Vi de la Terra Mallorca conquista su independencia

La IGP Mallorca, que logra la certificación de la Entidad Nacional de Acreditación, deja de estar bajo el amparo de la DO Pla i Llevant para emprender una nueva etapa en Santa Maria

Cati Garí, Conxa Rosillo, Marina Vera, Magdalena Mesquida, Carme Barceló, Victòria Rigo e Irina Moya. | R.F.

Cati Garí, Conxa Rosillo, Marina Vera, Magdalena Mesquida, Carme Barceló, Victòria Rigo e Irina Moya. | R.F. / Rosa ferriol. SAnta maria

Rosa Ferriol

Rosa Ferriol

Vi de la Terra Mallorca descorcha una nueva etapa. Hasta agosto la Indicación Geográfica Protegida IGP Mallorca estaba bajo el paraguas de la Denominación de Origen Pla i Llevant, pero ahora han logrado su independencia al ser la primera IGP de España en lograr la certificación de la Entidad Nacional de Acreditación (ENAC). Así han dejado de compartir sede y personal con la DO Pla i Llevant y han cambiado Felanitx para instalarse en Santa Maria, un municipio vitivinícola que ha acogido la IGP con los brazos abiertos. De hecho, la inauguración oficial de su nueva sede será el 22 de noviembre en el marco de la Festa del Vi Novell, que el municipio celebra el 25 de noviembre.

Una de las ediciones del Raïm Wine Fest. | VI DE LA TERRA

Una de las ediciones del Raïm Wine Fest. | VI DE LA TERRA / Rosa ferriol. SAnta maria

La presidenta de Vi de la Terra Mallorca, Magdalena Mesquida, explica que fue elegida como tal en enero de 2021. El nuevo consejo regulador apostó por lograr esta independencia y dejar de estar bajo la tutela de la DO Pla i Llevant. Para ello, era crucial obtener la acreditación de la ENAC. De hecho, «se ha trabajado a contrarreloj para poder controlar nuestras propias bodegas en esta vendimia». «En marzo se presentaron los papeles, en junio nos hicieron la auditoría y en julio logramos la acreditación», explica la gerente Marina Vera. «Lo hemos conseguido en tiempo récord», celebran.

¿Y qué supone lograr esta certificación? «Lo es todo porque desde el momento en que puedes controlar la calidad y la certificación de todo lo que produce Vi de la Terra Mallorca es el paso más importante para lograr tu independencia, autocontrol y autogestión», desgrana Mesquida. «Hasta ahora compartíamos espacio, personal y presupuesto con Pla i Llevant, estábamos en Felanitx. Al obtener la acreditación de ENAC, con todo el cariño y respeto, no tenía sentido seguir compartiendo espacio con Pla i Llevant», explica Mesquida que detalla que fue en este punto cuando «el alcalde de Colau Canyelles nos dijo que Santa Maria quería acogernos» porque apuestan por convertirse en un municipio vinícola. A mediados de septiembre se instalaron en unas oficinas provisionales en el Casal d’entitats sa Graduada aunque la idea es que la sede de Vi de la Terra Mallorca sea «un espacio más emblemático» del municipio.

«El cambio grande ha sido al fin tener nuestra independencia», celebra Mesquida mientras la vicepresidenta Conxa Rosillo remarca la hazaña que esto supone: «Somos la primera IGP de toda España en lograr la certificación de la ENAC. Hasta ahora solo eran las DO que obtenían esta acreditación». Se trata de un hito que no dudan en remarcar que supone «un antes y un después».

