Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Movilización para que se mantenga el aparcamiento que usan los bañistas del Caló des Moro

La saturación de este verano en la zona de Cala Llombards ha llevado a formaciones políticas a pedir menos plazas de parking, por ello, los vecinos han recogido 522 firmas para que se les escuche: «Su funcionamiento evita los problemas que sufrimos en el pasado»

Miembros de la asociación de vecinos de Cala Llombards, con las firmas en el parking. | A.V.C.LL.

Los vecinos de Cala Llombards saben perfectamente que lo vivido este verano en el Caló des Moro con visitantes capaces de hacer cuatro horas de cola para bañarse y fotografiarse en sus aguas cristalinas ha venido para quedarse. Resignados, también saben que el aparcamiento habilitado en la entrada de Cala Llombards ha sido una especie de salvación. Tiene una capacidad de entre 250 y 300 coches. Antes de su existencia, los vehículos de los visitantes invadían sus calles y se encontraban en la tesitura de no poder aparcar o de topar con vehículos mal estacionados que les amargaban el día. La realidad es que no quieren oír hablar de una reducción de las plazas de parking tal y como sugirió Alternativa (que forma parte de la coalición Suma, en la oposición en el consistorio santanyiner) cuando estalló la polémica este verano por la saturación en es Caló des Moro y Cala s’Almunia. «Cuando lo vieron, mi móvil echaba humo de llamadas. Yo no quiero cerrar el parking, les dejé claro», confiesa la alcaldesa Maria Pons.

Así las cosas, la Asociación de Vecinos de Cala Llombards empezó una campaña de recogida de firmas. Ahora ha registrado en el ayuntamiento de Santanyí 522 rúbricas con el único objetivo de que quede por escrito que quieren que se escuche su opinión y que rechazan el cierre o la reducción de las plazas de dicho aparcamiento, básicamente, porque son afectados directos de la saturación que viven en verano.

«¿Cómo actuamos ante estas firmas?», se pregunta la alcaldesa Maria Pons. «Reforzamos la opinión del jefe de Policía que avisa del descontrol de coches en la carretera, en Cala Llombards y en s’Almunia [de mayo a octubre es ACIRE] que había antes de la existencia del aparcamiento. Los vehículos los deben dejar en algún sitio», avisa la primera edil, que recuerda que antes de comprar el solar del aparcamiento por 150.000 euros, la primera acción fue alquilar un aparcamiento en el interior de Cala Llombards pero era difícil de encontrar y muy pequeño.

Colas para acceder a Caló d'es Moro Manu Mielniezuk

También recuerda que unos particulares pidieron el interés general para hacer un aparcamiento en s’Almunia pero el Consell lo prohibió. «Tras una serie de reuniones, el departamento insular dirigido por aquel entonces por Mercedes Garrido fijó la ubicación del actual aparcamiento. Por ello, el Ayuntamiento compró el solar. Nos hubiera convenido que la iniciativa privada prosperase pero el Consell lo rechazó e hizo esta propuesta de aparcamiento», resume Pons, que tiene claro que ahora los vecinos con sus firmas lo que buscan es que se escuche su petición al rechazo de cualquier intención de cerrar el aparcamiento situado en la entrada de Cala Llombards. «Su funcionamiento está evitando los problemas que sufrimos en el pasado», avisan los residentes.

De hecho, la alcaldesa Maria Pons explica que esta recogida de firmas no hace otra cosa que reforzar el criterio de la Policía Local que advierte que quitar o reducir las plazas del parking de Cala Llombards ocasionaría «un problema grave».

De hecho, el jefe de la Policía Local de Santanyí, Tomeu Vidal, ya lo dijo este mes de agosto cuando saltaron las críticas de algunas formaciones políticas de que el aparcamiento era demasiado grande: «Es la solución menos mala para no molestar más a los vecinos».

Llegada en masa

La alcaldesa Maria Pons explica que a finales de agosto el jefe de la Policía Local de Santanyí, Tomeu Vidal, hizo otro informe en el que determina que «por la experiencia del agente que suscribe el informe y por la experiencia vivida en 2017, la reducción de las plazas del aparcamiento no evitará la llegada en masa de visitantes y provocará problemas para el tráfico y molestias a los residentes de Cala Llombards y s’Almunia, volviendo a un escenario similar al vivido en 2017» con la «indisciplina viaria, la saturación de estacionamientos en distintas calles de Cala Llombards y la saturación en la carretera» a la orden del día. El objetivo es que sea un aparcamiento de pago, advierte la alcaldesa Maria Pons. Ya lo tenía en mente cuando era regidora pero en estos momentos están pendientes de que el Consell de Mallorca otorgue el interés general.

Compartir el artículo

stats