Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Ciudadanos desactiva tres semanas después el golpe interno contra Guasp y expulsa a Benalal

La cúpula de Arrimadas consigue que Pérez-Ribas retire el escrito en el que se autoproclamaba portavoz

Pérez-Ribas y Guasp, juntos este miércoles en rueda de prensa en el Parlament

Pérez-Ribas y Guasp, juntos este miércoles en rueda de prensa en el Parlament

Ciudadanos desactiva después de tres semanas de pulso el golpe interno contra la líder del partido en Baleares, Patricia Guasp. La cúpula de Inés Arrimadas ha conseguido que el que fuera candidato en las últimas elecciones, Marc Pérez-Ribas, retire el escrito en el que se autoproclamaba portavoz de la formación en el Parlament y expulsa ahora definitivamente de la formación a su diputado por Ibiza, Maxo Benalal, a quien considera el instigador del golpe contra Guasp. Con la retirada del escrito, se descarta la expulsión de Pérez-Ribas.

Después de tres semanas de negociaciones entre la líder de Ciudadanos en las islas, Patricia Guasp, y el que fuera candidato en las últimas elecciones, Marc Pérez-Ribas, para tratar de reconducir la situación, Pérez-Ribas ha retirado finalmente esta mañana, a través de un nuevo escrito, la iniciativa que presentó con la que apartaba a Guasp de la portavocía y se autoproclamaba portavoz de la formación naranja en el Parlament. El escrito presentado este miércoles , del mismo modo que el presentado el pasado 6 de mayo, ha sido firmado por él y los otros dos diputados críticos, el diputado por Menorca, Jesús Méndez, y el diputado por Eivissa, Maxo Benalal. De esta manera, Guasp seguirá siendo definitivamente la portavoz en el Parlament.

Guasp ha comparecido este miércoles ante los medios tras la junta de portavoces junto a Pérez-Ribas, a quien la líder del partido le ha agradecido que "gracias a sus acciones se ha encarrilado la situación". "Me alegro que haya imperado el sentido común", ha pronunciado. Por su parte, Pérez-Ribas ha suscrito las declaraciones de Guasp de que "los canales internos han funcionado".

La marcha atrás de los tres diputados críticos llega después de que Arrimadas enviara ayer al secretario de organización del partido a nivel nacional, Borja González, a Palma para que les llamara a capitulo. González dio una reprimenda a los parlamentarios y les exigió zanjar el golpe y retirar su escrito contra Guasp. El emisario de Arrimadas debió ser suficientemente persuasivo, ya que Pérez-Ribas ha retirado esta misma mañana el escrito en el que se proclamaba portavoz en un nuevo documento firmado también por los otros dos diputados díscolos.

Guasp pide el acta a Benalal

Curiosamente, el diputado por Ibiza, Maxo Benalal, ha firmado el escrito a pesar de que en la tarde del martes el partido ya le comunicara la decisión de expulsarle definitivamente de la formación después de haberle suspendido ya de militancia. La cúpula de Arrimadas abrió expediente con los tres diputados críticos, pero sólo tomó medidas contra Benalal al situarlo como instigador del golpe contra Guasp y de haber convencido a los otros dos parlamentarios de la maniobra. Una acusación que niega el diputado ibicenco, pero que no le ha librado de la expulsión. Benalal tiene además otro expediente abierto por la falta de justificación en el cobro de dietas, por las que ingresó 36.000 euros en 2020 del Parlament.

Mientras que se descarta la expulsión de Pérez-Ribas y de Méndez, Guasp ha reclamado públicamente a Benalal que entregue el acta de diputado o que de lo contrario el grupo tomará medidas. Si el grupo lo expulsa Benalal quedará como diputado no adscrito y perderá su condición de secretario segundo de la Mesa del Parlament, que debería volver a elegir uno nuevo. Pese a su expulsión, el grupo parlamentario de Ciudadanos seguiría formado por cuatro diputados, suficientes para mantener el grupo propio en el Parlament.

Compartir el artículo

stats