PRIMERA DIVISIÓN

Aguirre: «No sé si merecíamos ganar, pero no merecíamos perder»

El técnico del Mallorca defiende que su equipo «tiró cinco veces a puerta por solo una del Sevilla»

Javier Aguirre, técnico del Real Mallorca, saluda a la grada antes del arranque del partido.

Javier Aguirre, técnico del Real Mallorca, saluda a la grada antes del arranque del partido. / Cati Cladera

Sebastià Adrover

Sebastià Adrover

Javier Aguirre, técnico del Mallorca, aseguró que la derrota sufrida por su equipo frente al Sevilla no fue merecida. «Pasó un poco como el día frente al Elche. No sé si merecíamos ganar, pero creo que no merecíamos perder», explicó el mexicano, quien abundó en los motivos: «Ellos tiran una sola vez entre los tres palos y fue gol, nosotros tiramos cinco y ninguna entró. Al final es un análisis bastante simple, pero son números. Felicito a mis jugadores porque se entregaron y porque al final somos un equipo honesto y competitivo».

El preparador rojillo reconoció que el tanto de Gudelj supuso «un golpe anímico» para su equipo, pero que sus jugadores «se supieron reponer». “Tras el tanto cambiamos a línea de cuatro, metimos dos puntas y gente fresca y veloz por fuera y creo que el equipo estuvo vivo hasta el final. No tengo nada que reprocharles. Al final el Sevilla es el Sevilla y tiene jugadores de muchísimo peso. Nos duele porque no lo hicimos tan mal como para perder, creo yo», analizó El Vasco.

Cuestionado por las dificultades que presentó el equipo de cara a portería, el entrenador bermellón aplaudió el gran partido de Bono. «Al final, si la pelota va a puerta, hay que darle mérito al portero. Si hubiera sido que la tiran fuera estando solos, pues no, pero en este caso en concreto creo que fue más mérito del portero, aunque eso no quiere decir que muchas otras veces fuéramos nosotros quienes falláramos», valoró.

Aguirre desveló que Kang In Lee jugó el partido tras atravesar «una muy mala semana»: «Perdió cuatro kilos esta semana por un cuadro gripal importante y aún así quiso jugar y se exprimió. Lo normal es que no jugara, pero el compromiso que tiene este equipo creo que se percibe. Grenier, por ejemplo, tuvo que marcharse al descanso porque estaba vomitando. Al parecer es un virus que también ha afectado a sus niñas». 

«Salvo uno o dos partidos, siempre hacemos más que el rival. En la evaluación general, se instaló la idea de que somos un cuadro defensivo y ordenado y eso no está mal, siempre y cuando llegue una segunda parte en la que el equipo haga goles y se estire un poco. A ver si encontramos la formulita para definir las que tenemos», zanjó.