Suscríbete 4 Billetes GRATIS Diario de Mallorca

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Educación en Baleares | Radiografía de la Lomloe: notas sin cifras, nuevas materias y promoción automática

Los currículos educativos supondrán una transformación en las escuelas de una magnitud comparable al cambio de la EGB a la ESO

Escolares en el tiempo de recreo en el colegio El Temple. Bernardo Arzayus

La transformación que experimentarán los colegios de Balears a partir del próximo curso es de tal magnitud que hasta los mismos responsables educativos lo comparan con el cambio de la EGB a la ESO. A pocos días de que se apruebe la nueva Ley de Educación balear en el Parlament, otra normativa tendrá un impacto más directo e inmediato en las aulas: la Ley Orgánica de Modificación de la LOE (Lomloe), también conocida como la Ley Celaá.

El próximo curso 2022-23, se comenzarán a aplicar en todo el país —y en todos los niveles educativos— los nuevos currículos adaptados a la Lomloe. Se implantará en la totalidad de los cursos de Infantil, y en los impares de Primaria, ESO, Bachillerato y Formación Profesional. A partir del año académico 2023-24, la ley se incorporará en el resto de cursos.

El 50% de estos documentos se tiene que elaborar desde cada comunidad autónoma, por lo que en el caso de Balears, la conselleria de Educación se ha encargado de confeccionarlos, con el apoyo de medio centenar de docentes del archipiélago y dejando un margen también a los colegios.

Por primera vez, la Lomloe pone el foco en el aprendizaje por competencias, en lugar de la memorización de conceptos. Valores como la inclusión social, la multidisciplinariedad y la sostenibilidad cobran protagonismo, y se introducen modificaciones relevantes en el método de evaluación de los alumnos, en los criterios de promoción de curso o incluso en las asignaturas que se impartirán a lo largo del itinerario.

Y, como no podía ser de otra manera, las competencias digitales irrumpen de lleno en el escenario, con el fin de que los jóvenes aprendan a hacer un uso responsable de las nuevas tecnologías y sepan navegar en un entorno seguro.

Igualmente, cabe decir que, de momento, el BOE solo ha publicado el real decreto que afecta a la enseñanza de Educación Infantil, por lo que faltan los del resto de etapas educativas. La tramitación de los decretos autonómicos que deben adaptar la normativa deberán hacerse, por tanto, con carácter de urgencia.

Esta semana, el Govern ha empezado a reunirse con los centros educativos para explicar las líneas principales de la propuesta, que supone un cambio radical de modelo.

Evaluación

Las cifras desaparecen para dar paso a informes cualitativos

Uno de los cambios más significativos. La enseñanza de Infantil, Primaria y la ESO se despide de las notas numéricas. A partir del curso que viene, las evaluaciones serán cualitativas. Por cada materia se establecerán unos determinados criterios sobre la adquisición de competencias clave, y cada criterio valdrá un porcentaje de la asignatura. Lo que se calificará es que el alumno haya logrado desarrollar determinadas habilidades y capacidades. En estos niveles, se acabó evaluar a los estudiantes solo por la nota del examen. Se entiende que, de esta manera, las familias reciben información más precisa y personalizada sobre la evolución del alumno. En Bachillerato, en cambio,aunque se mantienen los informes cualitativos, las notas seguirán siendo del cero al diez.

Promoción

Los alumnos pasarán de curso automáticamente

La repetición de curso será una medida excepcional. A partir de la entrada en vigor de los nuevos currículos, los estudiantes promocionarán automáticamente, y la recuperación de asignaturas suspendidas, en principio, consistirá en un trabajo continuo y personalizado con cada alumno. En Infantil y Primaria, se pasará de curso automáticamente. En la ESO también será automático con hasta tres asignaturas suspendidas, y solo se podrá repetir un total de dos veces en toda la educación básica (excepto el cuarto curso, que admitirá una tercera vez). La titulación será una decisión colegiada de todo el equipo docente. En Bachillerato, se promocionará de primero a segundo con un máximo de dos materias suspendidas (una si se hace por bloques) y sepodrá cursar un máximo de cuatro años). Además, en la convocatoria extraordinaria de segundo, se podrá titular con una materia suspendida en determinadas condiciones.

Recuperación

Se realizará una valoración personal por cada suspenso

Si un alumno pasa de curso con una (o varias) asignaturas suspendidas, tendrá que recuperarlas. Sin embargo, la recuperación no será como se había entendido hasta ahora. A partir del próximo curso, se realizará una valoración específica por cada alumno. Como las materias estarán repartidas por criterios (competencias específicas que se deben superar), la recuperación de la materia incidirá en aquellas aptitudes que se considere que no ha adquirido. Y si la asignatura suspendida se repite de nuevo en el siguiente curso, se estudiará la posibilidad de aprobar al alumno si progresa.

