Suscríbete

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Diez testigos respaldan que cuatro acusados en el ‘caso confeti’ no participaron

Corroboran sus versiones y aseguran que estuvieron lejos del Moll Vell durante la protesta contra el turismo masivo o bien la cubrieron para informar

El juicio a doce acusados por una protesta antiturística en el Moll Vell finaliza hoy. B. Ramon

La defensa trató de demostrar en la tercera sesión del juicio del llamado ‘caso confeti’ que varios de los doce acusados de desórdenes públicos en una protesta contra el turismo masivo en el Moll Vell no estuvieron allí. Nueve testigos aseguraron que tres encausados estaban con ellos la tarde del 22 de julio de 2017, cuando ocurrieron los hechos, en lugares distantes del puerto de Palma. Un décimo testigo declaró que otro de los acusados estaba en la protesta, pero como informador para un periódico digital y una radio.

Cuatro de los testigos citados a declarar aseguraron que uno de los imputados estuvo gran parte de aquel sábado con ellos. Primero, almorzando en casa de uno de ellos. Y más tarde, cenando en un restaurante de Palma ubicado en sa Gerreria. «¿Le vio salir en algún momento del restaurante?», preguntó el fiscal a uno de los declarantes, que además era cocinero en el citado establecimiento. «No recuerdo muy bien si salió o no», respondió. Según los testimonios, el encausado se fue después con dos de ellos a un concierto celebrado en Montuïri hasta entrada la madrugada.

Otros cuatro testigos respaldaron la versión de otra de las acusadas, que, el primer día de juicio, aseguró que aquella tarde se encontraba en Tarragona. «Vino en tren a mediodía. Fuimos a buscarla, comimos en casa y fuimos a una diada castellera a Valls. Después cenamos con el grupo de amigos en Llorenç del Penedés», relató por videoconferencia el que en ese momento era su expareja. Fueron varios los testigos que a través de la pantalla aseguraron que la encausada se encontraba todo aquel fin de semana en Tarragona.

También declaró por videoconferencia una mujer que aseguró que estuvo gran parte de aquel sábado en compañía de otro de los acusados. Relató que durante la tarde y parte de la noche, cuando en el Moll Vell tenía lugar la protesta contra el turismo masivo, el encausado estuvo en el Jardí d’Epicur, huerto urbano y espacio cultural que finalmente fue clausurado. «Recuerdo que él tocaba música y había un puesto de comida. Por la noche recogió y fuimos a su casa. En ningún momento se marcho del lugar», respondió la declarante a preguntas del fiscal.

Finalmente, testificó el que entonces era director del dbalears.cat y de Ona Mediterrànea para corroborar que uno de los acusados se encontraba en el Moll Vell en calidad de periodista para informar de la protesta en los citados medios.

Ya el martes un testigo declaró que estuvo en compañía de otro de los acusados en la zona de Artà y la Colònia de Sant Pere, para lo que aportó como prueba la captura de un Whatssap con la hora.

Nueve de doce niegan su presencia

Hay que recordar que el primer día del juicio nueve de los doce acusados —para los que la fiscalía pide penas que suman 29 años— negaron haber estado presentes en el Moll Vell la tarde de la protesta. Los otros tres encausados admitieron su presencia en el puerto de Palma, pero uno de ellos precisó que lo hizo en calidad de periodista. Los otros dos subrayaron que su concurso se limitó a sujetar la pancarta en la que se leía Tourism kills Mallorca [El turismo mata a Mallorca] y proferir algunos cánticos. Durante aquella acción se lanzaron botes de humo y confeti junto a un restaurante cercano.

El juicio finalizará hoy con las conclusiones finales de la defensa y la fiscalía.

Compartir el artículo

stats