Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Entrevista

Francina Armengol: "Los ciudadanos nos han planteado un cambio, yo no acepto hacer más recortes"

"Bauzá dijo lo que deja en caja, pero no las muchas facturas pendientes que ha dejado" - "Seremos muy duros con los empresarios que explotan a sus trabajadores"

Presidió Mallorca y ahora preside Balears. Armengol llega al cargo con la ambición de liderar una legislatura de consensos.

Presidió Mallorca y ahora preside Balears. Armengol llega al cargo con la ambición de liderar una legislatura de consensos. m. mielniezuk

-Es la presidenta que menos votos ha logrado en las urnas en la historia autonómica. ¿Cómo la condiciona este hecho?

-Es cierto que el PSOE perdió voto, también lo es que somos la fuerza de izquierdas más votada en las cuatro islas. Nos trae aquí el deseo de cambio de muchos ciudadanos. Soy la presidenta, pero es un éxito colectivo, ni siquiera atribuible a los dos partidos que formamos el Govern [PSIB y Més], con el apoyo de Podemos. Es un éxito de miles de ciudadanos que durante años dieron lo mejor de sí mismos contra un gobierno que oprimía.

-Su Govern depende de Podemos. ¿Cómo lleva estar en manos de quien la considera casta y desconfía de usted hasta el punto de negarse a entrar en su gobierno?

-Me hubiera gustado que entraran. Desde el primer momento tanto Biel Barceló [vicepresidente y líder de Més] como yo intentamos que entraran, porque así te corresponsabilizas más de la gestión. Pero eligieron no entrar y lo respeto. Lo llevo bien, creo que es un momento político nuevo y hay que aprender. En la negociación al principio había más prevención por parte de todos, pero luego ha habido una relación fluida, tanto con Alberto [Jarabo, líder de Podemos Balears] como con otros miembros de Podemos. A veces habrá discrepancias, pero las negociaremos y salvaremos. Es lo que votaron los ciudadanos, así que respeto absoluto y adaptación.

-Habla usted de cambio. Lo hizo mucho en campaña. "Somos el cambio tranquilo", decía. ¿Es compatible el cambio con una veterana de la política al frente del Govern, que ha ocupado cargos en casi todos los ámbitos?

-Creo que sí. Es la primera vez que formo parte de un Govern balear, pero, aparte de eso, pienso que es cierto que hay esa forma de expresarse ciudadana, de que los que llevan tiempo en política son casta, no se pueden adaptar. Pues yo pienso que para gobernar esta comunidad en un momento tan complejo se necesita experiencia previa. En ninguna empresa privada contrataría a alguien para dirigir que no pudiese demostrar experiencia. A partir de ahí, se nos debe exigir.

-¿En mes y medio que duró la negociación se llegó a plantear usted que la presidencia de un govern de izquierdas fuese para otra persona que no fuese usted?

-No. En ningún momento. PSIB, Podemos y Més teníamos unas exigencias iniciales más altas, pero esa es la esencia de un pacto, ceder de las posiciones iniciales y llegar a un entendimiento común. Todos hemos sido generosos y responsables a la hora de leer lo que votaron los ciudadanos, buscando cambio.

-¿El acuerdo es para cuatro años o dentro de cinco meses, tras las elecciones , podemos encontrarnos otro escenario, con Podemos entrando en el Govern?

-Han dicho que es un acuerdo para cuatro años. Tenemos su compromiso incluso con los presupuestos, si se cumple lo pactado. No han planteado otro escenario. No sé si lo harán en el futuro.

-¿Y si ocurriese? ¿Les harían sitio en el Govern?

-Lo hablaríamos, pero creo que se ha conformado un Govern con equipos que empiezan a caminar. Luego será más complicado.

-Sé de unos cuantos que han rechazado cargos en este Govern. Unos por el descrédito general de la política, otros por los sueldos. ¿Le ha costado encontrar cargos?

-Está el primer nivel de los consellers, y estamos con el segundo de altos cargos. Estoy contenta con los equipos, pero es cierto que la política hoy no está bien vista y hay gente a la que le cuesta dar el paso. Queremos un Govern más abierto, gente de fuera. Yo los animo: para cambiar la política hay que participar en ella.

-Sus primeros gestos han sido para la comunidad educativa. ¿Hasta qué le debe la izquierda el Govern a la movilización de la comunidad educativa?

