Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El Govern ampliará el horario y el aforo de las terrazas de los bares y restaurantes, pero no quiere abrir los interiores

Patronales del sector acusan al Ejecutivo balear de incumplir sus propias reglas y exigen la reapertura inmediata de las zonas interiores de sus locales

El Govern estudia ampliar el horario de terrazas pero no reabrir el interior de la restauración.

El Govern estudia ampliar el horario de terrazas pero no reabrir el interior de la restauración. Guillem Bosch

Ampliar el horario y la capacidad de las terrazas, pero sin abrir todavía los interiores. Esta es la medida que el Govern tiene en estos momentos sobre la mesa para aprobar el próximo viernes una desescalada «muy prudente» de la restauración de Mallorca, según aseguran fuentes de los agentes sociales y del Ejecutivo autonómico, que justifican esa cautela utilizando un símil deportivo: es como haber corrido una maratón de 42 kilómetros y ahora se trata de no estropear la carrera con una descalificación cuando faltan solo 100 metros para llegar a la meta. O lo que es lo mismo, el objetivo es llegar a junio con bajas cifras de contagios para poder reiniciar la temporada turística, y queda poco más de un mes para ello.

En el caso concreto de la restauración, lo que el Govern está barajando es que estos negocios puedan mejorar sus ingresos aumentando la capacidad de las terrazas (su aforo podría situarse ya en el 100%), y ampliando también el horario para que puedan servir cenas aunque respetando el toque de queda de las 10 de la noche.

El miedo al «tardeo»

No se oculta el miedo al denominado «tardeo», es decir, que se impulse el consumo de alcohol durante las tardes, de ahí que uno de los puntos de análisis es si ese horario ampliado será continuo o deberá interrumpirse entre las comidas y las cenas.

En cualquier caso, lo que genera mayores cautelas es la reapertura de interiores, al considerar que es en ellos, y cuando se quitan las mascarillas, donde existe el mayor riesgo de contagio. De ahí que se asegure que, por ahora, no se plantea la actividad dentro de los establecimientos a partir de la próxima semana.

Este último punto es el más polémico, por cuanto incluso hay discrepancias entre los sindicatos. Desde CCOO se defiende esa prudencia y la necesidad de que el interior de bares y restaurantes se mantenga cerrado durante las próximas semanas con la vista puesta en junio, mientras que desde UGT se defiende una prudente reapertura interior con limitaciones de aforo a partir de la próxima semana.

Un aspecto que se tiene muy en cuenta desde el Govern es el fracaso que supuso la reapertura del interior de los establecimientos de restauración antes de la Semana Santa, ya que puso en evidencia que esta reducción de las limitaciones fue seguida de un incremento de los contagios, lo que llevó a los pocos días a ordenar de nuevo el cierre.

El Ejecutivo balear también estudia una ampliación en los horarios del comercio mallorquín

decoration

En cualquier caso, se señala que durante los próximos días está previsto que representantes de la conselleria de Trabajo y Turismo, de las patronales y de los sindicatos representativos del sector se reúnan para abordar este tema, antes de proceder a la aprobación de la desescalada el próximo viernes por parte del Consell de Govern.

También se indica que está sobre la mesa una ampliación del horario de apertura de los comercios, que podría extenderse hasta las 9 de la noche.

Por su parte, desde las patronales Pimem Restauración y Arema se exigió ayer al Govern que cumpla la normativa de niveles de alerta sanitaria y permita la apertura del interior de bares, restaurantes y cafeterías en Mallorca, alegando que vulnerar sus propias reglas es una «arbitrariedad política evidente».

Impacto en el sector

El Ejecutivo autonómico estableció en noviembre un sistema de niveles de riesgo sanitario según el cual Mallorca está actualmente en el nivel 2, con lo que debería permitirse que la restauración tuviera una ocupación interior del 40% al 70%, con un máximo de seis personas por mesa, y el cierre a medianoche. El incumplimiento de estas reglas, según la presidenta de Pimem Restauración, Eugènia Cusí, acentúa el «destrozo» que sufre el sector. «Si el Govern no cumple, por qué debemos cumplir los ciudadanos y las empresas», se preguntó.

Cusí afirmó que, tras más de un año de «actividad testimonial» por la pandemia, el 40% de los negocios de hostelería han cerrado, las pérdidas de facturación alcanzan el 80% y el empleo ha caído un 30% pese a los ERTE.

El portavoz de Arema, Jaume Colombás, desligó a su organización y a Pimem de la manifestación convocada el próximo jueves por trabajadores del sector, y denunció el «agravio comparativo» que sufren los restaurantes frente a los hoteles.

LAS CLAVES

Desescalada: Más horas de terraza pero interiores cerrados

La propuesta que el Govern está analizando en estos momentos contempla ampliar a partir de la próxima semana el aforo y el horario de las terrazas de bares y restaurantes para que se puedan servir cenas, pero manteniendo los interiores cerrados.

Discrepancias: División sindical y rechazo empresarial

Mantener el interior de los locales cerrados genera discrepancias entre UGT y CCOO, mientras que las patronales exigen la reapertura inmediata.

Compartir el artículo

stats