Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Palma, decisiva para la victoria de Apesteguia en las primarias de Més per Mallorca

El voto telemático, fundamental para el éxito del de Deià

Palma, decisiva para la victoria de Apesteguia en las primarias de Més

Los datos no mienten. Palma fue fundamental para la victoria de Lluís Apesteguia en las primarias de Més per Mallorca. Esta es la conclusión principal que se vislumbra del análisis de los resultados de las votaciones.

En Ciutat estaban censadas 763 personas, pero solo votaron 145. Esto supone una participación cercana al 19%, ínfima si tenemos en cuenta la importancia de Palma en la lucha por el poder del partido al ser la agrupación con más militantes. Aquí, Maria Ramon consiguió 80 votos y Apesteguia, 62. Neus Truyol, candidata única al ayuntamiento, había sido uno de los principales apoyos de Ramon. Además, era un secreto a voces que tenía discrepancias con Llorenç Carrió, regidor de Educación y Política Lingüística, que habría maniobrado inteligentemente para arrastrar votos hacia Apesteguia y asestar un golpe directo al supuesto apoyo único a la de Esporles.

El voto telemático también fue crucial para la victoria de Apesteguia. De las 1.518 personas que podían votar de forma digital, 1.239 lo hicieron. En este apartado se ve la diferencia clara: Apesteguia consiguió 737 votos y Ramon, 495. Esto es una diferencia de 242 papeletas. Atendiendo al resultado final (1.435 contra 1.087), los datos vislumbran la fuerza del voto digital.

Durante el proceso electoral, hubo varias sorpresas que decantaron la balanza hacia el bando del ganador. Una de ellas ocurrió en Inca. A pesar de la baja participación (63 de 204 censados), Apesteguia consiguió 55 votos y Ramon solo 8.

Otra de las claves estaría en Porreres. Apesteguia consiguió movilizar a la mayoría de los inscritos y venció con una diferencia de 84 votos a 3. Lo mismo ocurrió en sa Pobla, donde logró 58. Aquí Ramon solo obtuvo 4.

En pueblos donde el apoyo a Maria Ramon era claro, también se dieron algunos resultados inesperados. Apesteguia pudo obtener algunos pequeños apoyos en zonas como Alaró (35 a 2 a favor de Ramon) o Manacor (31 a 6). Estos ocho votos en los dos pueblos afirmaban que el de Deià cuenta con afinidades incluso en territorios hostiles. Si tenemos en cuenta el trabajo hecho por el alcalde de Manacor, Miquel Oliver, para conseguir las adhesiones para la candidata oficialista, los votos para Apesteguia y la baja participación parecen demostrar la vinculación de las bases a la candidatura del de Deià.

Algunas de las poblaciones en las que ganó Apesteguia permiten dibujar una imagen bastante clara de su fuerza: Algaida, Andratx, Campanet, Capdepera, Deià, Inca, Llubí, Llucmajor, Marratxí, Pollença o Sóller.

Ramon, por su lado, venció en enclaves previamente asegurados como Alaró, Alcudia, Calvià, Esporles, Manacor, Puigpunyent y Santa Maria del Camí

La candidata del ‘Clan de Esporles’ era consciente de la importancia y trascendencia de eliminar cualquier opción de su adversario en Esporles, Alaró y Palma, tres lugares clave para ganar la batalla de las primarias. La realidad, como se puede ver, difiere de la estrategia planteada.

El desconcierto llegó en Esporles, feudo del Aparato y fortín de la candidatura de Ramon, donde es la actual alcaldesa. Pese a su esperada superioridad, Apesteguia obtuvo unos cuantos votos esenciales. Por tanto, la unanimidad esperada no fue tal.

Aunque no todo fue tan fácil. Apesteguia no consiguió toda la ventaja que quería en uno de los enclaves donde la campaña por su candidatura era clara: Algaida. El pueblo de la vicepresidenta del Consell de Mallorca, Bel Busquets, casi sufre un sorpasso inesperado de Ramon. Busquets había dado su apoyo público a Apesteguia y hacía campaña para que ganara en su feudo, pero el resultado fue ajustado y se produjo un triunfo por la mínima de Apesteguia. Pese a que la victoria de la vicepresidenta sí fue clara, la ínfima superioridad del de Deià reflejaba una considerable discrepancia con su candidatura a pesar del trabajo de Busquets.

Compartir el artículo

stats