Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Macrobrote en Mallorca: La policía de Llucmajor levanta en dos semanas 160 actas de sanción por los incidentes de los viajes de estudios

El alcalde Éric Jareño asegura que el municipio no desea este tipo de turismo de "excesos, ruidos y botellones que cada año nos visita durante quince días de junio" y anuncia "tolerancia cero contra el incivismo"

Un policía local de Llucmajor en la playa de s'Arenal

Un policía local de Llucmajor en la playa de s'Arenal Ayuntamiento de Llucmajor

La policía local de Llucmajor ha levantado más de 160 actas de sanción en los doce días que han durado los diferentes viajes de estudios que se alojan en la zona de s'Arenal, protagonistas del macrobrote en Mallorca. No obstante y aunque la temporada de este tipo de turismo ya ha finalizado, el Ayuntamiento ha asegurado que continuará con la política de tolerancia cero ante cualquier muestra de incivismo.

En este sentido, desde el cuerpo de policía de la localidad se ha intervenido en más de un centenar de ocasiones por quejas motivadas por ruidos y otras infracciones en viviendas vacacionales, en hoteles o a la vía pública, tanto a lo largo de la costa del municipio como en diversos puntos del interior, informa el Ayuntamiento.

Algunos ejemplos de este tipo de infracciones que se continúan denunciando son las registradas hace un par de noches cuando fue denunciado un hotel por tener a más de 20 clientes celebrando una fiesta a la piscina, así como en diferentes habitaciones, a pesar de que la fiesta no había sido organizada por el establecimiento hotelero, o la denuncia a otro cliente de un establecimiento distinto por lanzar objetos a la vía pública.

Según explica Éric Jareño, alcalde de Llucmajor: "No queremos este turismo de excesos, ruidos y botellones como el que cada año tenemos durante 15 días el junio, pero tampoco queremos un turismo, que sin llegar a este nivel, causa molestias diarias a los residentes". El alcalde asegura: "No pararemos en nuestra lucha para mantener la buena convivencia ciudadana con todos los recursos de los que disponemos".

Sergi Torrandell, inspector en jefe de la policía local, "la estancia en viviendas vacacionales, en lugar de ser un modo de pasar las vacaciones y disfrutar del sol, la playa, la cultura, la gastronomía o la oferta complementaria, se ha convertido en un motivo de fiesta, sin tener en cuenta que estos establecimientos están rodeados de vecinos a quienes se causan molestias a todas horas". En este sentido Torrandell añade que la policía seguirá controlando este tipo de turismo y llevando a cabo las acciones que procedan.

Compartir el artículo

stats