El Plan de Movilidad Urbana Sostenible (PMUS) sale adelante y se eleva al pleno municipal de este mismo mes. La Junta de Gobierno del ayuntamiento de Palma ha dado luz verde al proyecto definitivo este miércoles con 30 alegaciones admitidas de las 69 que se presentaron.

El regidor de Movilidad Sostenible, Francesc Dalmau, ha recordado que entre los objetivos de este plan está incrementar la red viandantes, potenciar la red ciclista y de transporte público, y reducir los desplazamientos en vehículo privado.

El dirigente ha concretado que las entidades que presentaron alegaciones son la Asociación de Vecinos de Son Gual, la de Bellver-El Terreno, la Federación de Asociaciones de Vecinos de Palma, el Colegio de Ingenieros de Caminos, Canales y Puertos, la compañía Unibail Rodamco, las formaciones municipales del PP y Ciudadanos, y la ONG Greenpeace.

Estas entidades presentaron, en total, 69 alegaciones al PMUS, de las que el Ayuntamiento ha asumido 30 y ha desestimado otras 39. Con todo, Dalmau ha indicado que estas últimas se han rechazado porque o bien "contradicen el espíritu del proyecto", o bien porque sus peticiones ya están contempladas en otros epígrafes del documento.

Por tanto, el regidor ha asegurado que al fin y al cabo "casi todas las alegaciones han visto asumidas parte de sus alegaciones" en el plan. Dalmau ha considerado que el proyecto es "una declaración de intenciones que interpela a los dos próximos gobiernos municipales", puesto que estará vigente durante un plazo de ocho años, y ha celebrado que con la puesta en marcha de esta iniciativa se fomentará "una ciudad más verde, más humana y más sostenible".

El concejal también indicó que en Palma se realizan «más de 50.000 desplazamientos diarios en coche para un tramo inferior a un kilómetro». En este sentido, entre los objetivos del PMUS está promover la llamada ‘Palma de los 15 minutos’, una iniciativa que busca que la ciudad tenga todos los servicios esenciales a 15 minutos andando o en bicicleta.

El proyecto del PMUS que ahora ve la luz arrancó en octubre del año 2021 con un proceso participativo en el que colaboraron entidades vecinales y la Mesa de Movilidad.