Suscríbete

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Cort mantiene el cambio de nombres fascistas de las calles pese a la controversia

El equipo de gobierno del Ayuntamiento afirma que está aplicando el mandato de la Ley de Memoria y Reconocimiento Democrático del Govern aprobada por el Parlament, que incluye un censo de símbolos, leyendas y menciones franquistas

Un hombre mira la placa de Joan March antes de ser cambiada.

El equipo de gobierno del Ayuntamiento de Palma, integrado por concejales del PSIB-PSOE, Podemos y Més per Palma, no va a dar marcha atrás en el cambio de nombres de doce calles por su vinculación al franquismo, la Guerra Civil o la dictadura.

Pese a la polémica suscitada y a la petición formulada por todos los grupos municipales de la oposición en el sentido de que se paralice total o parcialmente la sustitución de los nombres propuestos, el portavoz municipal y teniente de alcalde de Participación Ciudadana y Gobierno Interior, Alberto Jarabo, manifestó que van a seguir adelante con el cambio.

Jarabo recordó que el Consistorio lo único que está haciendo es cumplir con el mandato de la ley de Memoria Democrática del Govern aprobada por el Parlament en 2018, que incluye un censo de símbolos, leyendas y menciones franquistas aprobado por la comisión técnica prevista en la citada ley en 2019 y que recoge la sustitución de los doce nombres de calles que se están cambiando desde el pasado martes.

8

Palma elimina la avenida Joan March B. Ramon

De hecho, el martes se sustituía el nombre de la avenida dedicada al financiero Joan March Ordinas, que fue «rotulada a principios de la década de los años sesenta que recuerda al banquero y uno de los principales valedores y financieros del régimen, que hizo posible el suministro de material de guerra al bando rebelde durante la Guerra Civil», según se recoge en este censo.

El cambio continuó ayer con la sustitución de las calle Alfambra y Brunete, en recuerdo a dos batallas de la Guerra Civil y continuará en los próximos días con la supresión de los nombres dedicados a los almirantes Cervera, Churruca y Gravina, Bisbe Miralles, Canonge Antoni Sancho Nebot, pasaje Castillo de Olite, Francesc Suau Saiz, Gabriel Cortés Cortés, Gabriel Fuster Mayans, Gabriel Rabassa, José de Oleza y de España, Belchite y Toledo.

En este último caso, el teniente de alcalde recordó que el nombre de la calle no se refiere a la ciudad, sino que esta vía fue rotulada con este nombre el día 1 de diciembre de 1937 en recuerdo de una batalla de la Guerra Civil y con el fin de ensalzar la gesta del Alcázar de Toledo.

No obstante, tal como ya adelantó el alcalde, José Hila, el concejal Jarabo se mostró abierto a que, en un futuro, se pueda dedicar una calle a esta ciudad ya que está declarada como Patrimonio de la Humanidad.

Así ha sido el cambio de nombre de la avenida Joan March de Palma

Así ha sido el cambio de nombre de la avenida Joan March de Palma B. Ramon

Arca propone

Arca terció ayer en la polémica suscitada por el cambio de nombre de varias calles franquistas y exigió a Cort que mantenga las vías dedicadas a Gabriel Rabassa y a los almirantes Gravina y Churruca. Arca «recuerda y defiende» que el motivo por el cual se dedicaron las calles a los almirantes Churruca y Gravina «no tenía nada que ver con el nombre de los barcos de guerra», por lo que «de ninguna manera cabe apreciar ninguna connotación franquista en su designación». En relación a la calle dedicada a Gabriel Rabassa, la organización proteccionista recuerda que fue «un defensor del patrimonio» y que el nombre de la vía fue aprobado «por el hecho de que esta persona impulsó la protección del patrimonio de los molinos de Mallorca».

Compartir el artículo

stats