Suscríbete

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Ordenanzas

Sóller quiere poner orden a la excesiva ocupación de la vía pública por terrazas

El Ayuntamiento admite que es una «ciudad sin ley» y que hasta ahora ha habido «demasiada manga ancha» en la aplicación de la normativa

La Plaça de la Constitució, repleta de gente con motivo de un acto público. J.Mora

El ayuntamiento de Sóller prevé tomar cartas en el asunto de la ocupación de la vía pública por parte de negocios privados para aplicar a rajatabla la normativa municipal que la regula, en tanto que el mismo Consistorio reconoce que actualmente es una «ciudad sin ley» ante los flagrantes incumplimientos de la normativa municipal.

Así lo ha asegurado este martes el edil de Urbanismo de Sóller, Jaume Bestard, que el sábado mantuvo una reunión con vecinos y restauradores del barrio de Santa Catalina, en el Port, con el fin de poner freno al creciente malestar que hay en la zona por la proliferación de terrazas en sus calles que han generado protestas vecinales al entender que el espacio para los viandantes ha quedado reducido a la mínima expresión. 

Bestard asegura que «existe una norma que se debe hacer cumplir» y por eso prevé que sean celadores y policías quienes se ocupen de dar cumplimiento a la normativa municipal que aprobó el Ayuntamiento hace ahora dos años. En opinión del concejal, «Sóller venía siendo una ciudad sin ley y eso no puede seguir siendo así», al entender que «hasta ahora ha habido demasiada manga ancha» en la concesión y vigilancia de las ocupaciones de la vía pública y ha augurado «más control» sobre ellas. En cuanto a Santa Catalina, el edil reconoce que «en la reunión se puso de manifiesto que había un conflicto que ya era insostenible», por lo que «se harán cumplir las ordenanzas, se hará su seguimiento y en dos meses volveremos a reunirnos para ver cómo ha evolucionado».  

En este sentido, el concejal de El Pi insiste en que «tras ese encuentro se ha reconocido que hay un problema con la ocupación de la vía pública en Sóller y debe regularse», en tanto que «esta situación puede abocar a que nuestro municipio muera de éxito por el exceso de terrazas». 

A modo de ejemplo, el regidor de Urbanismo del ayuntamiento de Sóller, promotor de la reunión sobre Santa Catalina, pone de manifiesto que la normativa obliga a exhibir en un lugar visible de los establecimientos el decreto de concesión de sus terrazas y un plano detallado con los metros cuadrados cedidos y el tipo y el número de elementos que pueden instalar en su interior.

Buena predisposición

Jaume Bestard destaca la «buena predisposición» de todas las partes de entablar cauces de diálogo para solucionar el problema y lamenta que desde el equipo de gobierno no acudiera a la reunión el concejal del PP que se encarga de la ocupación de la vía pública. 

El concejal de urbanismo ha puesto de manifiesto que en la reunión sí acudiera otro concejal del PP que inicialmente participó como restaurador y que al final lo hiciera, en alusión a Joan Ruiz, como alcalde pedáneo del Port. A la reunión también acudieron representantes del resto de formaciones políticas.

Jaume Bestard ha revelado en su rueda de prensa que se ha detectado que hay establecimientos que ocupan la vía pública “que desde hace años no pagan la tasa municipal”, algo de lo que ha manifestado su contrariedad por la poca diligencia del Ayuntamiento a la hora de exigir su pago.

En este sentido ha puesto de manifiesto que todos estos impagados serán traspasados a la Agencia Tributaria de las Illes Balears (ATIB) para su cobro ejecutivo para que sus titulares se pongan al día con sus obligaciones fiscales con el municipio. Sóller tiene cedida la gestión tributaria a este organismo.

Compartir el artículo

stats