Suscríbete

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El turismo de lujo prevé una ocupación del 90 % en Semana Santa

La mitad de la planta hotelera prémium ya está abierta y en marzo se une el resto - Este año se espera un alza del 35 % en el mercado americano

Cap Rocat, una antigua fortaleza militar transformada en un exclusivo hotel, en Llucmajor | ESSENTIALLY

La Semana Santa ya está a la vuelta de la esquina. Marcará el pistoletazo de salida a una temporada que pinta bien, sobre todo para el turismo de lujo que ya el año pasado se acercó a los parámetros de la prepandemia. Essentially Mallorca prevé una ocupación del 90 %. La asociación que reúne a la oferta más exclusiva de la isla rezuma «positivismo» ante el movimiento de reservas.

Casi la mitad (44 %) de la planta hotelera más selecta de Mallorca integrada en Essentially —reúne a 18 establecimientos—, ya está abierta. Algunos hoteles, en Palma, se mantienen todo el año operativos.

Este año, además de a los mercados emisores tradicionales en la isla que destacan en el turismo prémium — el británico (40 %) y el alemán (35 %) y el español (12 %), atendiendo a la temporada pasada—, se espera un fuerte repunte del americano, con un alza del 35 %, después de haber estado desaparecido por la caída de los viajes de largo radio.

El turismo de lujo se prepara para su reactivación, volviendo a mirar de reojo las cifras de 2019 y confiando en que regrese la normalidad, después de que en 2021 se alcanzara un ocupación media del 70 %, que en verano llegó al 90 %, según cifras de Essentially. En un año en el que el mercado nórdico y el francés representaron un 5 % cada uno en Mallorca.

Muestran la mayor velocidad en la recuperación de este segmento. Las perspectivas para el verano aún son mejores.

Lo refrendan los datos del tráfico de la aviación ejecutiva. En Son Sant Joan el año pasado se duplicaron el número vuelos de jets privados, con más de 16.000, frente a 8.000 de 2020, según Aena.

GPRO Valparaíso Palace, El Llorenç Parc de la Mar, Castillo Hotel Son Vida, Es Príncep, Palacio Can Marqués, el Nixe Palace, todos en Ciutat, están ya abiertos. También el St Regis Mardavall, en Costa d’en Blanes, y el LJs Ratxó, en Puigpunyent.

Entre marzo, principalmente, e inicios de abril, se irán uniendo las aperturas de Fontsanta Hotel, en Campos; Belmond La Residencia, en Deià; Cap Rocat, en Llucmajor; Can Simoneta, en Canyamel; Jumeirah Port Soller; el Son Brull, en Pollença; Finca Serena (Montuïri), de la cadena Único Hotels; el Pure Salt Port Adriano, de la marca de lujo de Mac Hotels.; Zoëtry Mallorca, en Llucmajor, y Cap Vermell, en Canyamel.

«Hay mucho positivismo por cómo se mueven las reservas», explica Jesús Cuartero, presidente de Essentially, asociación que reúne, además de a hoteles, a villas, servicios de concierge para cubrir todas las necesidades del viajero, empresas de náutica, deportes, transporte, golf o gastronomía. Toda la oferta necesaria para que los viajeros de alto poder adquisitivo que vienen a descubrir o reencontrarse con Mallorca disfruten con exclusividad de la isla.

Las reservas de última hora «no se han ido y no se van a ir», señala Cuartero, sobre todo en un nicho de turistas que «se puede permitir esperar» y no programan tanto como otros sus vacaciones. Con todo, las reservas anticipadas han subido ligeramente un 5 % este nicho, siempre con la cautela de que continúa la incertidumbre por la crisis sanitaria.

Se percibe «un cambio» en la temporada 2022, que ya será la tercera con pandemia. Cuartero cree que «se empieza a trabajar con la mentalidad de que hay que convivir con esto». Saca a colación al Reino Unido, donde Boris Johnson ha anunciado que adelantará la retirada de todas las medidas sanitarias a este mes, e incluso plantea el fin de las cuarentenas para los contagiados.

«Se va a viajar; puede que nos acerquemos a una temporada mucho más normal», considera el presidente de Essentially. Esa normalidad también se reflejaría en el regreso del turismo estadounidense.

Los vuelos entre Mallorca y Nueva York empiezan en junio, con tres frecuencias semanales. United

«Incremento brutal»

La asociación del lujo estima un alza del 35 % en este mercado, un «incremento brutal», considera Cuartero. No solo porque desde junio arranca la nueva ruta entre Palma y Nueva York, con United Airlines —conectará Son Sant Joan con el aeropuerto de Newark con tres vuelos semanales, desde junio hasta septiembre—, sino también porque el año pasado todavía resultaba complicado desplazarse desde Estados Unidos a España por las restricciones, recuerda la hotelera Mar Suau. La propietaria del Son Brull y secretaria general de la asociación Relais & Châteaux . Es buena conocedora del turismo americano, habitual en su establecimiento. Destaca que esta temporada «ya hará dos años» que llevan sin salir de su país. O teniendo que conformarse con desplazamientos cercanos.

Los esfuerzos ahora se centran en una ambiciosa promoción. En abril vendrán periodistas y agentes de viaje de Estados Unidos a conocer la oferta de la isla mientras, en una iniciativa que coordina la Oficina de Turespaña en Nueva York, se ultiman los preparativos para una campaña de comarketing entre United y el organismo del ministerio de Turismo, a la que se va adherir el Consell de Mallorca, para que la isla tenga un papel protagonista entre los destinos españoles.

Ciclismo a la carta

Otra ventana se abre con Turespaña en Miami, que del 30 de marzo al 1 de abril celebra unas jornadas con entidades de promoción turística y empresas españolas de turismo prémium. Tanto el Consell como Essentially preparan su participación.

Mientras tanto, siguen surgiendo nuevos negocios en la isla dirigidos al sector prémium, como Foodie Cycling. Mar Suau está tras esta iniciativa. «Mallorca es un paraíso para el ciclista y dentro del lujo va al alza». Por eso se ha lanzado a organizar viajes a medida con un turismo «sostenible, activo y sano que te la oportunidad de conocer la isla desde un punto de vista muy local». El turista, en solitario, en pareja o en grupos de máximo 8 personas (con bicicletas también eléctricas) combina rutas en bicicleta y gastronomía, hospedándose en diferentes hoteles mientras recorre la isla.

Foodie Cycling ya cuenta con reservas de estadounidenses, australianos o británicos. «Hay un segmento de mercado con muy alto poder adquisitivo que se desplaza por el mundo» para recorrerlo sobre dos ruedas.

Compartir el artículo

stats