Suscríbete 4 Billetes GRATIS Diario de Mallorca

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

PRIMERA DIVISIÓN

La estrella de los Suns arremete contra Sarver

Chris Paul, base de la franquicia de Arizona, tilda de «repugnante» la conducta de su jefe y considera que la NBA «se ha quedado corta» a la hora de penalizar el comportamiento del propietario del Real Mallorca

Chris Paul no se muerde la lengua y critica a su dueño, Robert Sarver. EFE

Chris Paul, estrella de los Phoenix Suns, no ha temido ningún problema en posicionarse en contra de la decisión de la NBA de no echar a Robert Sarver, dueño del Real Mallorca, tras ser acusado de conducta machista y racista. El líder del vestuario al que paga su nómina el banquero de Arizona no entiende que la Liga no haya decidido expulsar a su jefe y simplemente lo hayan suspendido un año y le hayan puesto de una multa de 10 millones de euros. 

Paul se pronunció en las redes sociales en ese sentido: «Como muchos otros, he visto el informe y estoy horrorizado y decepcionado por lo que he leído», comentó el base de los Suns. «Este tipo de conductas, especialmente las relativas al trato a las mujeres, son inaceptables y no deben repetirse nunca. Bajo mi punto de vista, la sanción se ha quedado corta a la hora de penalizar comportamientos que todos podemos considerar repugnantes. Mi corazón está con todas las personas afectadas», señaló sin morderse la lengua. 

En Estados Unidos, donde el revuelo por la decisión que ha tomado la NBA parece que no ha hecho más que empezar, no ha sorprendido que la estrella de la franquicia sin anillo y con más finales disputadas se haya pronunciado públicamente sobre el asunto. Más allá de la trayectoria que le precede -es considerado uno de los mejores base en la historia de la NBA-, Paul, que fue expresidente de la Asociación Nacional de Jugadores de Baloncesto desde 2013 y hasta 2021, siempre ha mostrado un compromiso férreo con los más desfavorecidos. 

Curiosamente el once veces seleccionado All-Star, ya tuvo que vivir una experiencia muy similar cuando militaba en los Angeles Clippers. Sin embargo en aquella ocasión, el propietario del equipo, Donald Sterling, se vio obligado a renunciar a su franquicia y se le prohibió cualquier participación en la NBA con una suspensión de por vida. En Arizona, dentro de un año, Sarver estará de vuelta, una decisión que ha suscitado grandes críticas entre algunos jugadores y las grandes cabeceras estadounidenses. Articulistas de periódicos como The New York Times o The Washington Post han mostrado su disconformidad ante la que tildan como una «suspensión tibia» tras todo lo acontecido. 

Precisamente sobre todo el revuelo que ha causado la decisión de la NBA se pronunció Adam Silver, comisionado de la Liga, quien declaró que él no tiene el poder para quitarle el equipo a Sarver debido a que sería un proceso complicado. «Tengo cierta autoridad en esta organización y la ejerzo. No tengo el derecho de quitarle su equipo. Es muy complicado y tomé la decisión de no llegar a ese nivel. Para mí, las consecuencias son bastantes severas para el señor Sarver», declaró.

Posteriormente, Silver insistió en que ser un propietario en la NBA le da ciertos beneficios: «Lo que se necesitaría para sacar al equipo de su control es un proceso muy complicado y es diferente a retener un trabajo. Cuando eres dueño de un equipo, es una propuesta distinta».

Compartir el artículo

stats