Suscríbete

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Entrevista

Jesús Jurado: "Desde que abrimos la primera fosa hemos encontrado más de 220 cuerpos"

«El monolito de sa Feixina tiene que demolerse, es imposible de resignificar», afirma el secretario Autonómico de Memoria Democrática del Govern - «Declararemos el solar de la Casa del Pueblo espacio de memoria, pero aquí acaba nuestro trabajo», señala

Jesús Jurado. B.RAMON

El Consell de Govern aprueba hoy el cuarto y último Plan de Fosas que, entre otros enclaves, intervendrá en la playa de sa Coma para encontrar los restos de los milicianos que participaron en el desembarco de Bayo: «Prácticamente es el final de las investigaciones sobre las fosas de la represión franquista».

¿Cuántas víctimas esperan encontrar?

Es complicado poner un número. Seguiremos trabajando en áreas como Son Coletes, donde el número de víctimas que quedan es incierto. También abriremos lugares como sa Coma, donde siempre ha habido controversia sobre cuántos milicianos fueron asesinados fusilados allí. Confiamos en encontrar todo lo que sea posible. 

¿Sa Coma es especial porque por primera vez las víctimas están relacionadas con un hecho de guerra como el desembarco de Bayo?

No exactamente, porque en Son Coletes ya encontramos los restos de seis personas que, sospechamos, eran milicianos. Y Manacor estaba muy cerca de la zona del desembarco de Bayo. Abriremos por primera vez fosas relacionadas con hechos de guerra, por un lado, o crímenes de guerra por otra. Eso es posible porque con este cuarto plan hemos llegado prácticamente al final de las investigaciones sobre las fosas de la represión franquista en Balears. 

¿Cuando termine este plan ya no quedará ninguna víctima del franquismo enterrada?

Que nosotros sepamos, los habremos buscado a todos. Eso no significa que no se tenga que seguir investigando. De hecho, el cuarto plan incluye una serie de investigaciones dedicadas a averiguar si en determinadas localizaciones se pueden encontrar otras fosas. En todo caso, las grandes fosas ya estarán investigadas, o habrá sido imposible actuar como en el caso de la de Palma, que desapareció en los años 50.

¿Dará tiempo de acabar los trabajos de exhumación antes de que termine la legislatura?

Si algunos trabajos se alargan más allá de que termine esta legislatura, para eso están los contratos públicos, para que los trabajos continúen más allá de quién esté gobernando en ese momento. Aunque aspiramos a seguir trabajando en Memoria Democrática como lo hemos hecho estos últimos años. 

¿Cuántos cuerpos han encontrado en total?

Desde que se abrió la primera fosa por parte de Memòria de Mallorca en 2014 en Sant Joan, se han localizado un mínimo de 220 cuerpos. No podemos precisar la cantidad porque a veces nos encontramos conjuntos de huesos que pertenecen a diversas víctimas mezcladas. Hemos identificado a cuarenta de ellos. 

¿Hay margen para nuevas identificaciones?

Es complicado, la media del Estado está en el 30%. Hay factores que lo complican, como no disponer de muestras para comparar porque la víctima ya no tenga familia viva. O puede que no encontremos a la familia porque se ha perdido la memoria de lo que pasó y los descendientes no son conscientes de que tuvieron un abuelo o un tío que fue asesinado. 

Una de las víctimas a las que que sí se ha podido poner nombre y apellidos es José Luis Santo Toribio del Castillo, originario de Sevilla. Han solicitado colaboración a la Junta de Andalucía y al Ayuntamiento de Sevilla para encontrar a sus familiares. ¿La encontrarán teniendo en cuenta que esas administraciones están en manos del PP?

Soy optimista. El PP votó a favor de la Ley de fosas aquí en Balears. Siempre hemos tenido colaboración del PP cuando se trataba de abrir una fosa en un pueblo gobernado por el PP, y estoy seguro de que pondrán de su parte. Es una persona que vino aquí a trabajar, la fueron a buscar cerca de Selva y la asesinaron muy joven. Esperamos encontrar a sus familiares y devolverles los restos para que los entierren.

¿Seguirán inventariando los objetos encontrados para devolverlos a las familias?

Es necesario, y novedoso. No se entiende recuperar unos restos humanos y no trabajar sobre los objetos que se encuentran. Se tienen que restaurar porque se degradan muy rápidamente para devolverlos a las familias, y eso es lo que seguiremos haciendo dentro de esta cuarto plan. 

