Pacto «histórico» pero alcanzado casi en el tiempo de descuento. Govern, patronales y sindicatos de las islas se felicitaron ayer por el acuerdo alcanzado para reforzar la protección de los trabajadores fijos discontinuos y para poder prolongar los Expedientes de Regulación Temporal de Empleo (ERTE) hasta el 31 de enero del próximo año, y subrayaron que con estas medidas se evita la desaparición de numerosas empresas y puestos de trabajo de las islas, especialmente aquellas más vinculadas a la actividad turística. Todo ello con la vista puesta en la temporada turística de 2021 que se perfila complicada, según se reconoció.

La presidenta del Govern, Francina Armengol; los consellers de Trabajo y de Hacienda, Iago Negueruela y Rosario Sánchez respectivamente; el vicepresidente de la patronal CAEB, Gabriel Llobera; el presidente de PIMEB, Jordi Mora; y los secretarios generales de UGT y CCOO en las islas, Alejandro Texías y José Luis García por este orden, comparecieron ayer juntos para poner en valor la importancia de las medidas acordadas por el Ejecutivo estatal con los agentes sociales durante la jornada de ayer, y subrayar muy especialmente que suponen dar luz verde a las peticiones que en este sentido se habían formulado desde las islas al Ejecutivo estatal. En este sentido, se insistió en la importancia que tuvo el que la primera reunión de la mesa de Diálogo Social para negociar estas cuestiones se celebrara en Palma y no en Madrid para hacer entender así el impacto que la covid-19 está teniendo sobre el sector turístico.

La primera, a la que se dio un especial valor por el peso de este colectivo en el archipiélago, es que los 85.000 fijos discontinuos que hay en Balears podrán cobrar una prestación especial por desempleo desde el 1 de octubre y hasta el 31 de enero, que supone aproximadamente el 70% de su salario y sin consumir los derechos que tuvieran adquiridos en esta materia.

Esta iniciativa cumple un doble objetivo, según se puso de relieve. El primero es que las empresas que lo precisen podrán dar por concluida hoy la temporada de este año, desvinculándose de sus fijos discontinuos y de tener que cubrir sus cotizaciones, con el consiguiente ahorro. En segundo lugar, estos empleados pasarán al paro percibiendo la citada prestación extraordinaria, garantizando así que van a poder disponer de unos ingresos durante ese periodo.

80.000 fijos discontinuos de Baleares cobrarán una prestación extraordinaria

Esta iniciativa, según señaló el conseller Negueruela (que fue objeto de reconocimiento del resto de asistentes por el trabajo realizado por su departamento), permite llegar a 2021 y afrontar una nueva y complicada temporada turística manteniendo el empleo en el archipiélago, a diferencia de la crisis anterior en la que primaron los despidos, según recordó.

Prórroga de los ERTE

El segundo consenso entre las tres partes se ha dado en relación a la medida fijada por el Gobierno central para prorrogar los ERTE también hasta el 31 de enero, pero además otorgando mayor protección a sectores como el comercio o la restauración. Además, se puso de relieve que en el futuro se podrían pactar nuevas prórrogas si se considera necesario.

Sobre este punto, se subrayó que la inmensa mayoría de las empresas de las islas podrán beneficiarse de esta posibilidad por la evidente relación de toda la economía balear al turismo. Por ejemplo, se considerará vinculadas a esta actividad todas aquellas empresas que hayan visto caer su facturación un 50% respecto al pasado año, permitiendo que se beneficien de los ERTE y de las bonificaciones que éstos conllevan. También podrán acogerse a estos expedientes los centros de trabajo que se vean afectados por las limitaciones de actividad que se generen por la aplicación de nuevas restricciones sanitarias.

El hecho de haber aceptado finalmente ampliar los sectores que pueden prorrogar los ERTE explica que las organizaciones empresariales aceptaran en el último momento sumarse a los acuerdos en esta materia. Porque aunque todos los representantes de las islas valoraron como muy positivos estos pactos, fue el vicepresidente de CAEB el único que lamentó que se hayan conseguido cerrar en el último momento, con lo que ello supone de incertidumbre y de dificultad para que las empresas planifiquen su actividad, dado que los ERTE ahora en vigor concluían su vigencia durante el día de hoy.

Pero al margen de ese matiz, hubo unanimidad por parte de Armengol, Llobera, Mora, Texías y García a la hora de considerar que la jornada de ayer puede ser considerada como «histórica» por lo que supone que las medidas acordadas cuentan con el consenso de todas las partes a la hora de afrontar la crisis. Este punto fue especialmente destacado por Armengol, que agradeció a patronales y sindicatos la «altura de miras» demostrada a la hora de buscar el acuerdo.

Salvar la Navidad

Respecto a que se haya fijado la fecha del 31 de enero para esta nueva prórroga de los ERTE, el conseller de Trabajo señaló la importancia de poder afrontar la Navidad con esta ventaja para muchas empresas.

Además, subrayó que así se estará más cerca de la Semana Santa a la hora de valorar la situación para afrontar una nueva temporada turística y fijar las medidas que serán necesarias.