Suscríbete

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Los proyectos de nuevas viviendas de Mallorca entran en «recesión»

El desplome se centra en los inmuebles plurifamiliares con una reducción del 40,8% frente al aumento de los adosados

Mallorca registra un recorte en los proyectos de nuevas viviendas B.RAMON

Los proyectos para la edificación de nuevas viviendas en Mallorca han entrado en «recesión», con un frenazo especialmente intenso en el caso de las residencias plurifamiliares, que son tradicionalmente las ‘menos caras’, según los datos facilitados ayer por el presidente y el secretario técnico del Colegio Oficial de Aparejadores de la isla, Luis Alfonso de León y Mateu Moyá respectivamente.

Las cifras facilitadas por este organismo dejan patente esa afirmación. Durante los seis primeros meses de este año se han visado 1.234 viviendas para su próxima edificación. Durante el primer semestre de 2021 esa cifra ascendió a las 1.629 visados. La caída se cifra en un 24,2%.

Pero las dificultades a las que los mallorquines se enfrentan para acceder a una residencia se agravan si se tiene en cuenta el tipo de inmueble en el que se ha registrado este recorte. Porque la citada reducción se explica por el desplome que se ha producido en los proyectos plurifamiliares, frente a unos adosados que han seguido creciendo. Es decir, la recesión se centra en el producto menos caro.

La cifra de viviendas plurifamiliares visadas entre enero y junio del presente ejercicio se limita a 612, cuando durante ese mismo periodo de 2021 se habían alcanzado las 1.034. En este caso, la reducción es de un 40,8%.

Por contra, durante el primer semestre de 2022 se han visado 407 residencias unifamiliares y 215 adosados, mientras que en el mismo periodo de 2021 se alcanzaron las 415 y las 180 respectivamente. Este grupo crece un 4,5% gracias al repunte de los adosados. Esta tipología se está desarrollando en buena medida en las zonas del litoral, y está dirigida a una clientela de notable poder adquisitivo.

El desplome de los plurifamiliares tiene un doble motivo, según apuntan el presidente y el secretario técnico del Colegio de Aparejadores de Mallorca.

El primero es el frenazo en las actuaciones impulsadas por el Govern, a través del Instituto Balear de la Vivienda (IBAVI), para la promoción de residencias en alquiler destinadas a las clases con más problemas económicos, algo habitual en un año preelectoral. Hay que recordar que durante los últimos meses de cada mandato es normal que se desarrollen proyectos públicos para poder inaugurarlos pocas semanas antes de las elecciones, pero ya no suelen ponerse en marcha nuevas actuaciones.

Inversión privada frenada

Pero también la inversión privada se está viendo frenada, según se puso de relieve. En este sentido, Moyá señaló que el fuerte encarecimiento de los costes de los materiales está provocando que algunos promotores estén optando por paralizar las edificaciones que tenían previstas, ante la dificultad para rentabilizarlas en un marco de inflación desbocada.

Además, se señaló que va a ser muy difícil que durante el segundo semestre de este año esta caída en el número de proyectos visados se limite, e incluso se apuntó que podría incrementarse. En cualquier caso, se indicó que aunque se está dando una apreciable bajada en la cifra de proyectos en relación a 2021, la de este año se mueve en los niveles de 2019 y 2020.

Respecto a la distribución de las viviendas que se van a construir durante los próximos meses, el liderazgo recae sobre Palma, municipio en el que se han proyectado 290 plurifamiliares, 31 chalés y 21 adosados. Obviamente, es el que registra una mayor demanda.

También se puede destacar el caso de Campos, con 70 plurifamiliares, 60 unifamiliares y dos adosados; el de Llucmajor, con 55, 18 y 17 visados respectivamente en cada una de esas categorías; o el de Marratxí, con 20 plurifamiliares, 28 chalés y 65 adosados.

En un municipio de notable actividad como Calvià, los proyectos visados durante el primer semestre de este año se limitan a 32 chalés, mientras que en Inca solo aparecen 23 plurifamiliares y un unifamiliar.

El secretario técnico del Colegio Oficial calificó de «sangrante» el problema de constante encarecimiento de los materiales, hasta el punto de paralizar algunos de los proyectos previstos, aunque puso en valor que al menos éste parece haber tocado techo, y apuntó el deseo de que este proceso tienda a revertirse.

Por su parte, el presidente lamentó que el sector haya vivido una «tormenta perfecta», ya que a una primera crisis generada por la covid se ha sumado luego una de falta de materiales y su encarecimiento, a lo que se ha añadido la guerra en Ucrania y el alza en los costes de la energía.

Por otro lado, ambos representantes del citado colegio profesional consideraron demasiado optimista la previsión de promotores inmobiliarios y Govern de que los primeros van a poder sacar al mercado 15.000 nuevas viviendas de protección oficial en Balears al haber aceptado el segundo subir el precio de las mismas. 

Luis Alfonso de León anunció además un acuerdo de colaboración con el ayuntamiento de Palma que permitirá a los aparejadores emitir certificados de idoneidad técnica que ayuden a acelerar la tramitación de licencias para la promoción de viviendas, que en el caso de este municipio están precisando de una espera de dos años, lo que desincentiva las inversiones, según se añadió.

LAS CLAVES

«Recesión»

Caída de un 24,2% en las viviendas visadas. Los aparejadores destacan la caída del 24,2% en las viviendas visadas en Mallorca durante los seis primeros meses de este año


Plurifamiliares

Desplome de un 40,8% en los pisos menos caros. La mayor reducción, de un 40,8%, se da en la vivienda plurifamiliar, que es la tipología menos cara.


Chalés y adosados

Aumento del 4,5% gracias a los adosados. Los inmuebles más caros presentan una evolución positiva de un 4,5%, aunque se debe al crecimiento de los adosados dado que los chalés también bajan.

Compartir el artículo

stats