Suscríbete

Caso Abierto - Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Detenidos en Mallorca cuatro guardias civiles por espiar a la pareja de un expresidente de Panamá

Los agentes y otras tres personas, arrestados por una trama de coacciones, grabaciones y vigilancias en Mallorca a una mujer por orden de Ricardo Martinelli - Un equipo de Asuntos Internos ha viajado a la isla para practicar los arrestos

El entonces presidente de Panamá, Ricardo Martinelli, con Francesc Antich en 2010.

Cuatro agentes de la Guardia Civil, un militar y otras dos personas han sido detenidos en Mallorca por espiar y acosar a la pareja del expresidente de Panamá Ricardo Martinelli en la isla. La investigación, llevada a cabo por Asuntos Internos del instituto armado, apunta a que los siete sospechosos organizaron una trama para vigilar y hostigar a la mujer por orden del exmandatario centroamericano, implicado en su país en varias causas de corrupción por las que llegó a ser encarcelado. Los guardias -dos de ellos destinados en el palacio de Marivent- supuestamente aprovecharon sus conocimientos para seguir de cerca todos sus movimientos, incluso utilizando balizas de localización, e informar a Martinelli en directo. Otras fuentes añadieron que algunos de los funcionarios arrestados estarían investigados también por una red de distribución de anabolizantes.

Las pesquisas se iniciaron a finales del año 2020, cuando la mujer, una empresaria que vive a caballo entre Miami (Estados Unidos) y Mallorca, presentó varias denuncias ante la Policía Nacional y la Guardia Civil por la situación de acoso que estaba sufriendo. Aunque inicialmente no se hallaron pruebas concluyentes, el caso dio un vuelco hace unos meses tras encontrarse nuevas evidencias.

La mujer había mantenido en los últimos años una relación con Ricardo Martinelli, presidente de Panamá entre 2009 y 2014. Según la investigación, el exmandatario contrató en el verano de 2020 a una empresa para encargarse aparentemente de la vigilancia de su amiga en Mallorca y asegurarse de que le era fiel. El responsable de esta sociedad contactó con cuatro agentes de la Guardia Civil y los contrató para llevar a cabo vigilancias de la mujer, que derivaron en una situación de hostigamiento y espionaje.

Según las fuentes consultadas, la víctima fue seguida, grabada y acosada a lo largo de varios meses, con vigilancias de todos sus movimientos en la isla, con fotografías y vídeos de por medio. El objetivo, aparentemente, era aclarar si mantenía encuentros con otros hombres. Los agentes llegaron a interceptarla en varias ocasiones cuando circulaba por Mallorca en aparentes controles de seguridad ciudadana para comprobar si viajaba acompañada y, si era así, identificar a las personas que iban con ella.

La investigación sobre esta trama acabó cruzándose con las pesquisas abiertas sobre una red de tráfico de sustancias anabolizantes en la que fueron investigados algunos de los agentes de la Guardia Civil investigados, explicaron fuentes cercanas a las pesquisas.

Tras meses recabando información sobre las actividades de estos funcionarios, un equipo de Asuntos Internos del instituto armado se desplazó a Mallorca el pasado lunes y detuvieron a los cuatro sospechosos, acusados de organización criminal, coacciones y revelación de secretos.

Los implicados están destinados en el palacio de Marivent, donde ese mismo día se llevó a cabo un registro en dos taquillas, el aeropuerto de Son Sant Joan y Calvià. Además, fueron inspeccionados los domicilios de los cuatro agentes en busca de pruebas.

Los investigadores cuentan con importantes evidencias, como los mensajes de un grupo de WhatsApp formado por los integrantes del grupo en el que detallan los operativos de seguimiento y espionaje a la mujer, según ha podido saber este diario.

En la operación han sido detenidas otras tres personas ajenas al instituto armado, según informó la Oficina Periférica de Comunicación de la Guardia Civil. Una de ellas es un militar y otra el propietario de la empresa de seguridad a la que Martinelli encargó la vigilancia de la mujer.

Compartir el artículo

stats