Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Salud crea un servicio especial para reducir las listas de espera

La recién estrenada Unidad de Admisión Corporativa estudiará cada demora y la derivará a un servicio externo en caso de necesidad

Un paciente se somete a una resonancia. | CAIB

La presidenta Armengol anunció el 14 de septiembre en el Parlament un plan de choque contra las listas de espera en la sanidad pública de Baleares. Fue una de las propuestas estrella del discurso con el que abrió el 14 de septiembre el Debate de Política General, en un momento en que 3.228 pacientes esperan más de seis meses para una operación quirúrgica y 16.067 pacientes más de dos meses para una visita al especialista al que han sido derivados por el centro de salud.

El Govern ha dado ahora el primer paso. El Servei de Salut estrena la denominada Unidad de Admisión Corporativa, un servicio que se ubica en sus oficinas centrales de la calle Reina Esclaramunda, en Palma, con tres objetivos principales: reducir las listas de espera; externalizar todos aquellos procedimientos que por algún motivo no se puede garantizar su realización con medios propios y la gestión y supervisión de los convenios con proveedores privados.

Según detallan fuentes del Servei de Salud a este diario, la Unidad de Admisión Corporativa pretende «garantizar una asistencia sanitaria de calidad en el tiempo más adecuado posible. Y cuando esa demanda asistencial no se pueda asumir con medios públicos, realizar las gestiones necesarias con las diferentes gerencias hospitalarias para la contratación y derivación a proveedores sanitarios externos».

Según explican las mismas fuentes, la reducción de las listas de espera se va a abordar desde la Unidad de Admisión Corporativa desde diferentes estrategias.

Una de ellas será la depuración de las causas de la demora, ya que, al conocer aquellas circunstancias que modifican la situación de una persona en la lista de espera se obtiene una visión más realista de la misma, lo que influye de manera positiva en la toma de decisiones sobre el caso y en la mejora su gestión, explican desde el Servei de Salut.

Una vez realizada esta primera tarea, la nueva unidad recién estrenada identificará, junto con las gerencias y los servicios de admisión, las necesidades de derivación a proveedores externos.

El Servei de Salut puntualiza que, teniendo en cuenta que las listas de espera las integran personas con problemas de salud que esperan una asistencia sanitaria de calidad en el menor tiempo posible, la nueva unidad trabajará para garantizar que la asistencia recibida en el proveedor sanitario externo sea de una calidad «equiparable» a la que el paciente recibiría en su centro de referencia. Del mismo modo, las gerencias podrán solicitar la colaboración de la nueva unidad para poder externalizar todos aquellos servicios que no pueden prestar en caso de contingencias puntuales, como por ejemplo serían unas obras que redujzcan la capacidad de respuesta de un hospital. Respecto a la gestión de convenios con proveedores sanitarios privados, la unidad se encargará de supervisar su adecuado cumplimiento y velar por la calidad de la asistencia que se ofrece.

Plan de choque | El objetivo es reducir un 20% al año todas las demoras

El objetivo del plan contra las listas de espera que ahora pone en marcha el Govern con la creación de la Unidad de Admisión Corporativa es reducir un 20% las demoras para visitar al especialista y las quirúrgicas durante dos años, así como acelerar la respuesta de la Adminisitración sanitaria en el diagnóstico y tratamiento de las patologías que sufren los ciudadanos. En su anuncio en el Parlament, la presidenta Armengol adelantó que el plan supondrá más actividad extraordinaria, la prórroga y la renovación de contrato de un millar de profesionales sanitarios y la movilidad de facultativos entre hospitales para atender citas. Incluirá también la derivación de consultas y pruebas a los hospitales con concierto singular y la derivación de pacientes a la sanidad privada para consultas y exploraciones complementarias. A fecha de 30 de septiembre de 2021, los tiempos de espera para una primera consulta se situaban en 49,4 días, quince días menos que el año anterior. El Servei de Salut también destaca que hay 2.122 pacientes menos que el año pasado que esperan más de tres meses para una consulta y 1.407 pacientes menos que esperan más de seis meses para una operación. Sin embargo, en 2020 la actividad se redujo por la pandemia.

Compartir el artículo

stats