Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Patronales y sindicatos de Baleares abogan por rediseñar el plan de desescalada

CC OO: «Un 0,1% de las empresas puede poner todo en peligro»

Patronales, sindicatos y Govern en la Mesa del Diálogo Social. | CAIB

Patronales, sindicatos y Govern en la Mesa del Diálogo Social. | CAIB

«Aunque el 99,9% de los empresarios lo están haciendo bien, se ha puesto en evidencia que el 0,1% restante puede poner en riesgo toda nuestra temporada turística», según lamenta el secretario general de CC OO en las islas, José Luis García, en referencia al megabrote originado con los viajes de estudios. Eso explica que patronales y sindicatos planteen la posibilidad de revisar con el Govern el plan de desescalada que se estaba desarrollando, durante la reunión prevista para la próxima semana de la Mesa del Diálogo Social.

Hay un punto en el que las patronales CAEB y PIMEM, y los sindicatos UGT y CC OO coinciden plenamente: la situación epidemiológica de Mallorca hace que no sea necesario dar ni un paso atrás en esa desescalada, y de lo que se trata ahora es de analizar el ritmo con la que ésta avanza. Es ahí donde aparecen las diferencias.

El presidente de PIMEM, Jordi Mora, avanza ya que si el Govern propone la próxima semana mantener las actuales restricciones 15 días más, está dispuesto a aceptarlo, ante el daño que el megabrote está haciendo a la imagen de la isla, aunque apunta también que es preferible seguir avanzando, aunque con mucha más cautela, algo que serviría también para enviar un mensaje tranquilizador a los principales países emisores.

El secretario general de UGT-Balears, Lorenzo Navarro, coincide en buena medida con el análisis de Mora, y señala como una opción paralizar de momento los avances en la desescalada de algunos sectores que ya mantienen un nivel elevado de actividad. Sin embargo, admite que sería injusto detener la reapertura de las discotecas, prevista para mediados de este mes, dado el sacrificio realizado por estas empresas, aunque añade que esa reactivación debe de ser muy cautelosa.

José Luis García plantea un cambio de estrategia, y no habla de paralizar la desescalada, sino de que ésta «se dé solo en aquellas actividades que seamos capaces de controlar». En su opinión, al igual que en la de Navarro hay un elemento clave en este punto: el compromiso de los empresarios de denunciar a aquellos que no respeten la legalidad. «No se trata de ser un chivato, sino de dejar fuera de juego a aquellos que ponen en riesgo la actividad de todos los demás, y en las islas nos conocemos todos», añade el dirigente de CC OO.

Por su parte, la presidenta de CAEB, Carmen Planas, aboga por seguir avanzando en la desescalada, aunque subraya que debe hacerse «con control y corresponsabilidad», manteniendo un equilibrio entre economía y salud.

Todos los agentes sociales consideran que la situación actual no justifica que los gobiernos de los países emisores puedan volver a endurecer las restricciones para viajar a las islas, aunque no se oculta la preocupación ante esa posibilidad.

Hay un punto sobre el que los dos sindicatos insisten: el castigo a las empresas que han incumplido la legislación covid y han dado pie al megabrote de Mallorca debe de ser ejemplar y servir de aviso al resto.

Compartir el artículo

stats