Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El Consell de Mallorca asumirá las competencias en ordenación turística el 1 de enero

El traspaso, un gran paso en «el federalismo insular», incluye 61 puestos de trabajo

Los consellers Sánchez, Garrido y Negueruela con la presidenta insular, Catalina Cladera, en la rueda de prensa. | CAIB

Un gran paso hacia «el federalismo insular». Así definió ayer la presidenta del Consell de Mallorca, Catalina Cladera, el acuerdo alcanzado en la Comisión Mixta de Transferencias del Govern, por el que la institución que lidera asumirá las competencias en ordenación turística el 1 de enero de 2022.

De esta manera, el Consell, a través del departamento de Turismo, con el conseller Andreu Serra al frente, pasará a gestionar la ordenación turística, que incluye la planificación y gestión de la oferta, la facultad inspectora y también la sancionadora, como ya lo hacen el resto de las instituciones insulares de Menorca y Eivissa y Formentera. El acuerdo incluye el traspaso de 61 puestos de trabajo, entre ellos 16 inspectores.

Cladera, junto a la consellera de Presidencia, Función Pública e Igualdad, Mercedes Garrido; el de Modelo Económico, Turismo y Trabajo, Iago Negueruela; y la de Hacienda y Relaciones Exteriores, Rosario Sánchez, dieron cuenta del calendario del traspaso, tras la reunión ayer por la tarde de la sección insular de Mallorca de la Comisión Mixta de Transferencias.

Para Cladera esta «fecha histórica» termina con una desigualdad entre los consells insulares y así Mallorca tendrá las competencias plenas en materia de turismo, después de asumir la promoción en la anterior legislatura, en 2018.

Así, a la institución insular le corresponderá la titularidad y la gestión del registro insular de empresas turísticas, las actividades administrativas y de gestión en las materias previstas en la ley de Turismo, las de inspección de los establecimientos y la potestad sancionadora, el trámite de cambio de uso, la tramitación de quejas de los usuarios, la emisión de informes o la declaración de municipio turístico, entre otras funciones. «Es de justicia que Mallorca negocie, decida y ejecute» sobre su ordenación turística, remachó Cladera, y ejerza su liderazgo en la transición a la sostenibilidad de esta industria.

En el traspaso de estas competencias, que siguen los Acuerdos de Bellver y el de la III Conferencia de Presidentes de los Consells, celebrada en Raixa el 11 de septiembre de 2020, quedará pendiente la cesión de la Bolsa Consorcio de Alojamientos Turísticos (CBAT), que se hará efectiva el 1 de abril de 2022 al necesitar un tiempo para cerrar un convenio por el que se adaptarán sus estatutos. Su próxima convocatoria ya le corresponderá al Consell, explicó Negueruela. El titular de Turismo, así como la consellera Garrido, aludieron a la complejidad de esta legislatura en materia turística por la pandemia, a pesar de lo cual ha sido posible avanzar en este compromiso de traspaso de competencias, «un gran paso para la homogeneización» entre los consells.

En manos del Govern

Cuando el traspaso sea efectivo, el Govern, explicó Negueruela, seguirá liderando la estrategia turística de la comunidad y mantendrá su capacidad normativa, la planificación general de la actividad económica que afecta al sector turístico y la representación institucional en las relaciones con el Estado, el resto de CC AA y entidades nacionales e internacionales.

Corresponde a la Comisión Mixta ratificar el acuerdo alcanzado que finalmente será aprobado por el Consell del Govern.

Compartir el artículo

stats