Conselleria de Salud por el acelerado incremento de la presión sobre los hospitales públicos mallorquines.

Este miércoles hay 398 personas hospitalizadas por covid-19 en Mallorca, de las que 77 están en unidades de cuidados intensivos, esto representa un aumento del 18% en el número de enfermos ingresados y del 50% de los pacientes críticos en comparación con el miércoles de la semana pasada.

Si se comparan los últimos datos con los del primer día de diciembre, el incremento de la presión general sobre el sistema sanitario público de Mallorca es del 85% y en el caso de las UCI alcanza el 102%.

Ante esta situación, la gerencia del hospital Son Espases de Palma, el de referencia de la Comunidad, inició esta semana el proceso para suspender las vacaciones y permisos de todos los profesionales del centro que sean precisos para ampliar los servicios a los pacientes con coronavirus.

Además, la Conselleria de Salud ha informado este miércoles de que los hospitales de Son Espases, Son Llàtzer e Inca han suspendido toda la actividad quirúrgica programada no urgente para destinar las camas de reanimación a pacientes graves con covid-19.

Los tres principales hospitales de Mallorca solo llevarán a cabo intervenciones urgentes y oncológicas mientras sea necesario destinar a enfermos de coronavirus las camas de reanimación quirúrgica.

En las últimas 24 horas se han contabilizado en la isla 501 nuevos contagios, el 88% del total de Baleares, donde se han detectado 567, con una tasa de positividad del 10,65% de las pruebas diagnósticas y un total de 7.991 personas atendidas por covid, 7.101 de ellas en la mayor de las islas.

Para tratar de frenar esta situación de Mallorca, el Govern ha endurecido las restricciones de apertura de establecimientos comerciales, bares y restaurantes.

Los bares cierran sus puertas por primera vez a las 18.00 horas Guillem Bosch

Los bares y restaurantes, que ya solo podían atender al público en las terrazas, cierran desde este martes a las 18 horas y las tiendas, excepto las de alimentación, farmacias y otros productos esenciales, tienen que bajar la persiana a las 20 horas.

Te puede interesar:

En los centros comerciales la ocupación no podrá superar el 30 % del aforo habitual y cerrarán sábados, domingos y otros festivos que tuvieran autorizados hasta, al menos, el 12 de enero. Además, el inicio del toque de queda se mantendrán hasta entonces a las 22 horas.

El Govern, que se ha dado de plazo hasta el día 11 de enero para revisar la situación, ha pedido a los mallorquines que "se queden en casa" en los próximos días y no descarta restringir la movilidad entre municipios.