Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Entrevista

Jesús Cuartero: “El aeropuerto de Palma ha sido uno de los de más tráfico de ‘jets’ en Europa”

Jesús Cuartero, presidente de Essentially Mallorca, en el hotel Es Princep.

En 2013 nació Essentially Mallorca, una asociación que reúne alojamientos, golf, marina, bodegas, gastronomía o producto local con un denominador común el lujo. “No queríamos ser una asociación hotelera, sino incorporar otros negocios”. Han pasado de siete a treinta empresas, se ha unido el alquiler de villas y el año que viene lo hará “el shopping”, repasa Jesús Cuartero.

¿El turismo de lujo se ha visto tan perjudicado como el resto?

Viene a representar el 8% del sector y no está viviendo en una burbuja aparte. Aunque todos nuestros socios han extremado los protocolos y han creado medidas de seguridad tremendas no se han visto eximidos y ha habido bajadas importantes. Hay establecimientos con una media de ocupación de entre el 20% y el 30% y otros que han llegado al 80%.

¿Un 80% de ocupación?

Sí, estoy hablando de julio. Después del confinamiento y tras la apertura de las fronteras hasta finales de mes, con la llegada de la restricción británica y unos días después la alemana, fue un mes positivo dentro de esta situación. A partir de ahí todo ha bajado, ya sabe que hay hoteles que han cerrado y otros que se plantean hacerlo a mediados de octubre. Es cierto que ha habido hoteles que han sido capaces de dirigir su oferta hacia el cliente de lujo del mercado nacional. Se ha dado un proceso inverso, estaba más dirigido a salir al extranjero y al no poder hacerlo ha tenido la oportunidad de descubrir viajes que no eran su prioridad. Y Mallorca ha sido capaz de capitalizar esa oferta.

¿Cuántos asociados de Essentially siguen abiertos?

Es difícil, esta semana no tengo noticias de ningún cierre. Podemos estar al 50%, pero todo es muy variable. Julio fue bien, teniendo en cuenta que no íbamos a abrir. Lo más difícil de llevar es lo volátil que está siendo la situación. Se nos encierre tres meses, se abre uno, se imponen cuarentenas que son una invitación a no venir. Pero bueno, los que han podido venir han recibido un trato excepcional. Muchos han comentado que lo que han visto aquí en sus países no se hace: mascarillas, hidrogeles, cambios de bufés, vehículos con precintos, distancia en las bodegas, campos de golf igual… Qué pena que nuestros gobiernos no lo tengan en cuenta.

Jesús Cuartero

¿Ha habido diferentes comportamientos por áreas de actividad?

El aeropuerto de Palma ha sido uno de los de más tráfico de ‘jets’ en toda Europa. Se ha incrementado su uso y tiene toda la lógica, estamos hablando de un cliente que de media gasta cinco veces más que cualquier otro turista y se puede permitir ciertas cosas. Los que alquilan yates de gran eslora también lo han soportado mejor. Los campos de golf han tirado mucho de turista nacional y han podido compensar un poquito. Las excursiones o experiencias también han padecido porque el cliente ha preferido estar todo el tiempo embarcado o en el hotel.

¿Ya han hecho un cálculo de las pérdidas respecto a la temporada de 2019?

Piense que hemos tenido un 70 % menos de visitantes. Aunque nuestros hoteles han mantenido el precio medio de las habitaciones, lo que se han hecho son upgrades (dar servicios de categoría mayor a la contratada). En determinados momento sí se han hecho ofertas para atraer al cliente nacional, pero al de fuera se le ha incrementado la categoría de la habitación por ejemplo.

¿Cómo ha afectado al personal la bajada de la actividad?

Se ha reducido, pero menos que en otros establecimientos más convencionales, porque si quieres mantener tu nivel de atención has de mantener al personal. En el convencional la media de personal por habitación está en 0,5 y la media de nuestro sector está alrededor de dos por habitación.

Essentially se unió a sectores, como el de la náutica y golf para reclamar coordinación para salvar al turismo. ¿Qué es lo que más les preocupa?