-Mucha gente ha luchado el cambio, y ahí destaca la comunidad educativa. Y por eso quería que los primeros gestos, que son simbólicos, pero tienen mucho fondo, fueran para ellos. La comunidad educativa ha sufrido muchísimo cuatro años y ha sido capaz al tiempo de unirse, de trabajar juntos, incluso de elaborar un documento de pacto por la educación. Han sacado lo mejor de ellos en una situación que era muy mala. Es un mensaje muy positivo para la sociedad.

-¿Se ve capaz de incorporar al PP a ese consenso educativo?

-Confío en lograrlo. No me parece razonable que desde el poder se imponga una normativa contra la comunidad educativa y haya siempre inestabilidad. Si queremos estabilidad educativa hace falta incorporar a todos. También al PP. Y yo espero que el PP haga una valoración de lo sucedido estos años."Bauzá dijo lo que deja en caja, pero no las muchas facturas pendientes que ha dejado"

-No me diga que han apoyado la designación de Bauzá como senador en Madrid para facilitar el consenso con su marcha...

-[Ríe] No sea malo.

-No, en serio, hablemos de los dos senadores designados por el Parlament, que el asunto despierta críticas incluso en su partido. Antich y Bauzá, dos presidentes rechazados en las urnas, designados por el Parlament con apoyos de PP y PSOE para representar a quien les echó. No suena muy democrático...

-La elección de los senadores es a propuesta de los dos grupos mayoritarios. Nosotros teníamos acordada la persona que representaría al pacto, que era Xisco Antich, sin objeción ni de Podemos ni de Més. No es comparable la elección de Antich con la de Bauzá.

-¿Pero le compensa al PSIB la mala imagen de apoyar al presidente del PP más castigado en las urnas y rechazado en la calle?

-Es la fórmula del Parlament...

"Seremos muy duros con los empresarios que están explotando a sus trabajadores"

-Ya, pero suena raro cuando hablan tanto de cambio que hagan lo mismo otra vez, uno para el PP otro para el PSIB...

-Sí, a lo mejor este reglamento se tiene que cambiar, pero respeto también lo que piensan otras fuerzas, lo que elige el PP, que representa a una parte importante de la población que les votó.

-¿Cómo analiza la descomposición que está viviendo el PP?

-Parecerá un tópico, pero espero que aclaren pronto sus problemas. Creo mucho en la democracia, en escuchar y decidir juntos. Es importante que el PP tenga una dirección clara. Se lo dije a Bauzá en mi toma de posesión: el PP Gobierna España y me gustaría que decida defender los intereses de Balears. No lo hizo como Govern, espero que lo hagan en la oposición. Tienen una situación interna complicada, es lógico después del descalabro electoral. Pero no olvidemos que durante cuatro años ha habido un bloque muy sólido defendiendo las políticas de Bauzá.

-La oposición que ejercieron usted y Barceló [Més] fue dura. ¿Cómo ha acabado su relación con el PP y con Bauzá?

-Con Bauzá, durante cuatro años, ha habido una relación muy fría. Ha sido un presidente incapaz de dialogar. Me parece un error enorme no hablar con otros partidos. Se ha ganado a pulso la situación que vive. Y a nivel personal, pues la relación es como parecía: muy fría.

"No podemos cambiarlo todo en el primer presupuesto, iremos fijando las prioridades"

-Hablemos de futuro. ¿Cuáles son las prioridades?

-Tres. El pacto por la educación. También el pacto por el empleo, que mañana [hoy para el lector] me reúno con sindicatos para hablar de ello. Y devolver el derecho a la sanidad pública que se ha retirado a 20.000 ciudadanos. Eso como medidas más rápidas. Luego vivimos en una comunidad que genera riqueza, pero mal repartida, con una desigualdad enorme. El caballo de batalla de este Govern es ese.

-La he oído siempre crítica con la precariedad laboral, con el hecho de que haya cada vez más trabajadores pobres que no llegan a fin de mes. ¿Cómo la combatirá?

-Nos educaron para creer que debíamos formarnos para conseguir trabajo y que eso nos daría para llegar a fin de mes. No es así. Mucha gente trabaja y no llega. Es cruel para muchos ciudadanos que tienen contrato y son pobres. Hay que combatirlo. Haremos un plan contra la explotación y seremos muy duros con los empresarios que están explotando a sus trabajadores.

