Los vecinos indignados por las carreras: «La ley no aborda el desorden público de la Serra de Tramuntana»

La plataforma vecinal' Indignats Ma-10' lamenta que la normativa "no hable de radares, vídeo vigilancia o sonómetros"

Presentación de la Ley de la Serra en Costa Nord

Presentación de la Ley de la Serra en Costa Nord / CIM

Rosa Ferriol

Rosa Ferriol

La plataforma vecinal Indignats Ma-10 lamenta que una vez analizado el borrador de la futura Ley de la Serra «no tienen la sensación de que la normativa haga frente al grave problema ecológico y de desorden público que tiene lugar en la Serra». La normativa, remarcan, «no habla de radares, sonómetros o vídeo vigilancia permanente y de aplicar sanciones establecidas». «La Serra no se vigila sola. Por ahora, los únicos vigilantes somos los vecinos», sentencian desde la plataforma que critica que la norma no dice nada de los conductores temerarios que delinquen en la carretera con «toda impunidad».

Límites

Cabe recordar que la normativa fija unos límites a las carreras a motor y que una vez aprobada en el Parlament entrará en vigor una disposición transitoria que no autorizará los rallys hasta que el pleno del Consell fije el máximo de carreras. «Las carreras son incompatibles con la idea de protección de la Serra», asegura la plataforma que recuerda que las carreras o entrenamientos ilegales suponen una contaminación acústica, medio ambiental y de seguridad ciudadana porque «constituyen el delito de conducción temeraria poniendo en peligro los usuarios de la carretera pero también la fauna animal que está altamente protegida.

La Ley de la Serra de Tramuntana aumenta la protección en más de 5.700 hectáreas

La Ley de la Serra de Tramuntana aumenta la protección en más de 5.700 hectáreas / Joan Mora

«El problema es grave y resulta evidente los 365 días del año pero que parece que esta ley solo contempla una solución muy parcial», lamentan desde la plataforma que reciben la propuesta de ley en un clima de desconfianza porque «las instituciones responsables del problema de la Serra en los últimos años solo nos han dado motivos de desconfianza».