Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El precio de la llampuga se dispara debido al descenso de las capturas

Los pescadores achacan la disminución de la pesca a la subida de la temperatura del nivel del mar - El precio medio en lonja es de 10 euros

La campaña de pesca de llampuga se ve mermada por el descenso de las capturas. B.C.

Este año la temporada de la llampuga no ha sido fructífera en capturas. Y un descenso de la pesca, se traduce en un precio al alza. Así ha ocurrido en el caso de la llampuga que ha rondado los diez euros en lonja, seis euros más de su precio habitual. De hecho, en Cala Rajada la cofradía tiene limitaciones de capturas de 150 kilos por embarcación y día. Desde que se empezó a pescar la primera semana de septiembre, en la cofradía gabellina apenas se ha conseguido que alguna embarcación haya llegado al límite diario de capturas establecido.

El patrón mayor de la cofradía, Pep Uceda, recuerda que este año las capturas de otras especies también han disminuido. Hasta principios de octubre las ocho embarcaciones que se dedican a este arte de pesca en Cala Rajada pescaron ocho toneladas cuando la media en años anteriores de Mallorca ha llegado a dos toneladas por embarcación. El motivo de esta disminución se desconoce aunque desde el sector se achaca a una posible subida de las temperaturas del agua.

Dos factores indican claramente el descenso de las capturas. El primero se explica debido a la espectacular subida del precio de la llampuga, lo que ha provocado que actualmente el sector pesquero profesional ya esté retirando los capcers para la pesca, como es el caso de Cala Rajada. Esto ocurre en unas fechas en las que tradicionalmente se sigue pescando la llampuga. De hecho laMostra gabellina de este pescado se celebra a mediados de octubre, a pesar de que por la pandemia ya suma dos años sin realizarla. En esta ocasión, la cita gastronómica ha sido sustituida por la Ruta de la Llampuga que contó con la participación de 40 bares y restaurantes del municipio. La cita tuvo un enorme éxito, pero el sector pesquero local se encontró con muchas dificultades para poder abastecer los seiscientos quilos de pescado necesarios para su celebración.

Una de las embarcaciones de la cofradía ‘gabellina’. | B.C.

De hecho, el patrón mayor de la cofradía gabellina reconoce que si este año se hubiera realizado la tradicional mostra, hubiera sido muy difícil poder abastecerla de pescado fresco capturado por las embarcaciones de la cofradía de Cala Rajada.

Precisamente, la considerable reducción de las capturas ha provocado el aumento considerable de precio de venta en lonja, que ha tenido una media de 10 euros desde los inicios de temporada hasta la celebración de la ruta de la llampuga, el pasado 10 de octubre, cuando lo habitual en años anteriores era que el precio de lonja oscilara alrededor de cuatro euros.

Compartir el artículo

stats