-Esta pregunta seguro que la tiene bien preparada. Su consellera de Sanidad nombra al marido para dirigir el IB Salut. ¿Meritocracia pura o nepotismo exhibicionista, como critican incluso dentro del pacto de Govern?

-[Ríe] Esto es claro. Se elige a Patricia [Gómez] consejera de Salud, una enfermera que iba en mi lista con un larga trayectoria profesional, y luego se designa a Juli Fuster, que es su marido, pero se le escoge por lo mismo: es una persona de experiencia incontestada.

"No paramos proyectos comerciales en marcha, pero habrá una moratoria de grandes superficies"

-¿Y cuáles son los méritos de gestión de la nueva consellera, que tendrá que lidiar con un déficit sanitario de 200 millones?

-Tiene publicado su currículum, pero siempre ha gestionado dentro de la sanidad en muchos aspectos y lo ha hecho bien. Y tiene una preparación intelectual adecuada para ello y es una persona de mi confianza y de confianza del PSOE.

-¿Qué hubiese dicho de Bauzá si hubiese puesto a su mujer de vicepresidenta del Govern?

-Si su mujer hubiera tenido un buen currículum y experiencia de gestión con otros gobiernos, yo no habría dicho nada. Conozco mucha gente del PP, parejas, hijos y padres, que han estado en el Govern. Este no es un caso del tipo: yo tengo un marido que no tiene trabajo y le coloco en la administración. Eso sí es nepotismo y es criticable. Pero no es ese supuesto, sino el de dos personas que por separado tienen una valía incontestable.

-¿Monárquica o republicana?

-Soy republicana.

-¿Qué planea para Marivent?

-Los jardines de Marivent, en las épocas en las que la Familia Real no esté en Mallorca, puedan ser visitados por la ciudadanía. Hablaremos con la Familia Real y supongo que no habrá problema. Es bueno que la Familia Real venga.

-Conoce usted las cuentas autonómicas, así que no puede alegar desconocimiento para prometer y no cumplir. ¿Cómo describiría la situación de las cuentas?

-Tenemos una mala situación económica. Ayer estuve en Sevilla en el Consejo Federal del PSOE y lo expliqué con claridad, que a la gente de fuera a veces le cuesta entender nuestra situación en una administración pública que es pobre. Y la cojo peor que Bauzá. Somos conscientes de que tenemos una deuda pública disparada. También sabemos que en Madrid hay un Gobierno que no nos va a ayudar nada, como nos dejó claro el otro día [el ministro de Hacienda] Montoro, al imponer los límites de déficit. Pero vamos a luchar. Seguro.

"La ecotasa urge, es una necesidad absoluta, debemos reinvertir en nuestra industria turística"

-Montoro exige que Balears recorte 500 millones de déficit de aquí a 2017, una cantidad superior a la recortada por Bauzá en su legislatura . ¿Cómo lo harán?

-Nosotros nos negamos a hacer esto. No lo voy a aceptar.

-¿Insumisión fiscal con quien suministra el dinero?

-Vamos a batallarlo políticamente primero y, si no queda más remedio, de otras maneras. He pedido una entrevista con Rajoy. Me parece un escándalo lo que están haciendo, como que sigan tramitando un Régimen para Balears que no hablan con nosotros. Queremos poner las administraciones al servicio de los ciudadanos, que han planteado cambio, por lo que yo no quiero hacer recortes.

-Lo que ocurre es que es el Gobierno central el que está financiando Balears con un mecanismo de coste cero, supeditado a que se cumpla el déficit. ¿Están fiando las cuentas a un cambio de Gobierno a final de año?

-Soy consciente de que las normativas hay que cumplirlas y llegar a acuerdos, porque si no es cierto que nos quitan la financiación y será peor para los ciudadanos. Pero antes de incumplir queremos un espacio de negociación. Por eso vamos a seguir batallando. Lo quiero hacer con apoyo de la sociedad y con otras comunidades. Aún estamos haciendo la foto de lo que heredamos, que Bauzá dijo lo que dejaba en caja, pero no las muchas facturas pendientes que ha dejado.

-Es consciente de todo eso pero en el acuerdo de Govern prometen actuaciones que cuestan cientos de millones. Vuelvo a lo mismo: ¿cómo pagamos?

