Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Patricia Guasp no logra sofocar la rebelión y queda en el aire el futuro de Ciudadanos

La líder naranja se reunió ayer con Pérez-Ribas para llegar a un acuerdo ‘in extremis’ tras el golpe

Patricia Guasp, ayer a la salida del Parlament.

Patricia Guasp, ayer a la salida del Parlament. B. Ramon

La líder de Ciudadanos en Baleares, Patricia Guasp,  buscó ayer un acuerdo in extremis con el que fuera candidato del partido en las últimas elecciones, Marc Pérez-Ribas, para salvar el grupo en el Parlament. Los dos mantuvieron un encuentro a primera hora de la mañana en una cafetería cercana al Parlament para tratar de acercar posturas después del golpe interno de Pérez-Ribas para arrebatarle la portavocía a Guasp. Por ahora, las posturas siguen inamovibles y la formación naranja se enfrenta a unas horas decisivas para su futuro: en el horizonte, desde que Pérez-Ribas tome el control del grupo y deje arrinconada a la líder de la formación hasta que el partido acabe optando por su expulsión, aún a costa de perder el grupo propio en el Parlament.

Dando por perdida la posibilidad de reconducir la postura de los otros dos diputados que apoyan a Pérez-Ribas en su golpe, Maxo Benalal y Jesús Méndez, Guasp centra sus esfuerzos en tratar de alcanzar un acuerdo con Pérez-Ribas. De éste depende tanto la retirada o no del escrito sobre el cambio en la portavocía, la mayoría del grupo, como tener los diputados suficientes para salvar el grupo parlamentario en caso de proceder a la expulsión de los críticos. Por ello, Guasp ha citado esta mañana a Pérez-Ribas a un encuentro en el que buscar acercar posturas. Si bien los dos llegaron juntos al Parlament, la tensión entre ambos fue evidente al entrar en el hemiciclo, incluso ante las cámaras, donde se les vio con un semblante serio.

Pérez-Ribas, hoy en el Parlament

Como confirmó el propio Pérez-Ribas en los pasillos del Parlament, ese encuentro no sirvió para que por ahora retire su escrito, aunque ha valorado que al menos sea "un paso". Lo que quiso descartar es que entre en sus planes un posible salto al PP. Según relató los únicos contactos que ha podido mantener con Biel Company son "los que podemos tener habitualmente por aquí", en referencia a los pasillos del Parlament, y defendió que él es una persona "liberal, de centro y moderado" por lo que piensa seguir en Ciudadanos. Sobre la hipótesis de dar el salto ante una posible expulsión, evitó pronunciarse señalando que "eso ya es hablar de política-ficción". En su misma línea, el diputado Maxo Benalal aseguró que no ha mantenido contactos con los populares y que "el plan A y el plan B es Ciudadanos".

Horas decisivas

El futuro de Ciudadanos se decidiría ahora en la reunión de la Mesa del Parlament que se celebra hoy y que debe tramitar el escrito de Pérez-Ribas. Si lo da por bueno, Pérez-Ribas sería el nuevo portavoz y los críticos tomarían el control del grupo; de los contrario, Guasp seguiría de portavoz y tendría sobre la mesa la posible expulsión de los diputados críticos, que haría a la formación perder su grupo parlamentario en Baleares, al pasar de 5 a 2 diputados, por debajo de los 3 exigidos.

Compartir el artículo

stats