Vi de la Terra Mallorca conquista su independencia

Vi de la Terra Mallorca conquista su independencia / Vi de la Terra Mallorca

Vi de la Terra Mallorca suma 75 bodegas, lo que implica que representa al 70% de los cellers. La DO Binissalem ampara a una docena de bodegas, igual que Pla i Llevant, especifican. «Es una riqueza increíble que un territorio tan pequeño tenga dos Denominaciones de Origen y una IGP», hace hincapié Mesquida. «Las DO han hecho un trabajo extraordinario pero el mundo del vino es mutante y una IGP no es tan encorsetada. Las Denominaciones de Origen son más restrictivas en cuanto a variedades. Debemos convivir», defiende Mesquida.

«Ahora empezamos una nueva época. Es un sector que de cada vez es más potente», reconoce Mesquida que junto a Vera y Rosillo conforman el equipo de Vi de la Terra Mallorca que se completa con Carme Barceló, Cati Garí, Irina Moya y Victòria Rigo. Hasta ahora reconocen que han dedicado todos sus esfuerzos en lograr esta independencia. Y ahora que ya están asentadas en Santa Maria, ¿cuál es su próximo reto? De momento, Rosillo explica que centran sus esfuerzos en la promoción de la marca Vi de la Terra Mallorca. Una de las iniciativas que empezaron ahora hace un año en Costitx ha sido todo un éxito. Se trata del Raïm Wine Fest que ya suma cuatro ediciones, dos en Costitx, una en Deià y otra en Portocolom con más de tres mil visitantes cada una. Se trata de un festival itinerante que está enfocado hacia los jóvenes con el objetivo de introducirles en la cultura del vino y de un consumo responsable. La clave del éxito es que también está pensado para las familias con talleres para los más pequeños. Evidentemente, la música y la gastronomía son parte esencial de este festival. «Es una manera diferente de atraer la cultura del vino a futuros prescriptores que es lo que nos interesa», define Barceló.

Vi de la Terra Mallorca conquista su independencia

Vi de la Terra Mallorca conquista su independencia / Vi de la Terra Mallorca

¿Y ahora qué? «En un futuro también querríamos tener un panel de degustación». «Ahora empieza un camino de dar a conocer al mundo las peculiaridades del vino de Mallorca y con el tiempo se quiere lograr tener nuestra propia DO Mallorca. No es un camino fácil y tampoco tenemos prisa. En la IGP Mallorca funcionamos de forma fenomenal», admite Mesquida. «Hay gente que presiona para llegar a una DO en un futuro pero como no es un camino fácil, nos lo tomamos con tranquilidad. Queremos dar los pasos bien dados. Ahora estamos en la fase de investigación. Queremos tener el máximo de información para poder plasmarla en cada etiqueta de la botella de vino», puntualiza. «De cara a la hipotética DO, que se tramita ante Bruselas, se deben dar muchos pasos para vestir una argumentación que permita lograrla», explica Rosillo que detalla que hay que hacer investigación de carácter científico y también analizar la raíz histórica que tiene el cultivo de la viña y hacer vino en Mallorca. «Completar estas dos familias de conocimientos llevará años para que esta petición se tramite y llegue a buen puerto. Es complicado pero no es imposible», reconoce.

Campaña tranquila

En cuanto a los datos de producción, Marina Vera señala que ha sido «una campaña tranquila». «Hemos logrado un 5% más de producción llegando a los seis millones de kilos con un estado sanitario perfecto». «Tenemos muy buena producción y de calidad lo que lleva a pensar que tendremos una añada buena», matiza Rosillo, que tiene claro que «en cantidad no podemos competir, por ello, debemos competir en calidad y en diferenciación. La gente de cada vez lo valora más».

Finalmente, otra conquista de la IGP Mallorca es que lograda la acreditación de la ENAC, la entidad puede ampliar su alcance de certificación. «La semana pasada nos concedieron acreditar vinos variedades, es decir, caldos que se elaboran sin ningún sello de calidad asociado pero que para poder mencionar en la etiqueta la añada o la variedad deben estar certificados por una entidad. Nos hemos acreditado para dar este servicio a las bodegas que no están ni en una Denominación de Origen ni en la IGP», describe la gerente Marina Vera.