Suscríbete

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El oligarca ruso Mordashov pierde TUI y su megayate en un solo día

El principal accionista de TUI dimitió esta semana del Consejo Supervisor y no tiene acceso a sus acciones

Alexéi Mordashov. Reuters

El principal operador turístico del turismo mallorquín TUI se ha visto afectado por las sanciones impuestas por la Unión Europea a los magnates rusos por la invasión a Ucrania. La Unión Europea ha bloqueado el acceso del magnate Alexei Mordashov, principal accionista individual de TUI, a sus acciones en el turoperador.

La medida no afecta, en principio, a la compañía, a sus clientes y empleados, pero impide que Mordashov pueda efectuar ningún trámite ni obtener beneficio alguno de su inversión en el gigante del turismo.

Como consecuencia de estas sanciones, Mordashov dimitió esta misma semana del Consejo Supervisor de TUI. Ayer mismo comunicó la interrupción de su mandato en el turoperador, pese a que controla un 34 por ciento del conglomerado turístico. El oligarca se mantuvo firme en su posición mayoritaria durante una pandemia que ha devastado las cuentas de la empresa, con una implicación decisiva en la vida turística de Mallorca y asociada a potentes grupos locales.

En un doble golpe en días consecutivos, Mordashov también se ha visto privado de su megayate, dentro de la campaña de los países europeos contra los signos externos de los oligarcas. La Guardia de Finanzas italiana ha desarrollado una operación de inmovilización del Lady M. del accionista mayoritario de TUI en el puerto de Imperia, situado en la Liguria cerca de la Costa Azul.

La figura empleada para la incautación del Lady M. de Mordashov es el «secuestro» policial. La embarcación mide 65 metros y está valorada en otros tantos millones de euros. Con base en el Mediterráneo occidental como la mayoría de gigantes náuticos de Rusia, constituye el mayor signo externo del vástago de la familia más rica del país. 

También en Italia, Mordashov no será el único oligarca ruso que tendrá que soportar la confiscación de su juguete marino. De momento no ha sido incautado el Lena de Gennady Tichenko, un amigo de Putin durante los últimos treinta años y considerado el sexto hombre más rico de Rusia. La embarcación se encuentra en San Remo y su suerte podría cambiar en cualquier momento.

Con estas intervenciones, Italia se suma de modo decidido a la acción directa de interceptar yates de oligarcas, siguiendo la estela de Alemania y Francia. Hasta la fecha se han incautado media docena de embarcaciones de lujo y otros tantos cargueros adscritos a Moscú. La diligencia de los países de la UE deja en evidencia la pasividad del Gobierno de Sánchez, que hasta ayer mismo no había procedido a ninguna inmovilización, en sintonía con su posición vacilante sobre la guerra.

Compartir el artículo

stats