Un hombre de unos treinta años de edad sufrió graves quemaduras en una explosión ocurrida en la cocina de un colegio en la barriada palmesana de Son Rapiya, El herido fue ingresado ayer a Son Espases, aunque la gravedad de sus lesiones hizo que durante la noche fuera trasladado a la Unidad de Grandes Quemados del hospital Vall d’Hebron de Barcelona.

Según informaron ayer fuentes del 061, el siniestro ocurrió sobre las dos menos veinte del mediodía, en la cocina del colegio Green Valley, en Son Rapinya. Tras recibir los avisos de una explosión con al menos un herido, se movilizó a la central de emergencias sanitarias, así como a la Policía y los Bombers de Palma.

Los bomberos no llegaron a actuar, ya que cuando llegaron al lugar se encontraron con que no se había producido ningún incendio. Según los primeros indicios, el hombre herido estaba manipulando una maquinaria que soltó una gran cantidad de vapor, que le provocó graves quemaduras.

La víctima presentaba quemaduras en el 25% de su cuerpo y fue evacuado al hospital Vall d’Hebron de Barcelona

Cuando llegaron al lugar las ambulancias atendieron a la víctima, que sufría graves quemaduras. La víctima se encontraba consciente pero sufría un gran dolor a consecuencia de las quemaduras.

Los equipos sanitarios estabilizaron a la víctima y le aplicaron analgésicos antes de trasladarle al hospital de Son Espases. Ante la gravedad de su estado estaba previsto que ayer por la noche fuera trasladado a la unidad de grandes quemados del hospital Vall d’Hebron de Barcelona.

El hombre presentaba quemaduras de segundo grado en el 25 por ciento de su cuerpo.

Agentes de la Policía Nacional abrieron una investigación para determinar lo ocurrido. En el momento del accidente había tres personas en la cocina. Las otras dos no sufrieron lesiones de consideración. 

Los policías encargados del caso tomaron declaración a lo largo de la tarde de ayer a estos testigos para averiguar las circunstancias exactas en las que se habían producido los hechos.