Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El jefe de la UCI de Son Espases: «Da miedo lo que vendrá tras estas fiestas»

El doctor Velasco revela que un médico de su servicio atiende hasta a 8 pacientes críticos covid y que deben formar aceleradamente a las enfermeras

Velasco acompañado de su segunda, Maria Riera, y de su jefa de enfermería, Celia Sánchez.

Velasco acompañado de su segunda, Maria Riera, y de su jefa de enfermería, Celia Sánchez.

No será porque los profesionales sanitarios no han avisado. El último en hacerlo es el doctor Julio Velasco, jefe de la UCI de Son Espases, que considera que el actual aumento de casos de covid es producto de la alegría con la que se vivió el puente de la Constitución. Por eso teme lo que llegue tras unas fiestas en las que todo el mundo parece olvidarse de que hay que reducir los contactos sociales.

«La avalancha de casos que hemos tenido ahora es consecuencia del puente de la Constitución. Lo que viviremos a partir de Reyes será producto de lo que hemos hecho estas Navidades. Y la verdad es que da mucho miedo», advierte el intensivista.

Velasco revela que en el día de ayer ya disponían de cuarenta camas activas de UCI destinadas de forma exclusiva «al servicio de la atención urgente covid».

Cuando se le pregunta por el resto de patologías que también precisan de monitorizaciones y cuidados intensivos, el responsable de la unidad de críticos contesta que cuentan con la ayuda de Anestesia y Reanimación, donde revela que se están «habilitando salas para asumir las patologías postquirúrgicas y no covid».

Aparte de que ayer Son Espases decidió suspender toda la cirugía programada excepto la urgente y la preferente, tal y como adelantó este diario, Velasco dijo que los sanitarios de su servicio están asumiendo la atención de los pacientes de cirugía cardiaca que ahora son instalados en la Unidad de Reanimación Postquirúrgica (URPA). «Estamos en una situación muy difícil en la que todos, intensivistas, internistas y anestesistas estamos colaborando codo con codo», subraya Velasco advirtiendo además que la situación no mejorará en breve.

Dos ingresos diarios

«Creo que esto va a empeorar. Llevamos una semana con entre uno y dos ingresos diarios de covid. Y va a ir a más. Los primeros días de enero serán muy difíciles», reitera el jefe de la UCI.

La situación ayer en la UCI era la siguiente: 35 pacientes covid ocupando casi al completo las 40 plazas recientemente ampliadas para ellos. Y Velasco traza el perfil de estos enfermos: «Están muy graves y no son excesivamente mayores. Tienen una edad media de entre 60 y 70 años y presentan cuadros de neumonía aguda. Son de manejo complicado porque pasan cerca de dos semanas dormidos y luego hay que despertarlos y desconectarlos de las máquinas. No son como nuestros pacientes habituales que evolucionan y a los tres o cuatro días ya les puedes dar el alta», diferencia.

Las derivaciones de pacientes críticos de Son Llàtzer (hasta 8 en los últimos diez días, como han admitido en el Servei de Salut), es algo que asume con normalidad el jefe de la UCI de Son Espases recordando que son el hospital de referencia y, por tanto, el que dispone de más recursos en esta comunidad.

Por los que sí saca pecho es por los profesionales que trabajan en su servicio. «Un médico de la UCI lleva hasta a 8 pacientes covid con el trabajo que eso supone», subraya recordando que, antes de acceder a cada box, han colocarse todos los atavíos de seguridad, lo que ralentiza toda la asistencia.

Sobre la falta de enfermeras especializadas para estas unidades que sí lo están, Velasco admite que «intentamos ir formado a la gente lo más rápidamente posible». Por eso se congratula de que, en lo que llevamos de pandemia, no se haya producido en su servicio ningún contagio de paciente a sanitario, que todos han ocurrido fuera del hospital. Y lo atribuye a una medida de seguridad tan simple como efectiva: han decidido que una enfermera veterana vigile tras el cristal el trabajo que su compañera realiza con el paciente para advertirle de situaciones de riesgo.

Pese a contar con un equipo en el que confía plenamente, a Velasco hay algo que le sigue quitando el sueño: que este invierno Son Espases se encuentre al borde del colapso total. «Creo que hasta el mes de junio vamos a tener que vivir al borde del abismo», concluye.

Compartir el artículo

stats