Suscríbete 4 Billetes GRATIS Diario de Mallorca

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El ayuntamiento de Palma cambiará la ordenanza para que los peatones tengan un mínimo de 3 metros

El nuevo Plan de Movilidad Urbana Sostenible (PMUS) que se aprobará definitivamente en el pleno de este mes prevé modificar la actual norma de ocupación de la vía pública para garantizar la calidad del itinerario y la circulación de vehículos de emergencia

Con la modificación de la ordenanza las ocupaciones de calles como la de Fàbrica deberán restringirse. | GUILLEM BOSCH Guillem Bosch

El Ayuntamiento de Palma cambiará la actual ordenanza de ocupación de la vía pública con el fin de garantizar que las calles peatonales y las vías incluidas en la red básica para peatones dispongan de un mínimo de tres metros de anchura ininterrumpidos y sin obstáculos a disposición de los viandantes.

Se trata de una de las 40 medidas contempladas en el nuevo Plan de Movilidad Urbana Sostenible (PMUS) que fue aprobado inicialmente en el pleno del pasado mes de abril, cuya aprobación definitiva, tras el estudio de las alegaciones presentadas en el período de exposición al público, se prevé que se produzca en el pleno del presente mes de septiembre.

Esta medida se contempla con el fin de asegurar no solo la calidad del itinerario peatonal sino también la circulación de los vehículos de emergencia. Lo anterior supondrá en algunos casos modificar la actual distribución de las autorizaciones de las terrazas actuales en calles y plazas conflictivas como puede ser la calle Fàbrica y en algunos tramos de Blanquerna, con el fin de garantizar que se cumpla esta norma.

La propuesta del nuevo PMUS indica que Palma «tiene un gran potencial en la realización de desplazamientos a pie debido al urbanismo compacto de buena parte de su núcleo urbano situado en el interior de la vía de cintura y distancias asumibles y competitivas con otros modelos dentro de esta área urbana». Uno de los objetivos del PMUS es precisamente el de incrementar y fomentar los desplazamientos a pie de tal forma que en 2030 esta modalidad de transporte, que actualmente constituye el 40% del total, pase a ser del 42%.

Para alcanzar el anterior objetivo se debe actualizar el denominado Plan de Accesibilidad que data de 2011, con el fin de eliminar progresivamente las calles con las aceras estrechas de menos de tres metros de anchura, lo que dificulta la movilidad peatonal. Asimismo, se constata que las aceras están a menudo ocupadas por usos no vinculados a la movilidad a pie, como son la presencia de motos en las aceras, terrazas de bares y restaurantes y otro mobiliario urbano.

Los redactores del plan recuerdan que la anterior ha sido una crítica habitual en las entrevistas realizadas a los distintos agentes sociales en el período de participación ciudadana previo a la redacción de la nueva propuesta. Pese a que en 2018 se aprobó una nueva ordenanza de ocupación del espacio público y existe un cuerpo específico destinado a su cumplimiento, «la percepción ciudadana es que es insuficiente», de ahí que propongan que en las calles peatonales «el espacio libre para los viandantes ha de ser de un mínimo de tres metros en concordancia con la anchura mínima de las calles incluidas en la red básica».

Paralelamente a las medidas anteriores en la propuesta del nuevo PMUS también se establece la necesidad de «reforzar las labores de vigilancia» para el adecuado cumplimiento de la ordenanza de ocupación de la vía pública, procediendo al «acotamiento de las terrazas, y erradicar la indisciplina de motocicletas, bicicletas y VMP, en especial en la red básica para peatones».

Objetivo: reducir el uso del coche del 54% actual al 36% antes de 2030

Las medidas propuestas en el Plan de Movilidad Urbana Sostenible (PMUS) 2022-2030 pretenden fomentar los modos de transporte más sostenible, disminuir el uso del vehículo privado e integrar la movilidad motorizada esencial en el entorno urbano.

Todo ello en unas circunstancias de crecimiento constante de la población, una elevada motorización con ratios de 529 turismos por cada 1.000 habitantes, el incremento en un 8% de la movilidad peatonal, que la bicicleta se percibe como el medio de transporte más eficiente y que el 85% de la población dispone de un autobús a cinco minutos a pie con una frecuencia mínimo de 10 minutos. En este contexto de partida, las 40 propuestas que se incluyen el nuevo PMUS pretenden que los viajes en transporte público crezcan un 5% pasando del 13% actual al 18%; la reducción del uso del vehículo privado de tal forma que del actual 45% del total de desplazamientos que ahora se hacen utilizando este medio se reduzca al 36%; el incremento de los vehículos de movilidad personal, pasando del o,8% actual al 2%; el crecimiento de los viajes en bicicleta del 1,20 actual al 2% y aumento en otro 2% de los desplazamientos a pie, pasando del 40 al 42% en 2030.

Con la aplicación de las anteriores medidas se prevé, entre otras, una reducción de las emisiones de dióxido de carbono a la atmósfera de entre un 23% y un 40%; que haya menos contaminación acústica debido al tráfico rodado de tal forma que no se sobrepasen los 53 decibelios de media diarios; que el 90% de la población disponga de un transporte público cercano con una frecuencia media de paso de 10 minuto y que el 80% de los palmesanos tenga a menos de 350 metros una red básica peatonal o ciclista, además de minimizar al máximo los accidentes graves.

Compartir el artículo

stats