Suscríbete 4 Billetes GRATIS Diario de Mallorca

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Adiós al último vestigio del túnel de pago de Sóller

El Consell acaba el derribo de las antiguas casetas donde se cobraba al pasar, poniendo el punto y final a una «injusticia» para los vecinos de la Vall, según destaca el conseller Iván Sevillano

Nueva panorámica en la entrada del túnel de Sóller.

Con una inversión de 338.000 euros, el Consell de Mallorca dio por finalizadas este martes las obras de supresión de la antigua estación de peajes del túnel de Sóller. El conseller de Movilidad e Infraestructuras del Consell, Iván Sevillano, presentó el fin de las obras de demolición de una infraestructura que a su juicio suponía un «estigma por vincularse con el caso de corrupción» y una «injusticia» para los vecinos de la zona.

El final de las obras pone punto y final a una marquesina y a las cabinas de peaje que fueron instaladas en el túnel en el año 1997, cuando la variante del Coll de Sóller entró en servicio. Para el conseller de movilidad, que calificó la marquesina de “mamotreto”, la eliminación de la infraestructura construida en torno al área de peaje del túnel de «pone fin así al estigma de esta obra que tristemente se seguía vinculando con el caso de corrupción que rodeó el proceso de construcción».

Las cabinas de peaje dejaron de estar operativas en diciembre de 2017 cuando el Consell materializó el rescate de la concesión del túnel en una operación que por dos veces ha sido tumbada por los tribunales. La institución insular abonó 17 millones de euros a la antigua concesionaria, que llevó el caso ante los juzgados que acabaron por darle la razón y elevar el precio de la operación en cerca de 30 millones de euros.

Junto a Sevillano asistieron al acto de inauguración de la reforma de la boca sur del túnel los alcaldes de Bunyola, Andreu Bujosa; el teniente de alcalde y concejal de Movilidad del Ayuntamiento de Sóller, Carlos Darder, y el segundo teniente de alcalde del Ayuntamiento de Fornalutx, Andreu Barceló.

Las obras para esta demolición, una de las actuaciones más esperadas por los vecinos de la zona, empezaron el pasado 22 de junio y suponen el último paso para dejar atrás el recuerdo del peaje dentro de la política impulsada por el actual equipo de gobierno del Consell de Mallorca para el túnel de Sóller.

Como aseguró Sevillano, «empezó con el rescate de la concesión, la gestión y ahora la retirada de las cabinas de pago». Todo esto supone «devolver el túnel a los mallorquines y, sobre todo, a los habitantes del valle de Sóller y Bunyola, para quienes esta vía era una necesidad y que tuvieron que aguantar durante más de 20 años una situación de injusticia a la que ha puesto fin el Consell». A ello añadió la reestructuración de la entrada al túnel por «seguridad».

Autoridades, este martes, en el túnel de Sóller.

Esta retirada de la infraestructura fija del antiguo peaje obedece además a la necesidad de eliminar obstáculos inservibles a la libre circulación de vehículos que transitan por el túnel, reordenar el espacio y evitar accidentes por impactos de vehículos contra instalaciones, aceras e isletas que protegían las cabinas de cobro.

Con el desmantelamiento de esta instalación se mantuvo sólo la zona de explotación y mantenimiento que incluye el edificio de control. Además, se ha repuesto el pavimento asfáltico en la zona que ocupaba la zona de peaje y en el acceso desde la rotonda, también la señalización horizontal y vertical necesaria.

Compartir el artículo

stats