Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El Parlament da tiempo a Guasp antes de dar la portavocía de Ciudadanos a Pérez-Ribas

La Mesa pide el acta de la reunión en la que se acordó el cambio, dando más margen para negociar

Guasp hablando ayer con Pérez-Ribas en el Parlament

Guasp hablando ayer con Pérez-Ribas en el Parlament

Cuando ya no quedaba margen, cuando no había sido posible alcanzar un acuerdo, cuando ya no se podía reconducir la situación, el Parlament dio ayer a la líder de Ciudadanos, Patricia Guasp, lo único que le podía dar: tiempo. La Mesa de la cámara autonómica, que debía decidir ayer sobre el cambio en la portavocía del partido naranja tras el escrito presentado por Marc Pérez-Ribas autoproclamándose nuevo portavoz, acabó decidiendo pedir el acta de la reunión interna en la que se decidió el relevo y dejar, mientras, el cambio en stand by. El máximo órgano de decisión del Parlament no volverá a reunirse hasta el próximo miércoles para resolver el asunto, lo que da ahora a Guasp otra semana más para tratar de desactivar el golpe de mano de Pérez-Ribas.

Si el martes ya fue de máxima tensión, con reuniones in extremis para tratar de acercar posturas sin éxito, la mañana de ayer siguió por la misma senda: sin visos de acuerdo y el grupo parlamentario abocado a la división total mientras la Mesa del Parlament resolvía el escrito presentado por Pérez-Ribas y los otros dos de los cinco diputados del grupo, Maxo Benalal y Jesús Méndez, para apartar a Guasp de la portavocía de Ciudadanos en el Parlament.

Después de una reunión de algo más de dos horas, la Mesa -de la que ayer quedó al margen el miembro que tiene Cs, el ibicenco Benalal- acabó concluyendo que al ser una decisión apoyada por una mayoría de los miembros del grupo parlamentario no tiene otra opción que aceptar el relevo. Sin embargo, para hacerlo efectivo, reclamó a los diputados críticos que presenten el acta de la reunión en la que se votó el cambio, para comprobar que, efectivamente, se llevó a cabo la votación.

Apoyo de Arrimadas a Guasp

Si bien los críticos mostraron su satisfacción al entender que se trata sólo de «un trámite» que podrán resolver, la Mesa no volverá a reunirse y a abordar el asunto hasta el próximo miércoles, lo que da ahora a Guasp otra semana para reconducir la crisis.

Aunque la situación parece más cuesta arriba que nunca para la líder de Ciudadanos en Balears, esta nueva semana da margen a Guasp para tratar de desactivar el golpe. A favor de Guasp juega el total apoyo de la cúpula nacional de Inés Arrimadas, que sigue adelante con los expedientes a los tres diputados críticos que han firmado el escrito para el relevo. «Nuestro apoyo a Patricia [Guasp] es claro y contundente», trasladaron ayer a este diario desde la dirección de Arrimadas, que tal y como ya hizo público hace una semana, «no autoriza el movimiento» de los tres diputados críticos. Los expedientes han entrado en fase de alegaciones y sobre la mesa está la expulsión de los tres críticos.

Mientras Guasp gana una semana para tratar de desactivar el golpe de Pérez-Ribas, otros partidos, como Més o Més per Menorca criticaron al PP por sus «guiños al transfuguismo» tras asegurar que «mantenían la puerta abierta» si alguno decide dar el salto. Miquel Ensenyat como Pep Castells manifestaron su «preocupación» por esos mensanjes del PP.

Compartir el artículo

stats