Suscríbete

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

PRIMERA DIVISIÓN

Peligra la continuidad de Sarver en los Suns

Numerosos colectivos de Estados Unidos muestran su malestar por la «tenue sanción» al dueño del Mallorca y piden su expulsión de la NBA

Robert Sarver, otra vez en el ojo del huracán. Reuters

El ‘caso Sarver’ no ha hecho más que arrancar. Justo una semana después de que la NBA anunciara los resultados de la investigación independiente sobre el dueño de los Suns y propietario del Real Mallorca, las presiones de colectivos y medios de comunicación en Estados Unidos siguen poniendo en entredicho el futuro del empresario de 60 años al frente de la franquicia de Arizona. 

La suspensión a la que ha sido sometido -un año de inhabilitación y 10 millones de multa- palidece si se compara con la sanción de por vida que recibió el expropietario de Los Angeles Clippers, Donald Sterling, en 2014. Por aquel entonces, los propietarios de la NBA se movilizaron para exigir su salida de la liga norteamericana, algo a lo que se vio obligado de un día para otro. Precisamente ayer, el alero All-Star de los Golden State Warriors, Draymond Green , pidió dicha votación para rescindir el puesto de Sarver: «Estoy pidiendo que haya una votación. Si esa es la única forma, entonces veamos cuáles son esos números. Veamos cuáles son».

Sin embargo, el banquero de Tucson «ha salido airoso», según la opinión pública, de todos los cargos por los que se le condenan y que han sido contrastados en la investigación. Importantes jugadores, patrocinadores principales y propietarios minoritarios ya han mostrado su disconformidad con la sanción y parece que no están dispuestos a quedarse de manos cruzadas hasta que se tomen cartas en el asunto. Todos estos colectivos esperan que el próximo 26 de septiembre, día en el que se celebra el media-day con todos los equipos de la liga, marque un antes y un después y que la protesta pública y corporativa alcance un nivel que resulte suficiente para que Sarver se vea obligado a abandonar su cargo. 

Mientras tanto en los Suns, para digerir la suspensión de su presidente, se han apresurado a anunciar a Sam Garvin, uno de los vicepresidentes de la franquicia y propietario minoritario, como su sustituto, quien actuará en calidad de interino mientras Sarver permanece inhabilitado. 

Sin realizar ningún comunicado público, pero de una manera parecida, en el Real Mallorca parece que será Andy Kohlberg quien tome las riendas del club y tenga la última palabra en cuanto a las decisiones que afectan directamente a la entidad bermellona. 

En los últimos meses el extenista estadounidense ha intensificado, si cabe todavía más, su relación con la isla, donde ya tiene una casa, estando muy presente en el día a día del equipo y al corriente de todo lo que ocurre. Kohlberg, que desde septiembre de 2017 es presidente de la entidad, fue el encargado de colocar a Alfonso Díaz, con quien mantiene una gran amistad, como CEO de Negocio y contrató a Pablo Ortells al frente de la secretaría técnica.

Compartir el artículo

stats