Suscríbete 4 Billetes GRATIS Diario de Mallorca

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Calvià

Calvià volverá a cobrar por la instalación de terrazas

El Ayuntamiento recupera el cobro de esta tasa, poniendo fin a la exención aplicada en 2020, 2021 y 2022 a causa de la crisis sanitaria

Calvià volverá a cobrar por la instalación de terrazas | JUAN LUIS IGLESIAS

El ayuntamiento de Calvià volverá a cobrar en 2023 a los negocios por la instalación de terrazas en la vía pública. En los últimos tres años (2020, 2021 y 2022) no se había cobrado la tasa para ayudar al sector en plena crisis del coronavirus. Ahora, tras la vuelta a la normalidad, se levanta esta suspensión. La medida, que se ratificará en el pleno este jueves, recobra la vigencia de la ordenanza municipal reguladora de la tasa por ocupación de terrenos de uso público con mesas y sillas con finalidad lucrativa.

Esa bonificación del 100% en la tasa de ocupación de las terrazas fue una de las iniciativas implantadas desde ésta y otras administraciones municipales de la isla para ayudar al sector de bares, restaurantes y locales de ocio durante la pandemia. Cuando estalló la crisis sanitaria, en el año 2020, el Ayuntamiento calvianer adoptó otras medidas, como posponer el inicio del pago voluntario de impuestos y prolongarlo hasta el 15 de noviembre. También se facilitó el pago fraccionado de impuestos.

Asimismo, se devolvió el importe que habían abonado en concepto de tasa los puestos de mercados municipales, así como el de los abonos de las instalaciones deportivas. Las ayudas en marcha se prolongaron en 2021, renovando el aplazamiento del pago del 50% del Impuesto sobre Bienes Inmuebles (IBI) para el sector productivo, o la ya mencionada bonificación total por la tasa de ocupación de terrazas en la vía pública.

Tres millones

Estas medidas se sumaron a las ayudas directas para el sector productivo de tres millones, de los que el Consistorio asumió dos millones y el resto (489.243 euros cada uno) el Govern y el Consell de Mallorca. Eran ayudas directas con una cantidad fija de 3.000 euros por centro de trabajo o establecimientos con una flexibilización de los requisitos y una agilización de los trámites, para los que solo era necesario aportar una declaración responsable.

Compartir el artículo

stats