Nos preocupa que no se está pudiendo desarrollar nuestra actividad. Es cierto que hay una situación sanitaria difícil de controlar, pero lo que nos gustaría es que se hicieran todos los esfuerzos posibles para controlarla de la mejor manera posible. Los establecimientos hemos invertido mucho dinero que no hemos repercutido en nuestros clientes en adaptarnos a un entorno seguro, nos gustaría que el Gobierno hiciera todo lo posible para empujar en la misma dirección. A nivel fiscal tiene que ser consciente de lo difícil que está resultando para nosotros poder mantener los establecimientos con una bajada casi del 70 % de turistas. Vamos a pasar de 12,8 millones de visitantes en julio de 2019 a 1,8 millones este año. Es normal que pidamos ayuda, soy un convencido de que el todo es mayor que las partes. Tenemos unas reclamaciones muy parecidas, por eso nos juntamos.

¿Por qué no incluyeron a la FEHM?

Quizás consideran que tienen la capacidad de hacer llegar su mensaje por ellos mismos. Nosotros no somos una asociación hotelera, promocionamos Mallorca como destino de lujo y entre nuestros asociados casi el 50 % no son hoteleros. Hubieran sido bienvenidos, porque el todo es mayor que las partes.

¿Cómo se vislumbra el invierno? ¿En 2019 hasta cuándo se alargó la temporada para el turismo de lujo?

Prácticamente hasta noviembre. Este año es difícil. También hay una situación nueva: la espontaneidad de las reservas. Es hoy para hoy. Vamos a ver hasta cuándo vamos a estar abiertos. Y cómo se presenta el año que viene. Hablamos de la vacuna como el Santo Grial que va a solucionar la situación, ojalá. Todos deseamos que marzo sea como un reset y que volvamos a recuperar la confianza y se quiten las restricciones.

Y con esta situación de cuarentenas, ¿qué tipo de clientes están viniendo?

Principalmente el nacional y clientes que igual no eran mercados emergentes, como Francia y ciertos países del Este como Polonia, pero son porcentajes. Los tradicionales del Reino Unido y Alemania, de los que tenemos un gran número de clientes premium, han bajado significativamente. Aun así ha habido repetidores de más edad a los que les da igual el volver estar confinados.

El mercado estadounidense ha sido el más perjudicado...

Sí, era un mercado emergente, como los nuevos rusos o los nórdicos. Un gran cliente que busca lo que Mallorca puede ofrecer: gastronomía, cultura, servicio, paisaje, mar, todo de calidad. Pero así como está gestionando el país su covid... De cara al año que viene me gustaría pensar que los gobiernos van a aprender de las medidas que se han tomado. Deberíamos aprender cómo hacer más fácil la convivencia economía-salud, tenemos que encontrar ese equilibrio.

¿Se equivocó Balears por no exigir PCR para vender la isla con más seguridad?

A fecha de hoy tengo que decir que sí. Hemos visto que nuestros vecinos europeos han criticado que no se pidiera y ha sido visto como falta de seguridad. Los que han venido se han sorprendido de la sensación de tranquilidad durante su estancia en la isla, y nos han puesto por encima de lo que se ha hecho en sus países. Por eso hay que reforzar la comunicación.

¿Las administraciones están dando la respuesta que necesitan?

Van un poco por detrás, se tiene que mantener un diálogo estrecho para compartir las dificultades que tenemos con los recursos que tienen.

¿Se han reunido con el conseller Negueruela desde que estalló la crisis?

No. Hace meses que no.

¿No cree que debería haberlo hecho dado el modelo de turismo de calidad que se pretende?

Vamos a ser positivos. La semana que viene tenemos una reunión con las nuevas encargadas de la Aetib, hace tiempo que no tenemos contacto. Pero sí me gustaría destacar la cercanía con el Consell de Mallorca.

¿Cómo es el turista de lujo que busca Mallorca?

Destaca por ser un profesional de entre 35 y 45 años, gasta cinco veces más que un turista normal y sus ingresos son de alrededor de 100.000-150.000 euros anuales. No busca solo calidad y servicio, que lo da por supuesto, sino que tienen que venir acompañados de acciones, vivencias, experiencias... que le hagan recordar. Una de las ventajas que tiene Mallorca es que su discreción, su clima, su producto local, su historia, calidad de atención y cultura de servicio le brinde a este cliente una diversidad que han hecho que nos posicionemos a la altura de cualquier otro destino más tradicional, Mónaco, Cannes, Saint-Tropez, Nasáu.

Mallorca está siendo un destino para pasar mejor el confinamiento. ¿El lujo se podrá beneficiar este invierno de ese fenómeno?

Puede entender que se dé ese proceso. De hecho nuestro socio de villas es uno de los que mejores números nos ha dado.

Compartir el artículo

stats