Suscríbete

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Salud amenaza a los sanitarios sin control covid con suspensiones de seis años y traslados forzosos

IB-Salut remite una circular donde les da hasta el 31 de diciembre para autorizar el acceso a su pasaporte sanitario o avisen a Riesgos Laborales de que se realizarán pruebas PCR semanales

Personal sanitario vacunandose.

El IB-Salut ha remitido una circular a los hospitales, centros de salud y unidades básicas públicas donde amenaza a los sanitarios de estos centros en suspenderlos entre dos y seis años de sus funciones o traslados forzosos en el caso de que no se sometan a los controles contra la covid 19 o no dispongan del pasaporte covid con la pauta completa de vacunación. La misiva fue remitida el pasado viernes y está firmada por el director general del Servei de Salud, Juli Fuster, en base al acuerdo del Consell de Govern del pasado lunes y avalado por el Tribunal Superior de Justicia de Balears (TSJB).

La misiva de Fuster, a la que ha tenido acceso este periódico, da de plazo hasta el 31 de diciembre a los sanitarios de las islas para que autoricen el acceso a su pasaporte sanitario mediante un formulario. Asimismo, comunica que aquellos que no dispongan del certificado covid también deben comunicar al departamento de Prevención y Riesgos Laborales del Servei de Salut que se realizarán pruebas PCR y de antígenos semanales para acceder a sus puestos de trabajo.

El punto cuarto de la circular es donde el IB-Salud lanza la seria advertencia a sus sanitarios: «En caso de que el trabajador no cumplimente el formulario (autorización para acceder a su pasaporte covid), no presente físicamente el certificado covid y no concierte cita con Riesgos Laborales o lo haga y no se someta a las pruebas de diagnóstico, previa comprobación por recursos humanos de cada gerencia y tras darle un plazo para que subsane las obligaciones anteriormente mencionadas, se podrá incoar expediente disciplinario como presunto autor responsable de una infracción calificada de muy grave por el Estatuto Marco del Pesonal Estatutario de los Servicios de Salud».

El apartado siguiente es el que hace referencia a las duras sanciones, un aspecto que la consellera de Salud, Patricia Gómez, eludió pronunciarse tras aprobar el certificado covid obligatorio por los sanitarios. Por ello, la misiva de Juli Fuster a los sanitarios públicos añade: «Las infracciones anteriores pueden llevar aparejadas sanciones como la separación del servicio, traslado forzoso con cambio de localidad o suspensión de funciones, de entre dos y seis años de duración».

También les advierte que, de darse el caso, se podrá aplicar la suspensión inmediata de seis meses de duración.

Incumplimientos esporádico

Por otra parte, la circular del Servei de Salud comunica que para los incumplimientos esporádicos establecerá un régimen sancionado específico. Este apartado va dirigido directamente para aquellos sanitarios que no se hayan vacunado y, por consiguiente, no cuentan con pasaporte covid y decidan someterse a pruebas PCR semanales. En el caso de que algunos días se presenten a sus puestos de trabajo sin estas pruebas será cuando les aplicarán el régimen disciplinario específico.

Esta misiva remitida por Juli Fuster a todos los centros sanitarios y hospitales públicos el pasado viernes ha creado un gran revuelo entre el colectivo de sanitarios y un problema de organización para los equipos de trabajo.

La misiva, asimismo, recuerda a los sanitarios de nueva incorporación y a los que regresen después de 30 días de vacaciones, pese a estar vacunados, que también deben someterse a PCR.

Protesta de los antivacunas contra el certificado covid

Cerca de 200 personas se citaron ayer en la plaza España de Palma para protestar contra la implantación del certificado covid, de uso obligatorio para entrar en restaurantes y cafeterías con aforos de más de 50 personas. Los asistentes a la protesta también rechazan la vacunación para inmunizarse contra la covid.

Compartir el artículo

stats