Los bares y restaurantes de Mallorca que todavía permanecían abiertos cerraron ayer sus puertas por primera vez a las 18.00 horas, en cumplimiento de las nuevas restricciones de la fase 4 reforzada que este martes entraron en vigor en la isla.

Poco antes del horario obligado de la suspensión de la actividad por la alta incidencia de la pandemia, los responsables y empleados de los locales empezaron a retirar mesas, sillas, sombrillas, estufas y todo el material de terraza con el que todavía mantienen el negocio, pese al frío invernal de la última semana y la escasez de clientes en horario de tarde. Las restricciones se mantendrán en principio hasta el próximo día 11 de enero, cuando el Govern volverá a evaluar la situación del coronavirus en Mallorca, al que todavía le quedan diez días de fuerte crecimiento.

Los bares y restaurantes de la isla están ahora obligados a cerrar a las 18.00 y las grandes superficies a las 20.00 horas. Se mantiene la prohibición del servicio de restauración en espacios interiores de los establecimientos dedicados a esta actividad, excepto para la actividad de servicio a domicilio, que se tiene que llevar a cabo a puerta cerrada, y también de recogida de comida y bebida, que se tiene que llevar a cabo sin acceso de los clientes al establecimiento. No se permite el consumo a las barras de los establecimientos. Queda prohibida también la utilización de máquinas recreativas, máquinas de juego y similares en los interiores de estos establecimientos.

17

Los bares de Mallorca cierran por primera vez a las 18.00 y las grandes superficies a las 20.00 horas Guillem Bosch

 Todos los establecimientos de restauración tienen como hora de cierre la legalmente autorizada, que en ningún caso puede superar las 24.00 horas. A partir de ahora, entre las 18.00 y las 22.00 horas solo se permite la actividad de recogida de comida preparada y bebidas, ya sea para llevar o para el servicio a domicilio. Entre las 22.00 h y las 24.00 horas solo se permite la actividad de prestación de servicio a domicilio.