21 de marzo de 2019
21.03.2019
Tribunales

La Policía blinda la Audiencia de Palma en la vista contra el clan de Los Lobato

La banda de ladrones profesionales no ha alcanzado un acuerdo con el fiscal y el juicio se celebrará en octubre

21.03.2019 | 11:36

"¡No estás solo, te queremos, tienes familia!" Un joven anima a un preso cuando es trasladado al calabozo. El clan de Los Lobato sigue unido, pese a tener a la mayoría de sus miembros entre rejas. Son una gran familia. La Policía Nacional ayer blindó la Audiencia de Palma debido a la vista oral contra la banda de ladrones profesionales acusada de perpetrar una veintena de robos en domicilios y empresas de la Part Forana de la isla entre 2016 y 2017.

Los agentes de la Unidad de Prevención y Reacción (UPR) y del grupo de motos se desplegaron por el Palacio de Justicia y reforzaron la seguridad. Seis integrantes de la organización permanecen en prisión provisional desde agosto de 2017, cuando la Guardia Civil desarticuló el activo grupo criminal formado por varios familiares.

Otros cinco acusados, tres hombres y dos mujeres, están libres. Los once sospechosos comparecieron este jueves por la mañana ante el tribunal de la sección primera donde se celebró una vista previa. La banda no ha alcanzado ningún pacto con el fiscal, por lo que el juicio se celebrará finalmente entre el 7 y el 25 de octubre de este año.

Además, la sala ha convocado otra vista para la prórroga de prisión para el próximo 11 de julio de 2019. 

La histórica banda asentada en la isla con más de 30 años de trayectoria se enfrenta a peticiones de pena que suman 120 años de cárcel por un delito de organización criminal, otro continuado de robo con fuerza en casa habitada y en establecimiento, atentado, homicidio en grado de tentativa y contra la salud pública.

El líder del grupo, español de 59 años y con antecedentes, afronta doce años de prisión. Mientras, la fiscalía pide para otros estrechos colaboradores diez y doce años, porque la Guardia Civil también les intervino una plantación de marihuana en sus domicilios.

El sospechoso que se enfrenta a una mayor solicitud de condena, 23 años de cárcel, además está acusado de atentado y tentativa de homicidio, ya que trató de matar a un guardia civil que le iba a detener atropellándole con un coche el pasado 23 de agosto de 2017 por la noche a las afueras de Petra.

Varios integrantes de la banda fueron sorprendidos esa noche por los agentes cuando iban a asaltar un chalé. Previamente, habían ocultado entre unos matorrales cercanos los utensilios necesarios para perpetrar el robo. La Guardia Civil los descubrió y dos de ellos se enfrentaron a los agentes. Dos investigadores resultaron heridos por las patadas y manotazos que les dio uno de los acusados, quien los arrojó al suelo, mientras que otro trató de huir a toda prisa en un coche y arrolló a otro guardia que le daba el alto de forma insistente, según la fiscalía. Este último agente atropellado sufrió graves lesiones en una pierna.

El clan de Los Lobato había constituido desde mediados de 2016 un grupo estable dedicado a robar en viviendas unifamiliares, establecimientos y empresas, todas ellas aisladas de los núcleos urbanos. Los ladrones se apoderaban de dinero y de joyas y desechaban aquellos objetos que pudieran permitir su identificación posterior como teléfonos móviles, ordenadores o tablets.

La banda se había especializado en forzar y abrir cajas fuertes mediante herramientas empleando muy poco tiempo. Sus miembros se distribuían las funciones. Así, unos compraban los utensilios para perpetrar los robos como hachas, mazas o patas de cabra, mientras que otros los escondían en agujeros en el campo en lugares cercanos a las casas o locales que iban a asaltar, o bien realizaban vigilancias de los objetivos. La organización se mantuvo unida y activa hasta el 24 de agosto de 2017 cuando fue desmantelada por la Guardia Civil.

En prácticamente un año, llevaron a cabo una veintena de robos en domicilios y empresas en la zona de Bunyola, Santa Maria, Alcúdia, Pòrtol, Inca, Consell, Marratxí, sa Pobla, Lloret, s'Alqueria Blanca, Palmanyola, Algaida y Palma

Los principales acusados regresaron a la prisión sobre las once de la mañana. No huo que lamentar ningún incidente. En octubre, volverán a sentarse en el banquillo en la Audiencia de Palma.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook