Suscríbete

Caso Abierto - Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Uno de los agentes que espiaron a la novia del expresidente de Panamá en Mallorca utilizó su placa para acceder a una urbanización

El sospechoso aseguró a una vigilante de seguridad del recinto que estaba en una «misión encubierta»

Los cuatro guardias civiles detenidos por el espionaje a una mujer en Mallorca pasan a disposición judicial

Los cuatro guardias civiles detenidos por el espionaje a una mujer en Mallorca cuando pasaron a disposición judicial

Para ver este vídeo suscríbete a Diario de Mallorca o inicia sesión si ya eres suscriptor.

Los cuatro guardias civiles detenidos por el espionaje a una mujer en Mallorca cuando pasaron a disposición judicial Marcos Ollés

Uno de los agentes de la Guardia Civil implicados en el espionaje a la mujer entró dos veces en una urbanización de lujo del Port d’Andratx identificándose como agente de la Guardia Civil y mostrando su placa a una vigilante de seguridad para poder fotografiar a la víctima en el interior de una mansión.

Según consta en los informes policiales, Javier H.F. siguió a la perjudicada el 27 de julio de 2020 por la tarde hasta la exclusiva urbanización Las Brisas. El agente se presentó a la vigilante de seguridad del recinto y le explicó que era guardia civil. Mostró su placa y aseguró que estaba llevando a cabo una «misión encubierta». La trabajadora anotó la matrícula del coche y especificó en el registro de entrada que se trataba de un agente del instituto armado, como comprobaron los investigadores.

Javier H.F. entró dos veces en la urbanización aquella tarde, según consta en las diligencias. De acuerdo con las denuncias que presentó días después la perjudicada, se dedicó a tomar fotografías de ella y sus acompañantes, entre ellos dos niños de 4 y 8 años, mientras estaban en el interior de una finca privada. La investigación del Servicio de Asuntos Internos (SAI) de la Guardia Civil ha permitido averiguar también que el coche utilizado aquel día por el agente investigado era un Seat Ibiza. El vehículo está a nombre de una sociedad cuya administradora es la pareja de Mario E.G., responsable de Group Kougar, la sociedad pirata de seguridad utilizada para llevar a cabo el espionaje a la mujer. Las pesquisas apuntan también a que Ricardo Martinelli pagaba las vigilancias a los investigados a través de esta empresa para intentar no dejar rastros de su vinculación con la trama. Los investigadores siguen analizando el material intervenido en busca de nuevas pruebas sobre el caso.

Compartir el artículo

stats