Autonomía

Los centros tendrán más libertad para su proyecto educativo

La nueva ley otorga, dentro de unas líneas estratégicas, más autonomía a los centros, que se han visto encorsetados en su labor en los últimos años, para que puedan desarrollar su propio proyecto educativo. Entre otras cosas, tendrán la posibilidad de distribuir libremente una parte de las horas lectivas en Primaria (15%) y en Secundaria (10%). También podrán agrupar materias por ámbitos hasta tercero de la ESO, reorganizarlas de manera flexible e incluso desarrollarlas en forma de proyectos. En general, los currículos no estarán tan cargados ni serán tan exhaustivos como hasta ahora, lo que dará posibilidad a los colegios de adaptarlos a la realidad de los alumnos.

Trabajo de investigación

Una asignatura que se dará en los dos cursos de Bachillerato

Se introducirá en Bachillerato una nueva asignatura, que se dará a lo largo de ambos cursos de esta etapa, una materia que se planteaba desde hace tiempo y se ha implantado aprovechando esta oportunidad. Los alumnos tendrán que hacer un trabajo de investigación a lo largo de la etapa. En primero (dos horas semanales) , los estudiantes elegirán el objeto de estudio, seleccionarán las fuentes y buscarán la información. Posteriormente, en el primer trimestre del segundo curso, entregarán el trabajo definitivo y lo expondrán ante un tribunal en el mismo centro. A cada escolar se le asignará un tutor para realizar la investigación, con un máximo de 15 alumnos por profesor. El trabajo contará un 10% de la nota final de Bachillerato. Se espera que, así, los estudiantes salgan mejor preparados para los trabajos finales de grado, máster, o similares, como tesis o doctorados.

Optativas

Se introducen nuevas asignaturas estatales y autonómicas

Se incluyen nuevas asignaturas y se recuperan otras antiguas. Respecto a las optativas estatales, se introduce Cultura Clásica, Tecnología y Digitalización y una segunda lengua extranjera. En cuanto a las autonómicas, se propone a los centros que ofrezcan Igualdad de Género, Recursos Digitales, Consumo Responsable, Cooperación y Servicios a la Comunidad (que se podrá elegir en todos los cursos) e Introducción a la Filosofía (que solo se impartirá en tercero). Por otro lado, en Bachillerato, además de las materias que ya se ofrecen, se impartirá Historia y Cultura de Balears (1º), Técnicas Experimentales (1º), Psicología (2º), Amplicación de Matemáticas (2º) y Programación y Tratamiento de datos (1º y 2º). Cabe decir que, además, en Primaria se recupera Conocimiento del Medio y se introduce Valores Éticos y Cívicos en el tercer ciclo. También se rescata el Programa de Diversificación Curricular en dos ámbitos, y existirá la posibilidad de destinar horas lectivas a la codocencia o tutorías en grupos pequeños.

Bachillerato general

Una nueva modalidad comodín para escoger asignaturas

Se añade una nueva modalidad de Bachillerato, a modo de comodín, pensada para que los estudiantes puedan diseñar su propio itinerario. Podrán escoger asignaturas de cualquier otra modalidad, ya que esta opción apenas tiene materias propias (aunque entre ellas se encuentra una materia de emprendimiento y actividad empresarial). Se mantienen, por descontado, todas las otras modalidades (Ciencias Sociales, Tecnología y Humanidades) e incluso se añaden dos nuevas, que se suman al General: por un lado, Artes Plásticas, Imagen y Diseño y por otro, el de Música y Artes Escénicas. Cabe decir que en la totalidad de las modalidades, se reducirá la carga lectiva en el primer curso, pasando de 32 horas semanales a 30.

Bachillerato en tres años

Para los alumnos que trabajen o tengan otras dificultades

El real decreto daba la posibilidad de hacerlo, y la Conselleria así lo ha decidido. El Bachillerato se podrá hacer, a partir del curso que viene, en tres años. Es lo que se conocerá como ‘Bachillerato por bloques’, pensado para los alumnos que trabajan, tienen más dificultades o demás problemas personales. Se realizará con un plan de estudios específico: habrá un primer bloque con las seis materias de 1º (en lugar de las diez actuales), un segundo bloque con las cuatro asignaturas restantes y y otras tres de 2º, y un tercero con las disciplinas que falten por superar. En este caso, los centros educativos tendrán que adaptar los horarios para que el alumno pueda asistir de manera presencial.

Castellano y catalán

Incremento de horas lectivas de idiomas y Educación Física

Respecto a las horas lectivas de las clases de castellano y catalán en Bachillerato, se incrementan en ambos casos, pasando de 2,5h a 3h. También se añade una hora más (de dos a tres) a la materia de Educación Física en el primer curso.

Compartir el artículo

stats