Las empresas de Mallorca tienen problemas para reforzar sus plantillas en Navidad

La corta duración de los contratos hace que muchos trabajadores los rechacen al tener que esperar luego un mes para cobrar de nuevo el paro

La  restauración necesita ampliar sus plantillas durante los ‘días punta’ de la Navidad.

La restauración necesita ampliar sus plantillas durante los ‘días punta’ de la Navidad. / Manu Mielniezuk

Fernando Guijarro

Fernando Guijarro

Las empresas de Mallorca están teniendo problemas para reforzar sus plantillas durante la campaña navideña, aunque a diferencia del verano el problema en estos momentos no radica en la escasez de personal cualificado sino en el elevado número de personas que han trabajado un número de meses suficiente durante la temporada turística para poder acceder a una ayuda por desempleo, según se reconoce desde patronales y sindicatos.

El mayor problema lo están padeciendo los negocios de restauración y de ocio nocturno, según señalan los presidentes de sus asociaciones empresariales en las islas, Alfonso Robledo y Miguel Pérez-Marsá respectivamente. Estas actividades necesitan reforzar su personal durante unas pocas fechas muy concretas. En el caso de la restauración, se apuntan, como ejemplo, el 14 y 15 de diciembre por la elevada concentración de comidas de empresa que se registran durante esos días, mientras que en el caso de las discotecas de mayor tamaño se indica que solo retomarán su actividad durante el 24, 25 y 31 de diciembre, aunque pueda haber locales más pequeños de Palma que van a estar operativos todos los fines de semana.

Ofertas rechazadas

Estas empresas precisan de esos refuerzos durante unos pocos días, y aunque Robledo asegura que hay personas interesadas en estos trabajos debido a las elevadas propinas que se consiguen en Navidad, reconoce que la respuesta ante este tipo de ofertas de empleo es negativa en la mayoría de los casos.

El motivo a este rechazo, según coinciden los presidentes de las patronales de restauración y de ocio nocturno, es que incorporarse como refuerzo a una plantilla supone interrumpir el cobro de la prestación por desempleo, y luego tardar un mes en volver a recibirla aunque sea con efecto retroactivo. Por ello, hay personas que directamente rechazan esas propuestas, o piden que se les incorpore ‘en negro’, práctica esta última que desde las citadas patronales se rechaza, con la advertencia de que «como te pille la inspección de trabajo, al empresario se le cae el pelo», según subraya Robledo.

Confirmación de los sindicatos

Los sindicatos UGT y CCOO confirman que estas situaciones se están incrementando de forma notable, aunque la causa no deja de ser positiva para los trabajadores: al caer los contratos temporales en favor de los fijos discontinuos, estar en una situación de pleno empleo durante la temporada turística, y alargarse la duración de esta última, cada vez son más los residentes en la isla que logran acceder a una prestación por desempleo, quedando protegidos durante los meses de inactividad invernal.

La secretaria general de CCOO-Servicios en Balears, Silvia Montejano, añade como un factor clave que las jornadas para las que se precisan a estos trabajadores suelen ser intensivas, con una acumulación de muchas horas de trabajo y unos sueldos bajos, que no compensan ni la espera para recuperar la prestación por paro ni el separarse de la familia en unas fechas que además suelen ser muy señaladas.

En cualquier caso, tanto ella como su homólogo en UGT, José García Relucio, comparten la necesidad de buscar fórmulas que permitan agilizar la recuperación de la ayuda por desempleo en este tipo de situaciones, y el segundo afirma que su sindicato ya está elaborando desde el archipiélago una propuesta para presentar al nuevo Gobierno central.

Los refuerzos que también se realizan en las grandes empresas de comercio no suelen presentar este problema, ya que muchos son estudiantes, que aprovechan las vacaciones navideñas para mejorar sus ingresos, sus contratos duran en muchos casos desde finales de noviembre (Black Friday) hasta el tramo final de enero (rebajas ) y su horario permite una mayor conciliación con la vida familiar.