Vox intenta seducir con más profesores y recursos a los centros que se acojan a la libre elección de lengua

Defienden que los colegios que se adhieran al plan financiado por el Govern «tendrán una disminución de ratios muy importante en las aulas porque desdoblarse en las asignaturas científico-técnicas y sociales implica que habrá menos niños en cada aula»

Guillem Porcel

Guillem Porcel

Vox reivindica que adherirse al plan para la libre elección de lengua será «una gran oportunidad» para muchos centros porque podrán incrementar sus plantillas de profesorado y mejorar las instalaciones: «Tendrán una disminución muy importante de ratios en las aulas porque desdoblarse en las asignaturas científico-técnicas y sociales implica que habrá menos niños en cada aula. Esto supone la necesidad de dotar de más profesorado a los centros que se acojan al plan y recursos para adaptar las aulas e instalaciones a fin de disponer de los espacios necesarios».

La portavoz de Vox, Idoia Ribas, defiende que «todos somos conscientes de la diferencia» que puede haber para cualquier alumno el hecho de estar en una aula con 25 compañeros o en otra de tan solo 12: «El plan es una gran ventaja tanto para los alumnos como para los profesores, así que debemos potenciarlo».

Remarca que, a pesar de que empezarán con 20 millones de presupuesto, la intención es ampliarlo en caso de que fuera necesario si más colegios decidieran sumarse al plan: «Se trata de incentivar a los centros y permitirles que puedan desarrollar este plan en condiciones óptimas, porque si no tiene los recursos necesarios no se van a sumar».

20 millones de euros

Vox puso ayer precio a la libre elección de lengua: 20 millones para el primer trimestre del curso 2024/2025. Los socios de Marga Prohens han presentado una enmienda a los Presupuestos para incluir esta partida con el objetivo de que se empiece a aplicar a partir del próximo curso educativo ya que, según aseguran, después de haber entablado conversaciones con asociaciones, patronales y entidades educativas, este presupuesto ofrecerá «todos los recursos necesarios» a los centros que se acojan para que la medida pactada con el PP tenga una «buena acogida». La propuesta de Vox supone un aumento del presupuesto de Educación, por lo que será el Govern quien decida cómo estructura ya que deberá retirar otra partida para compensarlo.

Según explica Ribas, la cuantía se ha calculado teniendo en cuenta que se necesitará contratar a más profesores, «desdoblar» aulas y adaptar las instalaciones con el fin de que se pueda aplicar el plan lingüístico «con todas las garantías». El sindicato UGT Enseñanza estimó en 120 millones de euros anuales el coste de la segregación de alumnos por lengua en Balears hace apenas un mes. Si se extrapolan los 20 millones que propone Vox a tres cuatrimestres que tiene un curso educativo, el plan podría costaría alrededor de 60 millones anuales.

Govern no quiso presupuestar

A pesar de que el Govern no quiso presupuestar una partida sin saber cuántos centros se adherían, desde Vox insisten que sí debe haber una partida con un importe concreto en los presupuestos que se pueda destinar íntegramente a este plan: «Los que estén en el plan piloto tendrán unas necesidades especiales».

Además, Ribas anunció que tanto Vox como el Govern van a promocionar la posibilidad de que los colegios se adhieran a este plan ―no especificó cómo se va a hacer de forma concreta― porque consideran que es «muy conveniente y positivo para los alumnos y las familias».

Preguntados por esta cuestión, desde el PP se limitaron a declarar que esta cuestión corresponde a la conselleria de Educación, a pesar de que deberán ser los populares quienes pacten con Vox para aceptar o rechazar la enmienda.

Sobre la posibilidad de que el PP no les de su apoyo, la portavoz de Vox se muestra contundente: «No quiero ser tan drástica, pero están gobernando sin mayoría absoluta y necesitan llegar a acuerdos para sacar adelante sus iniciativas, así que vamos a hacer valer nuestros votos y nuestra fuerza parlamentaria porque se lo debemos a nuestros votantes».

«Obsesión con el catalán»

El portavoz de Més per Mallorca, Lluís Apesteguia, considera que la enmienda del partido se enmarca dentro de su «obsesión» contra el catalán: «Después de probar la sangre del PP en la negociación chantajista del techo de gasto, Vox tiene capacidad para chantajear con la segregación lingüística y los presupuestos porque Prohens les eligió como socios en contra de la convivencia, la libertad y los derechos».

El líder de los ecosoberanistas asegura que esta propuesta de Vox no les sorprende porque «son los herederos ideológicos de quienes prohibieron el catalán durante 40 años y ahora intenten arrinconarla». 

Por su parte el diputado del PSIB-PSOE Llorenç Pou lamenta en una declaraciones recogidas por Europa Press que las medidas de segregación no acometen la cuestión de fondo de la calidad y ha expresado su preocupación al respecto. De este modo, ha considerado más oportuno destinar estos recursos a otras cuestiones como las becas comedor, la contratación de personal o la mejora de las infraestructuras.