Memoria Democrática | Así se clasifican y restauran las pertenencias de represaliados por el franquismo

Memoria Democrática | Así se clasifican y restauran las pertenencias de represaliados por el franquismo Bernardo Arzayus

La idea es exponer en un Museu de la Memòria los que no se puedan devolver. ¿Ese espacio estará abierto antes de que termine esta legislatura?

No, ese sería un proyecto para la próxima legislatura. Ese fondo de objetos sería un embrión de un futuro Museu de la Memòria, pero estas cosas llevan su tiempo y unos procesos administrativos

La Ley de Memoria Democrática que acaba de aprobar el Gobierno abre la puerta a resarcir económicamente a las víctimas del franquismo. ¿Habrá indemnizaciones en Balears?

No se tiene que cerrar la puerta a familias que han perdido mucho. No sólo seres queridos, también hubo un expolio institucional de las personas que se significaron a favor de la democracia y la República. Tendría que llegar y se sientan las bases, pero esta ley se centra en otro tipo de derechos para las víctimas. No es definitiva, se tienen que dar más pasos para que tengan un mayor reconocimiento.

¿No es la ley definitiva que permitirá pasar página?

Quedarán ámbitos en los que habrá que seguir avanzando. La legislación internacional no contempla las leyes de punto y final, y recomienda que sean eliminadas de las jurisprudencias. Así lo han hecho en muchos países, sobre todo de América Latina. Aquí en cambio continuamos manteniendo la Ley de Amnistía de 1977 que impide investigar los crímenes del franquismo. Eso debería llegar en algún momento derogando esa ley y cumplir la legislatura internacional. Muchas familias esperaron la llegada de la democracia para tener justicia, y cuarenta años después siguen esperando.

Se sigue avanzando en el reconocimiento de las víctimas, pero 40 años después de la muerte de Franco.

Siempre lo hemos dicho, se ha llegado tarde. Pero también al menos en Balears se ha demostrado que si hay compromiso, todo es posible. Al acabar la legislatura se habrán investigado todas las fosas de la represión que no se investigaron durante 80 años. Hemos demostrado que la Memoria Democrática es un ingrediente esencial para tener una sociedad sana y respetuosa con los derechos humanos. 

La Plataforma Amics de la Casa del Poble rechaza la construcción de un edificio residencial en el solar. ¿Cuál es el margen de actuación de Memoria Democrática?

Lo que buscan es que un solar privado y que tiene una licencia de obras en vigor pase a ser público y dedicado a equipamientos del barrio, pero eso no es competencia nuestra. Es una lucha muy respetable y con la que estamos de acuerdo. Trabajamos para que se declare como espacio de memoria. Una protección a la memoria de la Casa del Poble, prevista en la ley, y que queremos tramitar a través de la comisión de Memoria Democrática para que pueda salir adelante próximamente. A lo mejor con esta protección se tiene algo más de peso en las negociaciones que, entiendo, se tendrían que producir entre las administraciones públicas que estén dispuestas a permutar el solar, y la empresa propietaria. Pero nosotros no nos podemos meter en temas de permutas o licencias de obras. Declararemos este solar espacio de memoria, pero aquí acaba nuestro trabajo.

¿La propiedad estaría dispuesta a hacer algún tipo de reconocimiento en el solar?

Nos reunimos con ellos para saber si estarían dispuestos a tener en cuenta la memoria de la Casa del Pueblo y la respuesta fue afirmativa. Estaban dispuestos a que el Ayuntamiento pusiese una placa, o negociar la posibilidad de instalar un centro de interpretación. Dependerá de cómo se solucione el tema del solar.

¿Hay que resignarse a seguir viendo en pie el monolito franquista de sa Feixina?

Yo no me resignaré nunca, tiene que demolerse. Memòria de Mallorca ha recurrido en el Supremo y si no les da la razón estoy seguro de que se acudirá a Europa. Es un símbolo imposible de resignificar. No se puede resignificar aquello que fue construido expresamente para glorificar una dictadura y a sus mártires, solo cabe que desaparezca. Espero que el Supremo se ponga del lado de las víctimas, y no del lado de unos presuntos valores artísticos que mucha gente no ve por ningún lado. 

Compartir el artículo

stats