Suscríbete 4 Billetes GRATIS Diario de Mallorca

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

‘Llampuga’ a precio de oro

Otros pescados y la langosta también han batido récords este verano

12

‘Llampuga’ a precio de oro G. Bosch / R. Galán

En la pescadería Genió, con Maria Roig al frente, quedaban solo tres llampugues ayer por la mañana y en la regentada por Biel Ferragut se habían acabado las dos cajas con 12 kilos que compró horas antes en la lonja de Palma. Los pescaderos del mercado de Santa Catalina, igual que los del resto de la isla y los clientes, están sorprendidos en el inicio de la campaña del pescado azul típico de Mallorca, porque «hay muy poco y es caro, seguramente por ser la primera semana», apunta la tendera. Pero este verano otros dos factores han incrementado los precios hasta duplicarlos, tal como explica el patrón mayor de las cofradías, Domingo Bonnín: «Tenemos las mismas barcas, 35, y el mismo cupo de capturas que el año pasado, pero el mal tiempo de estos primeros días y la buena temporada de la langosta, con precios también superiores a lo habitual por la elevada demanda en los restaurantes, han hecho que menos pescadores hayan ido en busca de llampugues».

Como la campaña de captura del preciado marisco mallorquín acaba de finalizar, las barcas se centrarán ahora en el pescado azul y los alrededor de 6.000 kilos de esta semana aumentarán de forma paulatina. «Y la ley de la oferta y la demanda se impondrá de nuevo», augura Bonnín. Lo cree también la pescadera Roig y una clienta habitual, Margarita Avellà, que ayer miraba las tres llampugues que quedaban en el puesto: «Este año todavía no he comprado, aunque esperaré unos días para que sean más grandes y más baratas».

A las 4,30 horas se subastaron en la lonja 512 kilos a un precio medio de 11,8 euros, que variaba en función de lo ofertado por cada barco y el momento de apretar el botón. En el mercado de Santa Catalina se vendían entre los 19,8 y 20 euros el kilo, mientras que en el Olivar se podían encontrar a 18,8 euros y en el de Pere Garau, a 15,8 euros las más grandes y a 7,9 las pequeñas. «Estas sirven para cocinar a la plancha, pero muchos quieren más tamaño para hacer el plato típico con pimientos, por lo que los clientes están comprando poco a la espera de que los precios se reduzcan», indica la pescadera Eva Bonnín, que detalla que «la primera semana de campaña del año pasado costaban entre 6 y 7 euros las grandes».

El presidente de las cofradías ve «excesivos» los precios de estos días, pero recuerda que durante todo el verano «ha ocurrido lo mismo con el pescado fresco y el marisco. Pese a que ha habido más cantidad, la demanda ha sido enorme, sobre todo por parte de los restaurantes de cierta calidad, ya que con tantas restricciones, este año la gente tiene muchas ganas de salir», resume. Las cifras siguen elevadas, con langosta en el Olivar a 98 euros y gamba roja de Sóller a 68 el kilo, por ejemplo.

Baja el Gallo de San Pedro

Pescados tan suculentos como el gallo de San Pedro costaban hace una semana 68 euros y ayer en el puesto de Biel Ferragut estaban a 48 euros. Otra enorme bajada de precio es la del cap roig, que ha pasado de los 60 a los 38 euros, tal como detalla. «Eran las estrellas del verano, pero como termina la temporada y comienza la de la llampuga, los clientes prefieren cambiar», señala el pescadero del mercado de Santa Catalina. Igual que sus colegas, se irá adaptando a los gustos de la clientela y en la lonja intentará cada madrugada lograr la mejor subasta.

Compartir el artículo

stats