La suspensión de Robert Sarver en la NBA, por su comportamiento racista y sexista al frente de los Phoenix Suns que ha creado un ambiente laboral tóxico en la organización, empieza a repercutir en las arcas de la franquicia estadounidense. PayPal ha anunciado a través de un comunicado que “dejará de patrocinar a los Suns” si el actual propietario y dueño del Real Mallorca “continúa en el cargo tras completar el año de sanción” impuesto por la Liga.

El actual acuerdo entre PayPal y la franquicia de Arizona expira tras la finalización de la próxima temporada 2022/23, coincidiendo con el fin de la suspensión de Sarver. Sin embargo, la empresa de alcance mundial y que opera un sistema de pagos en línea, ha anunciado que no renovará dicho vínculo si el propietario no abandona sus funciones al frente del equipo.

Dicha circunstancia, de todas formas, no afectaría, en principio, al Real Mallorca, quien ya no cuenta entre su lista de patrocinadores con la empresa estadounidense, que hasta la temporada pasada sí tenía espacio en el estadio y en las camisetas de entrenamiento del primer equipo. En 2018, y todavía con Maheta Molango al frente de la entidad, el club la incorporó como patrocinador oficial “en el marco del acuerdo global de los Phoenix Suns para que la marca líder especializada en pagos online” fuera el espónsor de la camiseta de la franquicia de la NBA. El Mallorca incorporó a PayPal en todos sus soportes publicitarios y se convirtió en uno de sus partners principales.

En aquel momento, Andy Kohlberg, presidente de la entidad rojilla, puso en valor “la estrecha relación entre ambos clubes”: “Continuamos fortaleciendo la conexión RCD Mallorca con su compañía hermana en los Estados Unidos”.

Sin embargo, Footprint, empresa que da nombre al pabellón de los Phoenix Suns, sí que colabora a día de hoy con el Mallorca. Dicha marca no se ha pronunciado todavía sobre el caso Sarver.

Dani Rodríguez, la pasada temporada, con el patrocinio de PayPal en la camiseta. RCDM

El presidente y director ejecutivo de PayPal, Dan Schulman, ha señalado que «el sólido historial de lucha contra el racismo, el sexismo y todas las formas de discriminación» que vulneró Sarver resulta «inaceptable y entra en conflicto» con los valores de su empresa. Schulman añadió que PayPal seguirá apoyando al equipo, a sus jugadores, al cuerpo técnico y a todos aquellos trabajadores de la organización que no se hayan visto salpicados por este escándalo, a lo largo de esta temporada.