Suscríbete

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Recurren el aval que exige el pasaporte covid a los sanitarios en Baleares

Una asociación denuncia que esta obligación afecta a derechos fundamentales

El Govern quiere controlar al personal sanitario que no se ha vacunado. | M.M.

El auto judicial dictado el pasado jueves por el Tribunal Superior de Justicia de Balears, en el que bendice la decisión del Govern de exigir al personal sanitario que disponga del pasaporte covid, o que se someta a tres pruebas de control de contagio cada semana, ha sido recurrido ante la misma Sala. El recurso lo ha planteado la asociación Liberum, que cuenta con un amplio apoyo popular que representa a personas, de diferentes ámbitos profesionales, que sostiene que estas órdenes del Ejecutivo no son legales, por cuanto afectan a derechos individuales de los ciudadanos.

Dicha asociación, que en los tribunales está representada a través del abogado Luis María Pardo, ha realizado una campaña de apoyo a través de diferentes canales de comunicación y ha contado con un apoyo mayoritario. De momento, solo en el recurso que afecta únicamente al personal sanitario, se dispone con el apoyo de más de 200 profesionales de este sector.

Esta asociación mantiene una doble batalla contra la conselleria de Sanitat. Por una parte, considera ilegal, y así lo intenta demostrar en los tribunales, que los restaurantes que disponen en el interior de más de 50 plazas estén obligadas a solicitar el certificado de vacunación a sus clientes. Entiende Liberum que la ley no permite la discriminación entre personas que se han vacunado y los que no lo han hecho.

La asociación cuenta con el apoyo de unos 200 sanitarios, que pretenden llegar hasta el Supremo

decoration

El mismo argumento se mantiene contra el último decreto del Ejecutivo, que ha vuelto a contar con el apoyo de la Justicia. Un decreto que obliga al personal sanitario, tanto el privado como el público que se ha vacunado, a realizarse una prueba de diagnóstico cada vez que vuelva de vacaciones. Y el personal que no se ha vacunado tendrá que someterse a tres pruebas semanales. Los jueces consideraban que, ante el incremento de contagios, estás medidas suponían para el personal sanitario una molestia mínima.

La asociación tiene previsto llegar hasta el Supremo si no consigue su objetivo ante el Tribunal Superior de Balears.

Compartir el artículo

stats