Suscríbete

Caso Abierto - Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Operación Pantera

Una paliza por encargo con guardias civiles implicados destapó el espionaje a la novia del expresidente de Panamá en Mallorca

La investigación de una agresión en Calvià por la que están imputados media docena de agentes permitió descubrir los grupos de WhatsApp en los que el expresidente de Panamá daba órdenes para vigilar a su pareja

Javier H.F., el guardia civil imputado en los casos de la paliza y el espionaje, el miércoles al ser puesto a disposición judicial.

La trama de espionaje en Mallorca liderada por el expresidente de Panamá Ricardo Martinelli fue descubierta durante la investigación de una paliza por encargo con varios guardias civiles implicados. El juzgado de Palma que investiga esa agresión requisó y analizó el teléfono móvil de uno de los agentes. Y encontró así los mensajes de WhatsApp en los que Martinelli y el resto de implicados en las vigilancias ilegales a una mujer detallaban sus actividades para espiar a la mujer en la isla en el verano de 2020. Fue el inicio de la Operación Pantera, por la que el exmandatario latinoamericano, cuatro guardias civiles y otras seis personas están imputadas.

Relacionadas

El origen del caso se remonta al año 2013, cuando un joven fue condenado a cuatro años de cárcel por un atraco. Tras cumplir la pena, el delincuente y otras cuatro personas abordaron en octubre de 2019 en Magaluf a un abogado que había ejercido la acusación particular en el caso. Lo tiraron al suelo y le dieron una paliza. Los acusados fueron detenidos en cuestión de horas y quedaron en libertad.

Unos días después, uno de los autores de esta agresión concertó una cita con una desconocida a través de las redes sociales. El encuentro se produjo en Son Ferrer, también en Calvià, pero no acudió ninguna mujer. Quienes se presentaron fueron dos personas que dijeron ser agentes de la Guardia Civil. Le enseñaron una pistola y le golpearon, mientras dejaban claro que era una venganza por el ataque al abogado.

Accesos ilegales

Un juzgado de instrucción de Palma abrió una investigación sobre esta agresión. Inicialmente fueron acusados el propio letrado y los dos autores del ataque, que no eran agentes del instituto armado. Sin embargo, las pesquisas posteriores revelaron que se habían producido accesos irregulares a bases de datos de la Guardia Civil para obtener información sobre la víctima y planificar el ataque. El juez acabó imputando a media docena de agentes, entre ellos Javier H.F., cuyo teléfono móvil fue requisado hace unos meses para comprobar su implicación en la paliza por encargo.

El resultado fue sorprendente. El Equipo de Crimen Organizado (ECO) de la Guardia Civil encontró en el aparato las conversaciones de tres grupos de WhatsApp en los que se detallaban los seguimientos y vigilancias realizados en Mallorca entre julio y agosto de 2020 a una mujer. Este hallazgo reactivó la investigación abierta en otro juzgado por las denuncias que la perjudicada había presentado por el acoso sufrido, archivada en su día por falta de pruebas.

A finales del pasado mes de enero, el Servicio de Asuntos Internos (SAI) de la Guardia Civil asumió las pesquisas sobre el espionaje. Los agentes analizaron durante semanas las conversaciones y recabaron datos sobre todas las personas que habían participado. Así llegaron al expresidente de Panamá Ricardo Martinelli, investigado como máximo responsable de la trama.

 Los resultados llegaron el pasado lunes, cuando cuatro agentes de la Guardia Civil, entre ellos Javier H.F., y otras dos personas fueron detenidas por delitos de organización criminal, cohecho, coacciones y revelación de secretos. La jueza que decretó el ingreso en prisión de Javier H.F. argumentó, entre otras cosas, que el riesgo de fuga es elevado por su implicación en la causa abierta por la paliza por encargo. 

Compartir el artículo

stats