Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Mallorca busca ampliar mercado en Nueva York como destino cultural

Con la línea directa en Son Sant Joan se prevé aumentar los 165.00 estadounidenses que vinieron en 2019 - «Tenemos que demostrar el vuelo con United es rentable», apunta José Manuel de Juan, consejero de Turespaña

Vista de Nueva York con la escultura ‘Water’s Soul’ del catalán Jaume Plensa. | EFE/JUSTIN LANE

«La excelente noticia que llevábamos soñando décadas», en palabras de la hotelera Mar Suau, se hizo realidad la semana pasada, cuando United Airlines anunció entre sus nuevas rutas en Europa el vuelo directo entre Son Sant Joan y el aeropuerto Nueva York / Newark, un centro de conexiones de la compañía. En el Son Brull Hotel & Spa conocen al mercado emisor estadounidense desde hace años, una de sus principales apuestas que ahora se verá reforzada con el vuelo que arrancará en junio de 2022. La isla debutará en la Gran Manzana promocionándose como destino cultural, que es lo que buscan los turistas de Estados Unidos cuando vienen a Europa. Los que llegan a Mallorca llegan expresamente a la isla, no forma parte de un viaje combinado.

A Balears vinieron en 2019, según datos de Turespaña, 165.313 turistas estadounidenses, lo que supone el 1,2% de todas las llegadas al archipiélago de ese año, que ascendieron a 13,6 millones en un ejercicio de récord histórico. Si bien es un mercado minoritario ya entonces estaba en auge y sobre todo es atractivo por el alto poder adquisitivo de los turistas.

Turespaña y el Consell de Mallorca preparan una campaña promocional que financiarán conjuntamente. Todavía no se ha cerrado su presupuesto, señaló ayer el conseller insular de Turismo y Deportes, Andreu Serra. Se aprovecharán los acuerdos del instituto español de promoción en el exterior con las compañías aéreas estadounidenses para poner en marcha las acciones promocionales con United Airlines. La primera reunión con la aerolínea la concertará Turespaña y también se organizarán viajes para agentes y periodistas estadounidenses que vendrán a conocer la experiencia de la isla, dice Serra.

Los hermanos Alexander, Mar y Miquel Suau, propietarios del hotel Son Brull. | SON BRULL

Para el Son Brull el mercado estadounidense es el segundo en importancia, después del británico, explica Suau. Detrás hay un gran trabajo de años acudiendo a ferias y acciones promocionales a través de Relais & Châteaux, la asociación de hoteles y restaurantes independientes que aglutina a 550 establecimientos para los que la gastronomía, la cultura y el patrimonio son esenciales. La copropietaria del Son Brull es su secretaria general.

Perfil dinámico

Mar Suau y sus hermanos Alexander y Miquel apostaron hace años por atraer al turismo de EE UU, junto con el hotel Belmond La Residencia; «empezamos a la vez», acota la empresaria que describe qué llega buscando en la isla este visitante. Quiere conocer «la cultura, la gastronomía, a los lugareños, empaparse de todo. Es muy dinámico y no viene a relajarse», dice en el sentido de que «le encanta conocer todo y es muy fácil de llevar».

"La excelente noticia que llevábamos soñando hace décadas" se hizo realidad, dice la hotelera Mar Suau

decoration

Es tanta su atracción por Europa, por «el gran contraste de nuestra cultura con la suya», que todo su afán se concentra en «enriquecerse».

Los estadounidenses que llegan a Mallorca son mayoritariamente parejas y familias en verano y hasta ahora no les ha importando «coger dos o tres aviones», a lo que están acostumbrados por las distancias en su país.

Su estancia en la isla oscila entre una semana o cinco días durante los que suelen «combinar varios hoteles» para alojarse.

Su poder adquisitivo es muy alto y «no se quedan en el hotel». Salen de compras, van a restaurantes, hacen visitas culturales, visitan bodegas. Les interesa la gastronomía y también «muchísimo el ciclismo», añade Suau.

Crece su gasto

De acuerdo con la ficha técnica de Turespaña sobre el turismo estadounidense, actualizada en octubre de 2020, la cuota de mercado de España en este mercado emisor en 2019 se situó en el 3,3%. Ese año viajaron al extranjero 99,7 millones de estadounidenses, con un aumento interanual del 7,7%. A España vinieron 3,3 millones de turistas, con un crecimiento del 12,3% respecto al año anterior. El gasto fue de 5.773 millones de euros, creció casi un 11%. Por persona y día desembolsaron de media 1.736 y 264 euros. El 86% vinieron por ocio y huyen del paquete turístico.

El 86% de los turistas que vinieron a España antes de la pandemia lo hicieron por ocio, huyen del paquete turístico

decoration

Los viajes que hicieron a Europa en 2019 ascendieron a 19 millones, un 7,4% más que en 2018, con una cuota de mercado del 19%.

Las salidas al extranjero de los estadounidenses están limitadas por la fuerte competencia del mercado doméstico y sus escasos días de vacaciones, entre diez y quince, además de que la mayoría de sus salidas son a sus países vecinos de México (40%) y Canadá (15%). Para atraerlos a Europa, a España le toca competir con Italia, Francia y Alemania. Y a Mallorca, y también Tenerife, con sus destinos favoritos en el país, Cataluña (45%) y Madrid (26%).

Compartir el artículo

stats