Indignación vecinal: Un promotora acumula material de obra en una zona rústica de Binissalem

GADMA denuncia que los terrenos en los que está previsto llevar a cabo la segunda fase del polígono se usan como almacén mientras que el Ayuntamiento pedirá a la empresa que retire el material

Un promotora acumula material de obra en una zona rústica de Binissalem

Un promotora acumula material de obra en una zona rústica de Binissalem / Jaume Canut

La asociación ecologista GADMA denuncia que los terrenos en los que está previsto llevar a cabo la segunda fase del polígono industrial, todavía catalogados según la normativa como suelo rústico-urbanizable y no industrial, están siendo usados por parte de una empresa promotora de dicha segunda fase para depositar grandes cantidades de material de obra y construcción, además de llevar a cabo tareas de limpieza y manipulación de algunos de estos materiales.

El portavoz de GADMA, Bernat Fiol, afirma que, al no estar declarado todavía como suelo industrial, la ley de suelo rústico no permite que estos terrenos sean utilizados como almacén para material de construcción. Además, señala Fiol, y también un vecino propietario de una finca adyacente, las molestias por ruido y polvareda han sido constantes, incluso los sábados. Des de GADMA afirman que denunciarán estos hechos.

Retirada

Por su parte, desde el Consistorio, fuentes municipales informan que se pondrán en contacto con la empresa promotora para que retire todo este material y que en caso de que tenga que realizar tareas de limpieza o manipulación con dicho material las lleve a cabo en una de sus propias naves y no en la citada finca.

Desde la empresa promotora en cuestión, VOPSA, dedicada al sector de la construcción, su consejero delegado, Joan Pujol, reconoce que el transporte de los materiales a esos terrenos ha sido ruidoso y puede haber provocado molestias a los vecinos.

Pujol afirma que en los próximos meses todo este material será retirado, pues va destinado a unas obras que se están llevado a cabo en otra zona, fuera del municipio.

Cabe recordar que el pleno de la semana pasada del Ayuntamiento de Binissalem rechazó la propuesta de Més que reclamaba una modificación puntual de las Normas Subsidiarias con el objetivo de reclasificar a rústico común la segunda fase del polígono industrial. En la moción rechazada en pleno se reclamaba que no se desarrollara la fase pendiente del polígono para evitar nuevos impactos ambientales en un terreno rústico bien conservado, entre otras razones. Y es que una semana antes del pleno los promotores habían presentado en el Ayuntamiento el proyecto para iniciar dicha segunda fase.

Con el rechazo de la propuesta de Més, la reacción de GADMA no se hizo esperar y anunció movilizaciones. Fiol cree que «no es el momento» para desarrollar la segunda fase del polígono porque la conservación del territorio debería ser prioritaria, a su entender. Uno de los argumentos lanzados por el gobierno local formado por UxB y PSOE por no apoyarla fue la posibilidad de que se tengan que pagar indemnizaciones en caso de desclasificar los terrenos.