-Si hay un cambio de Gobierno creo que lo tendremos mejor. Cambiaremos política tributaria para generar ingresos públicos en esta comunidad y priorizaremos el gasto como Gobierno. No podemos cambiarlo todo en el primer presupuesto. Por eso en el acuerdo no hemos puesto fechas a cada actuación, e iremos hablando con Podemos y Més: veamos qué situación tenemos de verdad y luego pactamos que priorizamos en las cuentas de 2016. La idea es enfocarlo todo a romper desigualdades, pero los tiempos los marcará cómo podamos conseguir la financiación.

-Suena a la situación Grecia. Se ofrecen promesas que no tenemos como pagar o dependen de que la pasta la ponga otro...

-En política no todo es dinero. Vengo de sa Pobla, donde hemos dicho que vamos a devolver la tarjeta sanitaria a 20.000 ciudadanos a los que se la quitaron. Eso no supone gasto, porque supone más eficiencia para la administración.

-Prometen renta básica a ciudadanos sin recursos. ¿Cuándo?

-Fina Santiago [la consellera de Benestar] ya está trabajando en el decreto y la idea es que vaya en el presupuesto del año que viene, a partir de enero de 2016. Queremos la tramitación más rápida posible.

-También prometen recuperar plantillas sanitarias y educativas, ¿Cuándo y con qué dinero?

-Estamos evaluando aún, pero para empezar urge tanto en sanidad como en educación garantizar las sustituciones de personal [por baja, vacaciones, jubilaciones], porque hace años que no se están haciendo. Y luego iremos viendo cómo se pueden mejorar las plantillas en función de la disponibilidad presupuestaria.

-¿Ha recibido presiones hoteleras para frenar la ecotasa?

-Pues la verdad es que no.

-Los hoteleros piden que no se aplique la ecotasa en 2016. El vicepresidente Barceló dijo que lo pensarán. ¿Usted que opina?

-Es una necesidad absoluta para esta comunidad ese impuesto turístico, debemos reinvertir en nuestra industria turística. Urge y para eso necesitamos recursos. Quiero que haya acuerdo con los sectores vinculados al turismo, que son muchos, no solo el hotelero. Pero espero que entiendan y participen en la negociación de un impuesto que además les puede beneficiar.

-En la mayoría de destinos lo cobran hoteles. ¿Tendrán que cobrar los hoteleros la ecotasa?

-La primera opción sería hacerlo en puertos y aeropuertos pero eso jurídicamente es complicado, dependes del Gobierno de España y convencerlos es complicadillo. La otra opción es la más lógica, viendo cómo se ha hecho en otros sitios, que es cobrar en el hotel y en el alquiler vacacional.

-¿Qué hacemos con el palacio de congresos?

-El ayuntamiento se comprometió a revisar la adjudicación. Es una herencia de Matas que ahí sigue...

-Sí, de tropezón en tropezón. ¿Qué futuro le augura?

-Es una infraestructura necesaria para el turismo, para desestacionalizar, aunque llevamos muchos años de retraso. La legislatura pasada estuvo parado.

-Han prometido una moratoria de grandes superficies. ¿Paralizará ses Fontanelles y otras inversiones en marcha?

-Las inversiones que están en marcha, tanto en hoteles, como comerciales o residenciales, que están dentro de la legalidad no vamos a paralizarlas. Pero sí habrá una moratoria de grandes superficies.

-O sea ses Fontanelles se hace...

-No le afecta esta moratoria.

-Hablan de una IB3 independiente. ¿Cómo piensan hacerlo?

-Me gustaría que el PP facilitara que hubiera un director de IB3 imparcial, que evite que sea solo una televisión al servicio de quien gobierna. No veo al PP dispuesto.

-¿Va a ser al primera presidenta que acepta críticas en IB3?

-[Ríe] ¡Yo sí! Conmigo en el Consell teníamos Televisión de Mallorca, que era independiente. Jamás recibieron una llamada mía.

-¿Seguirá costando lo mismo IB3 [unos 35 millones al año]?

-Tenemos que replantearnos el modelo. IB3 nació mal, sobredimensionada, con una visión ególatra de Matas. Ha llegado el momento de tener una televisión propia, en las cuatro islas, que sirva para normalizar la propia lengua, pero sobre todo que sea un servicio que dé información veraz.

Compartir el artículo

stats