Mallorca tiene en marcha diez proyectos de reformas hoteleras con una inversión de once millones

Hasta noviembre el Consell insular ha dado el visto bueno a cinco remodelaciones integrales y otras tantas ampliaciones menores

La mitad de los planes de modernización en establecimientos turísticos se concentran en el norte de la isla

Con el final de la temporada turística la planta hotelera aprovecha para su puesta a punto.

Con el final de la temporada turística la planta hotelera aprovecha para su puesta a punto. / Manu Mielniezuk

Myriam B. Moneo

Myriam B. Moneo

Cuando la planta hotelera hiberna en Mallorca se pone en marcha la maquinaria para sacar lustre a los establecimientos turísticos de cara a la siguiente temporada. El Consell de Mallorca ha dado el visto bueno a lo largo de este 2023 a diez proyectos de reformas de diferente calado en las que se invertirán en total 11,3 millones de euros. 

La decena de remodelaciones de las que da cuenta el departamento de Turismo del Consell son las que han salido adelante desde enero a mediados de noviembre.Tras comprobar los técnicos de ordenación turística de la institución insular que no presentan deficiencias administrativas han dado por finalizados los expediente abiertos. 

Las modernizaciones aprobadas se van a llevar a cabo en seis hoteles, dos complejos de apartamentos turísticos, un hotel rural y un restaurante. 

Por el camino se han quedado fuera dos proyectos de reforma, en los que estaba prevista una inversión de poco más de un millón de euros. Se presupone que siguen tramitándose, según la información facilitada desde el departamento del conseller insular de Turismo, José Marcial Rodríguez. 

En cuanto a los que han salido adelante, por tipología de proyectos priman las reformas integrales de cuatro hoteles y unos apartamentos turísticos. A estas remodelaciones de calado le siguen dos ampliaciones y reformas parciales en otro hotel y otro complejo de apartamentos; un par de ampliaciones y reformas puntuales en un hotel rural y un restaurante y otra ampliación en otro establecimiento turístico. 

Turismo añade que la principal zona en la que se van a llevar a cabo las actuaciones es la del norte de la isla (4 hoteles y unos apartamentos turísticos). Las restantes reformas y ampliaciones se reparten entre el sur y sureste de Mallorca (un restaurante, dos establecimientos hoteleros y los otros apartamentos turísticos. 

Los diez proyectos de modernización de la planta hotelera que cuentan con luz verde por parte de los técnicos del Consell de Mallorca se han tramitado a lo largo de un año en el que la institución insular ha cambiado de inquilinos. Hasta las elecciones autonómicas y municipales del pasado 28 de mayo, los socialistas, con Andreu Serra como conseller insular de Turismo, estuvieron al frente de Ordenación Turística, con Joan Gaspar Vallori a cargo. Desde julio, con el PP en Turismo, la directora del departamento, ahora denominado para la Oferta y la Calidad, es la abogada Clara del Moral, especialista en Urbanismo y Ordenación Territorio y que fue directora de Urbanismo del Ayuntamiento de Calvià.

Medidas urgentes

Frente a la decena de reformas y ampliaciones en establecimientos turísticos de este año, desde el Consell se señala que en 2022 se presentaron solo cuatro solicitudes de remodelaciones y finalmente se aprobaron tres por poco más de 308.000 euros. Hay que recordar que fue en ese ejercicio, desde el 1 de enero, cuando el Consell asumió las competencias en materia de ordenación turística, tras su traspaso desde el Govern.

Por contra en 2021 hubo un aluvión de solicitudes, con 80 proyectos al final de aquel ejercicio, ya en temporada baja. Se acogieron al Decreto ley de medidas urgentes y extraordinarias para el impulso de la actividad económica y la simplificación administrativa aprobado en 2020 en medio de la vorágine de la crisis por la pandemia. Aquella normativa del Govern de Francina Armengol permitía ampliaciones, reformas y demoliciones y reconstrucciones parciales hasta el 31 de diciembre de 2021. Se abrió la puerta a ampliaciones de hasta un 15 % de edificalidad, sin aumentar alturas o plazas. Un mecanismo perfecto para ampliar habitaciones, mejorar zonas comunes, construir spas, etc., en aras de la calidad hotelera. 

Con la normativa en vigor, la ley Negueruela, ese mismo 15 % de ampliaciones hoteleras está sujeto al decrecimiento en plazas (entre el 1% y el 5 %) en el caso de los establecimientos de más de 150 habitaciones.