Baleares lidera la inversión hotelera vacacional con 913 millones en 2022

Entre las 33 operaciones registradas destaca la venta de cuatro establecimientos operados por Alua o la del grupo Ferrer al fondo Cerberus - El capital extranjero y el gran lujo, protagonistas del año pasado

El nuevo Kympton Aysla Mallorca gestionado por IHG, en Santa Ponça.

El nuevo Kympton Aysla Mallorca gestionado por IHG, en Santa Ponça. / IHG/Kimpton

Myriam B. Moneo

Myriam B. Moneo

Baleares es una apuesta segura para los inversores y en 2022 el archipiélago ha sido el líder en el sector vacacional con 33 operaciones por 913 millones de euros, cifra que se acerca al máximo registrado en 2018 (947 millones, 34 millones más que en el ejercicio recién cerrado). Entre las transacciones del año pasado destacan la venta de cuatro establecimientos operados por Alua o la del grupo Ferrer al fondo estadounidense Cerberus. 

También en el desglose por provincias las islas encabezan la inversión hotelera, por delante de Madrid, en un año en el que en España se cerraron operaciones por 3.279 millones —133 hoteles y 17.754 habitaciones, frente a los 127 activos de 2021—, incluyendo establecimientos en funcionamiento, inmuebles para reconversión y suelo para uso hotelero, según datos de Colliers. La consultora destaca el papel preponderante del capital extranjero con transacciones por más de 2.300 millones, lo que supone el 72 % del total y la apuesta por el lujo, ya que más de un tercio se ha dirigido a hoteles de 5 estrellas o 5 estrellas gran lujo, de acuerdo con su informe Inversión Hotelera en España.

Nuevos fondos en las islas

El atractivo de Baleares para el segmento prémium se pone de manifiesto también por el volumen de reformas para elevar la sofisticación de la planta hotelera, que supondrá la llegada de nuevos operadores como Four Seasons en Formentor, la apertura de Son Bunyola (Virgin Limited Edition) de Richard Brandson o la modernización del GPRO Valparaíso

Asimismo el año pasado queda marcado por la entrada de nuevos fondos institucionales que apuestan por el mercado hotelero español y, por ende, por el balear. Para muestra, Colliers señala la compra de Ferrer Hotels por el estadounidense Cerberus, si bien la familia Ferrer sigue manteniendo presencia en la compañía fundada en 1965 y con seis activos (5 en Mallorca y 1 en Menorca). O la llegada del suizo Pictet Alternative Advisors con la compra del Kympton Aysla Mallorca, en Santa Ponça, gestionado por el gigante hotelero británico IHG y en que también está presente el fondo Blasson Property Investments, propietaria del hotel Punta Negra.

Otra de las operaciones destacadas fue la cartera de cuatro hoteles bajo la marca de Alua (ahora de Hyatt) en Mallorca e ibiza de KKR & Dunas Capital, comprada por Fattal Hotel Group (propietario de la cadena Leonardo).

Además, sobresalen el futuro Ikos Porto Petro con la entrada del fondo GIC en la cadena griega o la compra por parte de Engels & Vokers de 7Pines Ibiza Resort. 

Por otro lado, la consultora CBRE señala a Baleares como el destino principal en inversión hotelera al concentrar el 27 % del total transaccionado en el mercado español.